Viernes 24 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Ataque a bala dejó un muerto en el Arenal

Después del mediodía de ayer sicarios acabaron con la vida de Luis Eduardo Portillo, quien hacia cinco días había salido tras cumplir una condena en prisión por el delito de hurto.

Comparta este artículo ›

Paola Ríos Reyes/ VANGUARDIA LIBERAL
El CTI fue el encargado de realizar el levantamiento del cadáver de Eduardo y recoger el material probatorio presente en la escena mientras los familiares observaban el procedimiento. El cuerpo fue trasladado a Medicina Legal del Puerto Petrolero.
(Foto: Paola Ríos Reyes/ VANGUARDIA LIBERAL)

“¡Dios mío! Dime que esto no está pasando, no puede ser verdad, mi niño”, eran las desgarradoras palabras en medio de un incontrolable llanto de la abuela de Luis Eduardo Portillo Guayara, de 27 años, quien estaba tendido sin vida en el polvoriento camino a un costado de la calle 47 del barrio Arenal, a escasos metros de la escuela Fermín Amaya.

“Él pasó por la casa saludando a todos los de la cuadra está mañana (ayer). Iba riéndose y echando broma. Antes vivía en el barrio Las Playas con su mujer con la que tiene una niña y dicen que de nuevo está embarazada. La verdad salimos corriendo y cuando llegamos estaba tirando en el piso y aunque vinieron los paramédicos de Bomberos, no había nada qué hacer pues ya estaba muerto”, señaló una familiar del occiso.

Las autoridades acordonaron la zona por la masiva presencia de vecinos que querían acercarse para ver a Eduardo tendido bocarriba, bajo el inclemente sol, vistiendo un jean y una camiseta manga larga del Atlético Nacional mientras su cara y pecho se cubrían de sangre por los impactos de bala que le arrebataron la existencia.

Pese a la presencia de patrulleros de la Policía, Sijín y CTI, la gente tumbó en varias ocasiones la cinta de acordonamiento para acercarse a despedirse.

La mamá, hermanos, sobrinos, primos y amigos de infancia llegaron devastados por la repentina partida de Eduardo.

INVESTIGAN LOS MÓVILES DE ESTE ASESINATO

En el lugar hubo presencia de investigadores judiciales, quienes recolectaron el material probatorio para esclarecer este homicidio del que no se tiene aún personas capturadas.

“Sonaron como 10 disparos cuando salimos corriendo y ya no supimos quién lo mató. Era conocido cariñosamente como ‘Pavo’ o ‘Pavito’ y hacía como 5 días que había salido de la cárcel. Ya le habían dicho que se fuera del barrio, pero decía que por qué, si era de aquí”, dijo una conocida de la víctima.

Se espera que las autoridades den un pronunciamiento oficial de este deceso del que hasta ahora se habla de un posible ajuste de cuentas.

Publicidad
Publicada por: PAOLA RÍOS REYES
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.