Miércoles 01 de Septiembre de 2010 - 09:21 AM

Maniobras suicidas

Comparta este artículo ›

Desde cuando comenzó a tratarse el proyecto del Sistema Integrado de Transporte Masivo, Vanguardia Liberal ha seguido permanentemente cada una de las etapas del mismo. Hemos informado sobre los pormenores financieros, jurídicos y administrativos; en las prolongadas etapas de construcción, hemos seguido cada paso de la misma. En cuanto a la fase que ya entró en operación, hemos también hecho un detallado cubrimiento de cada una de sus facetas. De esta manera los pasajeros del nuevo sistema han podido orientarse sobre cómo usar los buses articulados, los padrones y los alimentadores; han podido enterarse de los trazados de las rutas, los horarios y, en fin, de cada una de las novedades que se van anunciando. Lentamente los ciudadanos van acostumbrándose al sistema y la mayoría de ellos ha modificado satisfactoriamente su conducta y van evolucionando en una cultura ciudadana frente al transporte masivo, lo que les debe significar ventajas en su seguridad y el aprovechamiento del tiempo.

Pero, así mismo, hay varios grupos sociales que se niegan a asumir las nuevas condiciones que genera el hecho de que el sistema esté rodando. Por eso es que vemos a algunos usuarios, en su mayoría jóvenes estudiantes de colegio, que arriesgan su integridad física por saltarse las barandas y torniquetes de las estaciones para evadir el pago del pasaje.

Pero no solamente debe procurarse la educación de quienes, como pasajeros, se convierten en usuarios regulares del sistema. Están también los peatones que, como tales, tienen literalmente, cercanía con los vehículos que integran el Sistema y que hasta ahora actúan como si quisieran desconocer el grave riesgo que corren con su irresponsabilidad.

Las vías que se hicieron para dar exclusividad a los buses de Metrolínea y permitir un sistema de transporte veloz, son prácticamente saboteadas por los peatones que, por ignorancia e irresponsabilidad, se lanzan a las mismas y ponen en riego su integridad y su vida. La carrera 15 pudo despejarse de vehículos, pero no ha sido posible liberarla de tercos peatones que se resisten a caminar por los andenes y cruzar por las cebras.

En esta edición, Vanguardia Liberal presenta a sus lectores algunos de los pormenores técnicos que componen el Sitm, con el ánimo de que los peatones se hagan concientes del alto riesgo que para su vida significa que sus frágiles cuerpos compartan la vía con buses que, como en el caso de los articulados, pesan hasta 28 toneladas, miden 18 metros de largo y se mueven a 50 kilómetros por hora.

Los peatones deben entender que invadir el carril exclusivo de Metrolínea constituye un atentado evidente contra su propia vida, puesto que el espacio que queda cuando pasa el vehículo es de sólo 40 centímetros a cada lado del mismo, lo que hace que la osadía de caminar junto o frente a estos buses, sea poco menos que una maniobra suicida.

Publicidad
Publicada por: REDACCION EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.