Domingo 29 de Julio de 2018 - 12:01 AM

Se disparan las “llamadas carcelarias” en Oiba y Socorro

Los extorsionistas pueden pedir montos entre los 50 mil y 8 millones de pesos. Siga las recomendaciones de las autoridades al recibir una llamada de estas.

Comparta este artículo ›

Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
Se recomienda que al recibir una llamada de estas hay que escuchar hasta el momento en que la persona dé el número de cédula o cuenta bancaria donde debe girar el dinero. Esto es un punto clave para iniciar una investigación y rastrear a los delincuentes.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL )
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL La mayor Rubi Pinzón alertó sobre esta modalidad delictiva.

La mayor Rubi Pinzón, comandante del Segundo Distrito de Policía Socorro, hizo un llamado a la comunidad de Oiba y Socorro con el fin de que tengan precaución al momento de recibir una de las mencionadas “llamadas carcelarias”, que según indicó la autoridad se han disparado en la Provincia, especialmente en los dos municipios en mención.

En rueda de prensa, Pinzón habló a medios de comunicación sobre este tipo de hurto y extorsión. Señaló su preocupación por la modalidad, puesto que las realizan a números de teléfono al azar, encontrados en una base de datos: “Ellos se informan muy bien sobre la persona que van a llamar: su familia, trabajo, bienes, residencia, correos electrónicos, entre otros. Dicen que es un sobrino, un amigo o en fin, alguien familiar, quien está en algún tipo de dificultad, particularmente por una supuesta captura policial. Nosotros jamás llamamos para pedir dinero a una persona que ha sido requerida por la autoridad”.

La Mayor contó que luego de hacer la llamada, por lo general las víctimas deben acudir a un corresponsal bancario o entidad donde puedan depositar el dinero para consignar lo que les fue requerido: montos desde los 50 mil, hasta 8 millones de pesos.

“Esto lo hacen grupos al margen de la ley desde algunas cárceles o personas que han purgado pena y conocen la modalidad. No depositen dinero. El no hacerlo nunca acarreará un peligro pues lo hacen sujetos desde otras ciudades, es decir están fuera del sector”, explicó.

Se les dice “llamadas carcelarias” porque la modalidad nació precisamente desde una cárcel: “Ha crecido porque hay gente noble que cae en esto y terminan consignando dineros, acudiendo a casas de cambio o bancos. Aparte de ser un mal negocio, es un delito, una estafa, un hurto. Una forma fácil de conseguir dinero. Estos últimos días ha habido incremento en Oiba y Socorro. Todos los días hay denuncias en ambos municipios”.

La Mayor de la Policía recomendó a la comunidad que al recibir una llamada de estas hay que escuchar hasta el momento en que la persona dé el número de cédula o cuenta bancaria donde debe girar el dinero. Según señala, esto es un punto clave para iniciar una investigación y rastrear a los delincuentes.

“Ya se han hecho capturas a nivel nacional. Descubrimos en algunos casos que se trata de personas engañadas que prestan sus documentos de identidad. Así mismo cédulas de personas que ya han fallido y utilizan su documento para generar el hurto”.

Publicidad
Publicada por: JHOAN CALDERÓN BAYONA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.