Martes 29 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

¿Quiénes ganaron y quiénes perdieron en la primera vuelta presidencial?

Mientras el uribismo y el voto de opinión se siguen consolidando en Santander, los partidos tradicionales volvieron a fracasar en las urnas.

Comparta este artículo ›

Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Una afluencia de más de 19 millones de votantes hizo de esta jornada una de las de mayor participación en Colombia.
(Foto: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Una afluencia de más de 19 millones de votantes hizo de esta jornada una de las de mayor participación en Colombia.
(Foto: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)

Más allá del triunfo electoral obtenido en las urnas por los candidatos Iván Duque y Gustavo Petro el pasado domingo, los comicios presidenciales en su primera vuelta decantaron las fuerzas políticas en Santander.

Por un lado se encuentran los triunfadores de la jornada, quienes al hacer el balance lograron una considerable ventaja para los próximos procesos de elección popular o que afianzaron su reputación. Y, por el otro, los perdedores, aquellos que estaban llamados a ser los grandes protagonistas de la jornada, pero que terminaron derrotados en sus intenciones.

Lea también: En presidenciales, el Centro Democrático “colonizó” a Santander

Estos fueron los ganadores y los perdedores de la jornada electoral en el departamento, una jornada marcada por la masiva participación, el orden y la seguridad.

¿Quiénes ganaron?

* El uribismo: Al igual que en la mayor parte del país, el Centro Democrático se consolidó como la principal fuerza política en Santander. El uribismo logró que su candidato a la Presidencia, Iván Duque Márquez, obtuviera la mayor votación en 86 de los 87 municipios del departamento, exceptuando Barrancabermeja, donde ganó Gustavo Petro.

Con el triunfo del pasado domingo por parte del aspirante uribista, el Centro Democrático se consolidó como una de las principales fuerzas electorales de Santander, en donde ya había dado un anuncio de su potencial electoral, cuando aumentó el número de curules a la Cámara al pasar de una a dos credenciales por Santander, en las pasadas elecciones legislativas.
Iván Duque obtuvo en Santander 39.664 votos.


* Álvaro Uribe: La gran votación de Duque Márquez en Santander y Colombia estuvo en gran parte impulsada por el senador y líder natural del Centro Democrático, Álvaro Uribe, quien logró consolidarse como el gran elector en el país.

Uribe Vélez en las legislativas de marzo logró convertirse en el Senador más votado de la historia de Colombia con 875.554 votos. Al final su partido, el Centro Democrático, logró quedarse con el mayor número de senadores del Congreso, con 19 curules.

Lea también: Duque y Petro: A segunda vuelta presidencial

* El voto de opinión: El voto de opinión continúa consolidándose principalmente en el área metropolitana. Así quedó demostrado el domingo pasado, cuando Sergio Fajardo, candidato por la Coalición Colombia, logró 271.849 votos, la segunda votación más alta del departamento, impulsada principalmente por los sufragios en Bucaramanga, Piedecuesta, Girón y Floridablanca. Detrás de la consolidación del voto independiente en la región se encuentra el actual senador electo Leonidas Gómez, quien respaldaba la candidatura de Sergio Fajardo, y quien desde el 2015 se convirtió en la sorpresa electoral, al ser segundo en la candidatura a la Gobernación de Santander con más de 230 mil votos. En las legislativas de marzo, Gómez logró ser elegido senador con la mayor votación en Santander, 81.225 votos.



* La Registraduría Nacional: Tras la ‘tormenta’ suscitada por denuncias de posibles riesgo de fraude en las elecciones del pasado fin de semana, la Registraduría Nacional logró sacar adelante sin denuncias de irregularidades uno de los procesos electorales con mayor concurrencia de votantes de las últimas décadas.

Así mismo, la entidad logró tener en tiempo récord el consolidado final del preconteo de las 97.663 mesas de votación instaladas el domingo para que 36.783.940 colombianos pudieran votar en las elecciones presidenciales.
El magistrado del Consejo Nacional Electoral Felipe García Echeverry aseguró que todas las mesas de votación inscritas en el territorio nacional pudieron operar con normalidad.

Vea también: Este es el reporte de Vanguardia.com sobre las elecciones presidenciales en Santander

* Firmas encuestadoras: Luego de varios desaciertos en los pasados procesos electorales, como las elecciones legislativas, el plebiscito o incluso las presidenciales de hace cuatro años, las firmas encuestadoras lograron acertar con el resultado del domingo, vaticinando que habría segunda vuelta y que los aspirantes Duque y Petro serían los que se disputarían al final la Presidencia de la República.
En cuanto a los cálculos electorales sobre los otros tres candidatos también estuvieron en línea. Los sondeos de las principales encuestadoras mostraban una baja intención de voto para Germán Vargas Lleras y para Humberto de la Calle.

Con respecto al desempeño de Sergio Fajardo, las encuestas tampoco se equivocaron en el repunte que tuvo el candidato de la Coalición Colombia, que en las últimas semanas se mostraba muy fuerte.

* Seguridad ciudadana: Tras varias décadas de conflicto armado, Colombia vivió el pasado domingo las elecciones más tranquilas de los últimos años. Según el Gobierno Nacional en la jornada electoral no se presentaron alteraciones al orden público ni afectaciones por ataques a candidatos u organizaciones políticas.

Al culminar la jornada de la primera vuelta presidencial, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, señaló que por primera vez en los últimos años los colombianos pudieron votar sin altercados de orden público, que impidieran el ejercicio de su derecho a elegir.
El Ministro también resaltó el cumplimiento del cese unilateral del fuego anunciado por el Ejército de Liberación Nacional, Eln.

* Mayor participación: Por primera vez desde 1999, más del 50% de la población apta para votar en Colombia asistió el pasado domingo a las urnas para definir el futuro del país.

Según la Registraduría, 19.636.714 de los 36.783.940 colombianos habilitados para votar ejercieron su derecho al voto en la jornada de primera vuelta presidencial. Es decir, el 53% del potencial de votantes asistió a las urnas el domingo.
Se espera que esta cifra sea aún mayor en la segunda vuelta, que se celebrará el próximo 17 de junio.

¿Quién perdió?

* Los partidos tradicionales: Contra todo pronóstico, los partidos tradicionales, que son los que suelen manejar las maquinarias políticas, fueron los grandes damnificados de la contienda presidencial. El exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien había establecido fuertes alianzas en Santander, al contar con el respaldo de partidos como Cambio Radical, la U, gran parte del liberalismo y la mayoría de congresistas del conservatismo, solo obtuvo el 7,27% de la votación.

Esos cuatro partidos juntos lograron en marzo pasado obtener 59 de las 100 curules que tiene el Senado de la República, con casi 8 millones de votos entre las cuatro colectividades.

Así mismo, en este declive cayeron vencidos barones electorales de la región como el clan Aguilar, con los exgobernadores Hugo y Richard a bordo; el exsenador Iván Díaz Mateus; el exsenador del antiguo PINLuis Alberto Gil e incluso el controvertido representante a la Cámara Freddy Anaya, entre otros.

* El Partido Liberal: Lejos de ser el fortín electoral que en el pasado ostentaba en la región, el candidato del Partido Liberal, Humberto de la Calle, tuvo una votación ínfima en Santander.

A pesar de contar con el apoyo del Gobernador, seis congresistas electos y la mayoría en el Concejo de Bucaramanga, la colectividad ‘roja’ alcanzó únicamente el 1,74% de la votación en Santander por Humberto de la Calle, el candidato “oficial” de este partido a la Presidencia, con solo 17.250 votos a favor del exjefe negociador del Gobierno Nacional con las Farc.

En Bucaramanga, donde los liberales lograron obtener en el 2015 más de 100 mil votos al Concejo, De la Calle solo logró 6.075 votos, los mismos que necesita un aspirante para llegar al Concejo de la ciudad.
Si bien la gran mayoría de la colectividad liberal estaba trabajando tras bambalinas a favor de la candidatura del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, la votación para este candidato tampoco fue relevante, pues solo tuvo 17.732 votos en la capital de Santander.

* César Gaviria: En la misma línea de vencidos en la contienda electoral se encuentra el expresidente y actual director único del Partido Liberal, César Gaviria, quien es señalado por muchos de los militantes del partido como el gran responsable del declive de la colectividad ‘roja’.
Gaviria Trujillo, quien además de ser cuestionado por su intransigencia para que la consulta interna del partido se hiciera en noviembre del año pasado y no en marzo, como lo pedían la mayoría de precandidatos liberales, también fue cuestionado por no permitir una alianza entre el candidato Sergio Fajardo y Humberto de la Calle antes de primera vuelta.

En declaraciones radiales, el exministro del Interior Juan Fernando Cristo afirmó que César Gaviria “se atravesó como una vaca muerta” a la posible coalición entre los dos candidatos presidenciales.


* Los pronósticos de Cifras y Conceptos: La nueva apuesta de la firma Cifras y Conceptos de implementar públicamente en Colombia un nuevo modelo de pronóstico electoral, que ponderaba las encuestas de los últimos meses más otros elementos políticos, para predecir el máximo y el mínimo de votos que podría obtener un candidato en primera vuelta, fue la más desacertada de la jornada. El nuevo modelo vaticinaba que el exvicepresidente Germán Vargas Lleras llegaría a segunda vuelta con una votación promedio de 22% del electorado. Sin embargo, lejos de lo pronosticado, Vargas Lleras solo obtuvo el 7,23%.

Publicidad
Publicada por: OSCAR IVÁN REY
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.