Viernes 17 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Colapso de tablestaca obligó a cerrar Terminal Fluvial Yuma

La estructura cedió, al parecer ante las fluctuaciones en el nivel del río Magdalena. Al menos 300 personas que a diario toman el bote desde el lugar se ven afectadas.

Comparta este artículo ›

Sonia Suárez/VANGUARDIA LIBERAL
Directivos y expertos de Cormagdalena realizaron este jueves en la mañana una primera inspección técnica, para evaluar las soluciones.
(Foto: Sonia Suárez/VANGUARDIA LIBERAL)

La tablestaca que soporta El Muelle en Barrancabermeja es una ‘bomba de tiempo’. Eso quedó demostrado ayer en la madrugada, cuando un tramo de esta estructura colapsó, justo a la altura de la Terminal Fluvial Yuma.

El derrumbe se llevó parte de la terminal fluvial, que apenas cumplirá en 2019 diez años de haber entrado en funcionamiento.

La primera medida que se tomó por parte de funcionarios de Cormagdalena fue cerrar el acceso a funcionarios y usuarios del transporte fluvial, por seguridad.

Hacia las 8:00 a.m. expertos de la Corporación arribaron al lugar, para realizar una primera inspección técnica de la situación.

Luego de la misma, Cormagdalena anunció que reubicará el muelle flotante en un sitio aguas arriba para mantener el servicio de pasajeros de forma continua y segura.

“Es de destacar que este hecho no reviste amenaza en forma inmediata frente a la estructura de la terminal. De igual forma, se inicia el proceso de estructuración de un proyecto para la construcción de obras a fin de restablecer la orilla. La estructura que colapsó, con casi 90 años de antigüedad, fue construida en los años 30 del siglo pasado”, se indicó en el documento.

Sin embargo, aún no es claro de dónde saldrán los recursos para un eventual proyecto de recuperación o si se requerirá del apoyo económico de la Nación y de empresas como Ecopetrol.

Lo cierto es que la situación no solo prende las alarmas en la Terminal Yuma sino en todo el tramo de El Muelle, incluyendo el turístico sector en donde se ubican los restaurantes de pescado a los que a diario acuden cientos de visitantes y barranqueños, a deleitarse con las preparaciones ribereñas.

Por ahora, a las empresas transportadoras no les ha quedado más remedio que trasladar sus operaciones e incomodar a sus usuarios con las modificaciones para trasladarse por el río.

“Nos tocó salirnos de las oficinas principales y atender afuera. Todos los días salen 16 botes, con 18 pasajeros cada uno. Es incómodo para ellos tener que venir a comprar el pasaje acá y enviarlos afuera a coger el bote”, dijo una funcionaria de la empresa de transporte fluvial.

Publicidad
Publicada por: SONIA LUZ SUÁREZ SALAZAR
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.