Viernes 24 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Los magistrados del CNE

Comparta este artículo ›

Ellos son postulados por los partidos políticos con personería jurídica o, bien, por alianzas formadas por ellos. Sin embargo, tal elección está en veremos pues la Reforma Política de 2015 y la ley que reglamentó la elección de Contralor General de la República, generaron una confusión jurídica que dificulta el proceso de selección de dichos magistrados. ¿Por qué? Porque la Constitución consagra que tal elección debe tener las mismas características y procedimiento de la elección de Contralor General de la República, es decir, hacerse convocatoria pública y aplicar concurso de méritos para seleccionar a los candidatos. Por ello, la Mesa Directiva de la Cámara ha activado, a través del Ministerio del Interior, el pedir al Consejo de Estado concepto que dilucide el procedimiento a seguir. Ante ello, varias decisiones electorales pueden retrasarse, como el escrutinio de la Consulta Anticorrupción, pues el 31 de agosto vence el periodo de los actuales magistrados del CNE.

El CNE fue creado por la Constitución de 1991, es el órgano de control electoral, guardián del sistema electoral. Debe vigilar el funcionamiento del sistema electoral, investiga y sanciona electoralmente a los candidatos a corporaciones de elección popular y a quienes desempeñan tales dignidades.

Al CNE se le hacen muchas críticas por la forma como desempeña sus funciones. No gusta que sus magistrados sean elegidos por el Congreso, pues ellos controlan la labor de los congresistas, su elección, lo mismo que la de quienes son elegidos a nivel municipal y departamental (que pueden ser parte de los mismos clanes familiares y políticos).

El CNE no ha “puesto en cintura” a las redes políticas de corrupción, ni ha logrado dar transparencia al sistema electoral a nivel municipal, departamental, ni nacional. Así, hoy, igual que ocurría antes de entrar en vigencia la Constitución de 1991, campean en materia electoral la corrupción, las componendas, los clanes familiares y políticos que propician corrupción, los vínculos non sanctos entre políticos y personas al margen de la ley.

El CNE, tal como está actualmente estructurado, es inoperante. Si se desea realmente sanear el sistema electoral, decisión que debe tomarse, el primer paso a dar es reestructurar todo lo relacionado con este organismo.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.