Lunes 20 de Enero de 2014 - 09:30 AM

¿Por qué Barrancabermeja está maltratando a sus mujeres?

El Puerto Petrolero es para muchas organizaciones sociales, entes estatales y víctimas, uno de los lugares donde el flagelo de la violencia contra la mujer crece con más fuerza. El machismo parece ser la principal causa. Las autoridades encienden las alarmas, ante el incremento de las denuncias y las muertes trágicas de varias mujeres en el último mes.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
¿Por qué Barrancabermeja está maltratando a sus mujeres?
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Wilson Gamba Naranjo llora desconsolado al recordar las frases de aliento que algunos residentes de la vereda Campo 25, del Centro de Barrancabermeja, le lanzaron en el momento en que llegó a ver lo que ocurría con su hija, Wendy Carolina, de 14 años.

“Tenga resignación”, le decían los testigos del horror, pues este vigilante de 49 años debía enfrentar que su ‘loquita risueña’ había sido asesinada, en un paraje desolado, en inmediaciones de un pozo petrolero.

Su frágil cuerpo yacía sobre el pasto seco. Algunos dicen que la cabeza estaba sobre un muro de cemento y que al lado había un palo ensangrentado. Wilson la encontró cubierta con una sábana. Asegura que solo le pedía a Dios que no fuera su pequeña, pero nada pudo hacer.

Según el dictamen entregado por Medicina Legal, Wendy murió debido a los golpes que recibió. El presunto agresor  es Jean Carlos Arias Jiménez, de 19 años, que está tras las rejas.

La familia de Wendy aún no entiende lo que ocurrió. Días atrás, la joven lo invitó a la casa y lo presentó como su amigo. Según Wilson, no lo vieron como una persona malintencionada.

Dicen los que vieron por última vez a la menor que el sábado 11 de enero, a las 2:00 de la tarde, Wendy se subió en la motocicleta que conducía Jean Carlos, quien tan solo llevaba dos meses viviendo con su familia en la vereda Tenerife, tras prestar el servicio militar.  Horas después, sus gritos desgarradores fueron escuchados por los vecinos, quienes la encontraron sin vida.

Esa misma tarde, en la vereda Tenerife, vieron pasar a Jean Carlos con las manos y la ropa ensangrentadas. Los testigos dicen que había dejado a Wendy sin vida cerca al pozo y que pretendía escapar. “¡Ella me obligó, ella me obligó!”, era lo único que este joven gritaba mientras trataban de detenerlo.

Una semana después del hecho, Jean Carlos hace parte del grupo de reclusos de la Cárcel de Barrancabermeja y deberá responder por el delito de homicidio agravado. El presunto victimario sostiene que es inocente.

Wilson tiene una herida en el alma que no sabe cómo curar. Solo espera que el crimen de su hija, como el de muchas mujeres víctimas de la violencia en el Puerto Petrolero, no quede impune. “Lo que recuerdo es que ella nos dijo que no quería tener novio, porque su último amor le había roto el corazón”, afirma este padre de familia.

La violencia no se detiene

Cuando se aborda el tema de la violencia contra la mujer en la región, el Puerto Petrolero es un punto de análisis obligado para las organizaciones sociales, las entidades del Estado y las autoridades policiales.

En 2012, Barrancabermeja se convirtió en el segundo municipio de Santander (después de Bucaramanga) en cometer más agresiones contra la mujer, según el estudio Forensis, revelado por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses. En total, se denunciaron 457 casos de violencia de pareja, de los cuales 419 fueron en contra de mujeres.

Nada cambió en 2013, ya que el número de víctimas superó las 570, según la Personería Municipal y la Policía Nacional. Ese mismo año, en hechos marcados por la intolerancia, seis mujeres perdieron la vida en manos de sus parejas o conocidos.

En lo corrido de 2014, Wendy Carolina y Diana Paola Carreño León, quien apareció con un disparo en la cabeza en un apartamento del barrio Kennedy, al parecer por motivos pasionales, se registran como las primeras mujeres en perder la vida de forma violenta en este municipio.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo asegura que durante la primera quincena del año cinco mujeres han llegado a denunciar a sus parejas por violencia intrafamiliar y que el año anterior, 60 hicieron lo mismo.

¿Se están acostumbrando en Barrancabermeja a vivir en medio de la violencia contra la mujer? ¿Por qué las cifras siguen aumentando, si las campañas y el acompañamiento a las mujeres es constante?

 Para la Defensora del Pueblo de Barrancabermeja, Angélica Gaona Galindo, es urgente la creación de una política pública de protección a las mujeres, así como un trabajo articulado entre la Alcaldía, la Policía Nacional, las comisarías de familia, los hospitales y clínicas, para que estas entidades, que hacen parte de la ruta de atención a las víctimas, entiendan que el tema es responsabilidad de todos.

Según Gaona, la Defensoría ha identificado que mujeres se abstenían de denunciar el maltrato en la Fiscalía, porque muchas veces ellas tenían que entregar las citación a sus agresores.

“Notamos que muchas entidades no prestan la ayuda necesaria. Por ejemplo, en estos días ganamos una tutela interpuesta a una EPS, que en un plazo de máximo 20 días debe conseguir un albergue para una mujer y sus dos hijos maltratados. Es importante hacer mayor socialización de la Ley 1257 o de prevención de violencia contra la mujer.

El machismo

Para la comisaria de familia Elsi Beatriz Rincón, del Centro de Convivencia Ciudadana del Puerto Petrolero, que presta ayuda a la comunidad de las comunas 5,6 y 7, las denuncias de violencia contra la mujer o violencia intrafamiliar llegan a diario.

De acuerdo con esta funcionaria, el detonante del maltrato y de las golpizas es el machismo. “Los hombres que han dejado a sus esposas por otras, que tienen un nuevo hogar, no soportan que sus exparejas tengan un nuevo amor”, comenta Rincón.

Otras confrontaciones, según Rincón, “se generan porque las mujeres les piden a los padres de sus hijos la cuota mensual de alimentos”.

“Los hombres sienten el poder físico y no tienen problema en maltratarlas. Tenemos que ver a mujeres de todas las edades que llegan con morados y es lamentable. Algunas son valientes y vienen solas, otras acompañadas, o remitidas desde la Defensoría del Pueblo”, comenta la comisaria.

Y agrega que lo importante es resolver este tipo de problemas por las vías legales, que las víctimas sepan que existen mecanismos para librarse del maltrato. “La mujer debe saber que tienen derecho a no ser confrontadas por sus victimarios, y que no deben tener miedo de denunciar lo que les ocurre”, concluye esta funcionaria.

"La justicia debería ser más fuertes"

Para Sor María Sampayo,  miembro de la Organización Femenina Popular de Barrancabermeja, OFP, falta mayor compromiso en la atención que le prestan a las mujeres distintas instituciones del Estado. “Hay mucho desconocimiento de la ley por parte de los funcionarios. La mujer es doblemente victimizada”, argumenta esta líder.

“Es indispensable crear una unidad de reacción inmediata y de protección. La mayoría de los casos ocurre los fines de semana, y solo la Policía y la Fiscalía son los que las atienden. Muchas víctimas, como no encuentran mayor receptividad en estas instituciones, no denuncian”, añade Sampayo.
Sin duda, el machismo reinante en la región y la ola de violencia durante décadas en Barranca influyen en este fenómeno, “la mujer no es tratada como sujeto de derecho, sino como un objeto”; por esto, “el municipio debe intervenir, pues tiene el dinero para que apliquen los mecanismos de justicia y se capacite el personal”, concluye.

Víctimas de sus compañeros sentimentales

* En septiembre de 2013, Yeiny Raquel Romero Castro, de 36 años, murió en manos de su  excompañero sentimental, en medio de una disputa, según relataron los vecinos a las autoridades.

* Carmen Plata Rodríguez, de 46 años de edad, fue encontrada sin vida el 6 de octubre de 2013. Su cuerpo estaba envuelto en una cobija. Murió por un golpe que le propinaron en la cabeza. Al parecer fue un crimen pasional.

Publicidad
Publicada por: XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.