Sábado 25 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Se cumplió primer conversatorio intercolegial con dos escritores

Los escritores colombianos cumplieron las expectativas del numeroso grupo de jóvenes, en una jornada cultural y musical de intercambio de conocimientos e ideas abiertas a la experiencia.

Comparta este artículo ›

Jhoan Calderón Bayona / VANGUARDIA LIBERAL
La idea, señalada como una novedad en la capital comunera, contó con la participación de los escritores Lilia Gutiérrez, Humberto Jarrín y la participación del maestro Fredy Chona, cantante de poesía y música andina.
(Foto: Jhoan Calderón Bayona / VANGUARDIA LIBERAL)
Jhoan Calderón Bayona / VANGUARDIA LIBERAL
Lilia Gutiérrez, Humberto Jarrín y Laura Marcela Salazar, directora Colegio Siglo XXI, en la Biblioteca Pública Antonia Santos.
(Foto: Jhoan Calderón Bayona / VANGUARDIA LIBERAL)

Jóvenes que cursan octavo grado en las distintas instituciones educativa de Socorro se dieron cita en la Biblioteca Pública Antonia Santos de Socorro para participar del Primer Conversatorio Intercolegial de Escritores organizado por el Colegio Siglo XXI.

El encuentro tenía como finalidad que los estudiantes y docentes compartieran con dos escritores nacionales, Lilia Gutiérrez y Humberto Jarrín, en el marco del Proyecto Lector que viene desarrollando la institución promotora del espacio. Según las directivas, con este escenario se puede construir un proyecto de aula que tenga futuro en las comunidades educativas. La idea, señalada como una novedad en la capital comunera, contó con la participación de los ponentes y la participación del maestro Fredy Chona, cantante de poesía y música andina.

Para el escritor caleño Humberto Jarrín, una de las grandes alegrías es compartir con sus lectores y tener un encuentro más humano y personal con el público: “Uno se encuentra con lectores pero más que eso un grupo de trabajo bien interesante entre profesores y estudiantes, llenos de preguntas, de cuestionarios y sobre todo, de entusiasmo por conocer al escritor del texto que tienen en sus manos. Se dan cuenta que detrás de un libro hay manos que se han dedicado a escribir con la intención también de comunicarse y que sirva para que los seres humanos se gratifiquen. Este espacio potencia mucho más al estudiante porque no solo es un encuentro entre escritor-lector, sino también se convierte en un modelo para la educación del mundo contemporáneo”.

Jarrín dijo además que se encontró con un público honesto y crítico, donde resaltó que han comentado sus obras dando giros inesperados: “Si hubiese tenido tantas ideas, tal vez la historia e incluso los personajes, no serían los mismos”.

Por su parte, Lilia Gutiérrez expresó estar feliz de compartir con los estudiantes y el poder participar del evento, porque fortalece el futuro de Colombia por medio de la juventud: “Me encontré con estudiantes que son grandes lectores. Los estudiantes tienen una fortaleza grande, que quieren hacer cosas: escribir, fomentar, crear. Un potencial que es ejemplo en Socorro y felicito a las directivas, docentes y padres que son capaces de apostarle a los chicos que saben leer, escribir y apoyan este tipo de talentos”.

La escritora Lilia Gutiérrez resaltó el respeto que le dan a un joven cuando está leyendo y dijo: “Siempre se tildaba que cuando alguien leía, no estaba haciendo nada. Pero realmente estaba creando su futuro”.

Para la directora del Colegio Siglo XXI, la jornada cumplió con sus expectativas, luego de que una idea que se venía trabajando hace un año, se convirtiera en toda una motivación de docentes y estudiantes: “Los chicos estuvieron muy motivados. Este conversatorio ha sido el abrebocas de la celebración de los 20 años de la institución y hemos vinculado a los muchachos de otros colegios de Socorro que estén en su tercer año de bachillerato”.

Publicidad
Publicada por: JHOAN CALDERÓN BAYONA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.