Martes 28 de Abril de 2015 - 12:01 AM

¿Cómo será la segunda fase del plan de vivienda La Inmaculada en Bucaramanga?

¡Esta sección atiende sus inquietudes! Cuéntele su caso al periodista Euclides Ardila Rueda, a través del correo: eardila@vanguardia.com

Comparta este artículo ›

Señor Defensor de la Comunidad

Junto a mi familia llegué hace más de tres años a Bucaramanga, escapando de la violencia que nos azotaba en el ‘Magdalena Medio’. Desde entonces me gano la vida como maestro de construcción, pero se me va todo el ‘sueldito’ en los pagos del arriendo, que cada día es más caro. Hace poco leí, en Vanguardia Liberal, que el Gobierno Nacional, a través del Instituto de Vivienda de Interés Social de Bucaramanga, Invisbú, anunció una segunda fase del proyecto ‘La Inmaculada’. Me gustaría saber más detalles de esa iniciativa.

Respuesta:

Silvia Johanna Camargo Gutiérrez, directora del Invisbú, informó que la segunda fase del proyecto ‘La Inmaculada’ contará con torres de apartamentos de 5 pisos. Cada uno de ellos dispondrá de dos habitaciones, un baño, sala comedor y cuarto de ropas. Dijo que el valor de los apartamentos al día de hoy es de $45 millones 104 mil, el cual puede variar para la entrega el próximo año, en marzo de 2016. La selección de las familias favorecidas está planeada para mediados de este año 2015.

Además, agregó que “de los $170 mil millones destinados en estos dos años y medio a los programas de vivienda, el Municipio de Bucaramanga ha invertido cerca de $40 mil millones, representados en predios, alcantarillados, acueductos, servicios públicos y amoblamiento urbano”.

Recordó que la cifra de 1.700 casas incluidas en el Plan de Desarrollo fue superada, hasta llegar a 3.972 viviendas para igual número de familias de estratos bajos.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN VANGUARDIA LIBERAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.