Martes 11 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Bucaramanga, la única que pierde

Comparta este artículo ›

Desde que se inició la administración del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, las relaciones con el Concejo no han sido las mejores. De mayoría liberal, la oposición en el Concejo ha mantenido una abierta pugna con la administración local, en la que han sido protagonistas principalmente aquellos cabildantes que están repitiendo curul y que han sido señalados por el Alcalde de haber sido parte de los acuerdos políticos que se manejaban con la administración y que llevaron a que tuvieran influencia en nombramientos y ejecuciones.

Como consecuencia de esta pugna, casi que la totalidad de las iniciativas presentadas por la Alcaldía de Bucaramanga al Concejo han sido rechazadas por el Cabildo bajo distintos argumentos. El último de estos capítulos sucedió en los últimos días, cuando la Alcaldía de Bucaramanga le pidió al Concejo autorización para tramitar un empréstito por $50 mil millones, para intervenir 19 ejes viales de la ciudad y reparar su malla vial, labor que iniciaría en el primer semestre del 2019.

A pesar de la inminente necesidad de estos recursos, los concejales liberales hundieron la iniciativa, según ellos, por “errores en procedimientos y de forma”.

No es de extrañar esta decisión de la mayoría liberal en el Concejo, pues su labor ha sido desde el inicio de la administración cerrarle el paso a sus iniciativas, lo cual contrasta abiertamente con la actitud pasiva y complaciente con la administración anterior, de su misma filiación política. Este mismo Concejo aprobó recursos por casi $50 mil millones para labores de reparcheo que se ejecutaron en el cuatrienio anterior, sin que haya claridad sobre el alcance de estas ejecuciones.

Y en medio de esta pelea, la gran perdedora es la ciudad, que sigue sin ver las obras que necesita y pagando con su bienestar. El estado de la malla vial de Bucaramanga es deplorable. Diariamente, quienes transitan por las calles de la ciudad deben lidiar con el daño a sus vehículos y, lo más delicado, los riesgos de accidentes, principalmente para quienes se desplazan en motocicletas y bicicletas, por cuenta de los infinitos huecos y desniveles que presenta el pavimento. Es increíble que la pugnacidad política pueda más que la necesidad de la ciudad. Por supuesto que pueden existir fallas en la técnica de presentación de las iniciativas, pero el llamado responsable es a que ambas entidades se sienten y construyan entre sí el proyecto adecuado para sacar adelante esta necesidad urgente de los bumangueses.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.