'Hay que recuperar el valor de lo público en el país': Carlos Alberto Gómez | Política | Vanguardia.com
Domingo 12 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

“Hay que recuperar el valor de lo público en el país”

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Carlos Alberto Gómez deja su vida empresarial para aspirar al Senado en las elecciones legislativas del 2018.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
El empresario Carlos Alberto Gómez asegura que es hora de que desde el Congreso de la República se comience a librar al sector público de la politiquería y el clientelismo.

Luego de varios años dedicados a gerenciar empresas tanto privadas como públicas, el ingeniero Carlos Alberto Gómez Gómez decidió dejar su puesto en la junta directiva del Acueducto de Bucaramanga para aspirar al Senado en representación del Centro Democrático.

Sin tapujos, el exgerente de la Electrificadora de Santander argumenta que no privatizó a Ecogas ni a la Essa, y que por el contrario, afirma que recuperó financieramente a dos empresas que se encontraban corroídas por la politiquería y el clientelismo.

Sobre su aspiración, Gómez Gómez habló com Vanguardia Liberal sobre lo que sería su llegada al Legislativo.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Por qué decidió aspirar a un cargo de elección pública a estas alturas de su carrera?

Por una generosa invitación que recibí del Centro Democrático. De la Dirección Nacional me invitaron a postular mi nombre como aspirante al Senado y yo creo que a estas alturas es un deber participar en ese tipo de actividades. Algo parecido me pasó en el 2002 cuando me invitan a la Presidencia de Ecogas, donde yo siempre he tenido una visión bastante crítica del funcionamiento del Estado, y aún así me dan la oportunidad y la independencia para manejar una empresa de Estado, entonces ¿por qué no lo hago? Eso lo pensé en el 2002 y los resultados en mi opinión fueron favorables, hoy me ocurre lo mismo, tengo una posición crítica frente al comportamiento de la política tradicional y si me invitan creo que es mi deber tratar de hacerlo de una manera diferente.

¿Dónde nació esa cercanía con el Centro Democrático?

Mi cercanía con el presidente Uribe y mi respeto hacia él vienen precisamente del año 2002. Sin conocer al presidente Uribe y él sin conocerme, hicieron una revisión de hojas de vida de personas de la ciudad para presidir Ecogas debido a unas dificultades que había allá de intervención política y de contratación; finalmente me llama el ministro de Minas y me invita a presidir esa empresa que estaba capturada políticamente. En ese momento pactamos con el ministro una identidad empresarial de comportamiento de completo blindaje de politiquería, transparencia en la contratación y una evolución cultural dentro de la empresa para obtener los resultados que se esperaban. En algunos momentos tomé algunas decisiones que se podrían considerar políticamente incorrectas sabiendo que estaba buscando el beneficio de la empresa que era mi compromiso, y mi respeto con el presidente Uribe nace ahí, que precisamente al tomar decisiones políticamente incorrectas él entendió lo que yo estaba buscando y me respaldó con su ministro de Minas. Por eso, por el conocimiento directo que he tenido de la relación con él me lleva a considerarlo como la persona que el país requiere.

Usted es señalado de privatizar Ecogas y la Electrificadora de Santander, ¿es cierto eso?

Ese es el imaginario que es equivocado porque antes de mi vinculación a Ecogas había un documento Conpes que decía que Ecogas se debería vender porque la empresa tenía un valor negativo de 114 millones de dólares, pero era una entidad estratégica para el transporte del gas natural en el interior del país. Lo cierto es que en el año 2009 cuando me retiré de Ecogas le queda un superávit de 900 millones de dólares, es decir que lo que era una pérdida de 114 millones de dólares de valor presente de la compañía se convirtió en una generación de recursos para la Nación de 900 millones de dólares.

Pero Ecogas no se privatizó, porque a Ecogas la compró la Empresa de Energía de Bogotá que es del Distrito Capital o sea que no está privatizada.

Sí, lamentablemente se fue de Santander, pero la empresa en términos prácticos estaba privatizada antes porque siempre era de un senador, el senador mandaba. Lo mismo sucede con la Electrificadora de Santander que tampoco se privatizó. Al contrario, EPM es 100% del Municipio de Medellín, el Departamento de Santander solo tenía el 14% de su participación en la Essa, lo que se hizo fue la enajenación de la participación de la Nación en la empresa que era el 83% que fue comprado en su totalidad por EPM, y EPM le entrega de ese 83% un 8% de participación accionaria al Departamento de Santander sin que este tenga que pagar un solo peso, aumentando la participación accionaria del Departamento en la empresa de un 14 al 22%. Lo cierto es que de los $44 mil millones que estaba dispuesto el Departamento a recibir por la venta de la Electrificadora en el 2008, cuando yo me retiré en el año 2015 el Departamento había recibido $120 mil millones y seguía siendo dueño del 22%.

Pero lo más importante es que la Essa no se privatizó porque la Electrificadora no era de los santandereanos, era de un senador santandereano cada cuatro años distinto que se apropiaba de ella, o si no miremos los estados financieros donde se demuestra que entre el año 1999 al 2008 la transferencia de recursos fueron de $24 mil millones en todo ese periodo, y del 2009 al 2015 fueron de $120 mil millones.

¿Cuál será su apuesta de trabajo en caso de llegar al Senado?

El rescate de lo público, porque es que lo público es una tradición y todo el mundo lo ve como algo normal, se ha convertido en un bien mostrenco (no tiene dueño) en donde el que tenga acceso a lo público cree que tiene el derecho al máximo de aprovecharlo en su beneficio personal. Eso es algo urgente que se debe corregir, es algo que no se puede quedar ahí y en el tema de los debates habrá que hacerlo en la defensa de lo público con quien sea. Pero además, debemos identificar en todas las regiones la verdadera vocación de desarrollo, para que no pase lo que está sucediendo en Barrancabermeja, donde son dependientes de la refinería y esa ciudad tiene que ser más que eso, hay que encontrar su verdadera vocación porque si no va continuar en una volatilidad permanente de que si hay inversión en la refinería Barranca progresa, pero si no hay inversión, Barranca no progresa.

¿Cómo percibió la salida de Laura Rodríguez del Acueducto?

Lamentable porque ella es una excelente profesional, me parece que hubo una versión que le llegó de manera tergiversada al alcalde, lo lamento por el Acueducto y por el mismo alcalde porque le informaron mal. Sin embargo, al alcalde hay que seguirlo acompañando porque ha hecho una excelente gestión, está sacando a Bucaramanga adelante y necesitamos continuar con la labor que él ha venido haciendo del saneamiento político y financiero de la ciudad.

Publicidad
Publicada por: ÓSCAR IVÁN REY
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.