Domingo 02 de Marzo de 2014 - 12:49 PM

Turismo a Isla Margarita, en la cuerda floja por la crisis

La Isla Margarita, en Venezuela, ha sido uno de los destinos turísticos por excelencia para los santandereanos. Sin embargo, la difícil situación que afronta el vecino país ha generado que en algunos casos lo que se espera sea un viaje de placer termine convertido en una amarga experiencia.

Comparta este artículo ›

ArchivoVANGUARDIA LIBERAL
Turismo a Isla Margarita, en la cuerda floja por la crisis
(Foto: ArchivoVANGUARDIA LIBERAL)

Aunque la isla Margarita ha sido por años uno de los destinos turísticos favoritos de los santandereanos, debido a la tensión y a los problemas de orden público en el vecino país, por el momento, es mejor pensarlo dos veces. Esto es lo que recomiendan a clientes y viajeros algunas agencias de viajes de la región. Claro está, si usted acepta y firma un documento donde se responsabiliza de lo que le pueda suceder, puede emprender la aventura de playa, brisa y mar.

Y es que los paquetes y planes turísticos a este destino, los cuales oscilan entre los $400 mil y $800 mil, siguen siendo atractivos para los viajeros, en especial, por la devaluación del bolívar y la posibilidad de hacer todo tipo compras.

Empresarios como Gloria Cepeda, quien además es vicepresidenta del capítulo oriente de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo, Anato, y María Eugenia Galvis, de la empresa Galvis Tours, no desconocen lo económico que resulta el viaje, pero aseguran que ante el panorama y las historias que narran viajeros decepcionados de sus experiencias, no se atreven a “vender por vender”.

“Estamos hablando de una inversión y del descanso de familias que lo arriesgan todo y que terminan desencantadas y que culpan a las agencias cuando regresan. Es un verdadero problema”, comenta Galvis.

Por su parte, Cepeda añade: “Meses atrás se tenía la seguridad de que el viajero tendría un viaje seguro, pero hoy no se sabe qué trato le den. El gobierno venezolano puede decidir en cualquier momento un cierre de frontera”.

Isla Margarita es uno de los destinos más solicitados por los santandereanos; sin embargo, como señalaron a Vanguardia Liberal algunos voceros de las agencias de viajes, se asegura un viaje tranquilo hasta la frontera; es decir, San Antonio del Táchira. De allí en adelante todo depende del operador turístico que recibe a los turistas colombianos.

No obstante, el turista colombiano no se da por vencido. “Algunos han dejado suspendidos sus viajes, no los cancelan. Nuestra agencia sigue promocionando los paquetes, pero no se puede desconocer que hay que tener cuidado. Somos claros con el viajero y los alertamos, pues hay cosas que se nos salen de las manos”, asegura Martha Yaneth Lancheros de la agencia Rutas, Viajes y Turismo, que lleva más de cinco décadas en el mercado.

Casos lamentables

Las quejas de los clientes por la mala atención, el retraso en los vuelos, los robos en los aeropuertos y los incumplimientos de los operadores turísticos que reciben a los nacionales en el vecino país, han llevado a que algunas de estas empresas borren de su oferta el destino de isla Margarita.

“Lo siento. Su esposa y su hijo pasan a la sala de espera y usted viene con nosotros. Le repito, ¿dónde tiene el recibo del cambio de pesos a bolívares? Sin eso no puede pasar”. Carlos Peña, un viajero que tuvo una mala experiencia en el aeropuerto de Santo Domingo, en el estado de Táchira, asegura que no olvida estas palabras y menos la cara del guardia venezolano que le hacía todo tipo de exigencias. Todo ocurrió una hora antes de abordar su vuelo hacia la isla.

“Me obligaron a entrar a un baño. Tuve que entregarles un bolso con el dinero que llevaba para el viaje. Me decían “colabórenos con algo”. No entendía, pero al final supe que buscaban dinero. Perdí solo $40 mil, pero me llevé un gran susto”, comenta.

“Cuando venga de regreso a Colombia traiga los recibos del cambio de moneda, porque le puede ocurrir lo mismo”. Así me despidieron. Sentí mucha impotencia. Minutos después vi que hicieron entrar a dos hombre más”, añade el santandereano.

Como Carlos Peña decenas de turistas regresan a Bucaramanga y dan la queja a las agencias. Según estas empresas, muchos no buscan una compensación económica, pues son conscientes de que todo ocurre por el problema de orden público en la frontera.

“Viajé con mi familia en diciembre. La idea era estar  10 días, pero al segundo ya quería retornar. En el aeropuerto de Santo Domingo perdí $300 mil pesos en bolívares. Según ellos, porque no llevaba los recibos de cambio, pero esto no es garantía. Lo mismo le ocurrió a una familia que sí los presentó”, comenta Sandra García*, abogada.

“Cinco personas del grupo se intoxicaron. La comida que nos daban era de días anteriores. No podíamos comer otros platos porque el hotel no tenía una oferta. Nos decían que era por el desabastecimiento de comida”, añade la viajera.

María Eugenia Galvis comenta que han conocido toda clase de situaciones; incluso, un operador turístico en Venezuela tuvo que responder económicamente a los viajeros colombianos por el incumplimiento.

 “Uno de esos clientes pagó un viaje a isla Coche, aledaña a Margarita. Era un tour safari y nos contó que los llevaron en camionetas destapadas, al estilo de un gallinero, sin ningún tipo de seguridad”, comenta la vocera de Galvis Tours.

El retraso en los vuelos es otro de los principales inconvenientes que se afrontan.  Los viajeros deben esperar entre tres horas hasta un día entero en los aeropuertos para poder abordar los aviones.

Martha Lancheros comenta que esta semana vendieron varios paquetes y que no se han presentado inconvenientes, pero no se puede desconocer que sí predominan los cambios en los horarios de los vuelos.

“No es como lo pintan”

Para el operador turístico de la empresa Turistar, Jaime Alba, que lleva 14 años en el mercado de Cúcuta, mucho de lo que se dice es especulación. “Las personas que viajan en vuelos directos no tienen problema. Lo único que deben hacer es esperar tres horas en el aeropuerto, que es el tiempo estimado para abordar”, comenta el empresario.

Y agrega: “Los principales hoteles de la isla están bien, tienen comida y todo el personal para ofrecer el paquete turístico. Los operadores nos hemos encargado de verificarlo personalmente”, comenta Alba.

El empresario, así como Stella Murillo Rodríguez, presidente del capítulo Oriente de Anato con sede en la capital de Norte de Santander, no niegan que se presentan desmanes en San Cristóbal y San Antonio, y que las decisiones tomadas por el Gobierno de Venezuela afectan al sector.

“La gente tiene temor de viajar a Margarita, no porque los operadores turísticos incumplan, sino por los problemas de orden público, en especial en la zona de frontera. Le expresamos nuestra preocupación al Ministerio de Relaciones Exteriores, pero nos dicen que eso es un problema de gobierno, no del turismo”, comentó la representante. *Nombre cambiado a petición de la fuente.

ORDEN PÚBLICO AFECTA IMAGEN

Las autoridades de Porlamar, ciudad de isla Margarita, aseguran a los medios de ese país que la situación de orden público está controlada. Sin embargo, el segundo fin de semana de febrero se registraron nueve víctimas fatales, entre ellas un turista alemán, que viajaba en un crucero, y que murió por las heridas causadas por un arma blanca en un centro comercial, mientras compraba artesanías.  La Cámara de Turismo asegura que esto deteriora la imagen de la isla y que son hechos que no deben verse como sucesos aislados.

SE RESISTEN A VIAJAR EN AVIÓN

Gloria Cepeda, vicepresidenta del capítulo oriente de Anato, asegura que aún no se puede hablar de una crisis económica en las agencias  de la región, pues si bien es cierto que isla Margarita es un destino predilecto para los santandereanos, no es el que reporta grandes ganancias.

Sin embargo, sí es una fuerte competencia para San andrés Isla.  “Con la baja del bolívar, Margarita se reactivó. Se lanzó un vuelo charter desde Bucaramanga, pero no tuvo la suficiente acogida porque eso incrementaba los gastos para los viajeros. La gente prefiere ir hasta la frontera y desde allí despegar. Es en la frontera donde encuentran el riesgo. Mi recomendación es no viajar”, añade Cepeda.

Publicidad
Publicada por: XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.