Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

El Socorro anhela progreso

Comparta este artículo ›

El Socorro ha sido una de las ciudades más sobresalientes en la historia de Colombia: allí fue el epicentro del movimiento comunero con José Antonio Galán a la cabeza y ese hecho marcó un hito en el continente americano, como acontecimiento de rebeldía y de reclamación de derechos fundamentales, que posteriormente se traduciría en ejemplo para todas las regiones de América.

Fue también el escenario que sirvió de levantamiento para la independencia nacional, pues de allí debían salir los refuerzos para el coronel Barreiro en Boyacá, con los cuales se pretendía derrotar las tropas de Bolívar y Santander y dejar sepultado el anhelo de separación de la Corona y de diseñar el modelo de autoderterminación. En Charalá se congregaron las guerrillas de Antonia y Fernando Santos, y con la ayuda de improvisados soldados de Coromoro, Ocamonte, Cincelala, Riachuelo y Encino, fue posible, después de una horrenda masacre, impedir que los 800 hombres de refuerzo llegaran a Boyacá, hecho que significó el triunfo y la consagración de la independencia nacional. Y después fue la capital del Estado soberano de Santander, cuando El Socorro era el principal centro industrial de Colombia.

Sin embargo, desde el siglo XX se le ha dejado en el olvido y requiere de un impulso que le permita retomar el camino perdido y volver a asomarse al sendero del progreso y de las oportunidades.

El señor presidente Duque ha querido hacer hoy allí una de las primeras apariciones públicas de su gobierno, y eso tiene un significado muy especial, que debe apuntar a fijarse en ese territorio para que pueda iniciar una franca recuperación. Sea lo primero respetarle su proyecto de doble calzada para comunicarse con Bogotá y con Bucaramanga, en donde se le pueda construir además su variante para que el tráfico pesado no atrofie la zona urbana que es un patrimonio histórico y cultural. Y dentro de la lista de necesidades, se requiere el impulso final para concluir las obras del acueducto y poder asegurar el suministro de agua potable. Pero requiere también que se le estimule en su plan turístico con la ejecución de obras en su parque principal, la intervención de la Basílica, para que se puedan solucionar sus problemas estructurales, y el diseño de un proyecto que permita conformar la zona de turismo con Guadalupe y su incomparable quebrada de Las Gachas, el poblado de Confines y sus arquitectura española y los atractivos representados en las cascadas y cuevas de Simacota, Chima y Oiba. A esto se debe garantizar la pavimentación de varias vías, entre ellas la de Berlín-Betulia-Zapatoca para incorporar esos municipios al eje turístico, entre otros proyectos para la región.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.