Lunes 14 de Julio de 2014 - 05:09 PM

“Profe Pinto, por favor quédate con nosotros”: Costarricenses

De terco y obstinado, Pinto pasó a ser el hombre más querido y respetado por los ‘ticos’. ¿Se irá o se quedará con la ‘Sele’? Por ahora, todos piden ‘Gallo Pinto’ para mucho rato.

Comparta este artículo ›

Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL
“Profe Pinto, por favor quédate con nosotros”: Costarricenses
(Foto: Archivo/ VANGUARDIA LIBERAL)

Cuentan en Costa Rica que en el año 2011 arribó de nuevo el ‘Gallo Pinto’ a la tierra de los ‘Ticos’ con su táctica defensiva, su orden calculado y su actitud explosiva.

Llegó con pose de padre estricto, con actitud de hierro y de guardián incondicional, como un lapidario al que le dan un diamante en bruto y solo él quiere resaltar su belleza.

Regresó con el entrecejo fruncido, la mirada penetrante y la voz de mando, erizando y sacando de casillas a la prensa deportiva costarricense, así como lo hizo en 2002, cuando fue director técnico de la Liga Deportiva Alajuelense, uno de los equipos “archirrivales” del fútbol de Costa Rica, el cual alcanzó varios triunfos con el hijo de San Gil.

Otros recordaron al Pinto de los años 2004 y 2005, cuando recogió los pobres resultados que traía la ‘Sele’ que aspiraba a un cupo en el Mundial de Alemania 2006 y no pudo hacerlo.

Y es que Pinto quería ser un DT de talla mundial. Así que empacó maletas y en 2011 dejó atrás al Junior de Barranquilla.“Quedaron con los crespos hechos”, aseguraron algunos periodistas deportivos, pero el ‘Gallo Pinto’ se fue a tierras ajenas, detrás del esquivo sueño mundialista que no pudo alcanzar con la tricolor colombiana, para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Muchas heridas quedaron. Al parecer, ya sanaron en la mente y el corazón del ‘Profe Pinto’ con el triunfo de la ‘Sele’.

Quienes lo rodearon en aquel entonces dijeron que su vida fue un período de pasiones y de odios, una lucha con los “grandes líderes” de la Selección Colombia y con la prensa deportiva de Bogotá, debido a sus métodos extremos –para muchos– como los entrenamientos a 30 grados de temperatura y la negativa de escuchar las sugerencias de los veteranos del equipo, que venían de cosechar triunfos en Europa.

Llegó la nueva era de la ‘Sele’, y el trabajo, “gústele a quien le guste”, quedó en manos de Jorge Luis Pinto, el colombiano más querido por estos días en el país centroamericano.

Del odio al amor hay un paso

El cuentero y periodista costarricense Rodolfo González asegura que no olvida la polémica que se generó en su país, luego de que la periodista de televisión Pilar Cisneros apostara en vivo que si la Selección de Costa Rica clasificaba al Mundial 2014, ella le pagaba el tiquete de Pinto a Brasil.

“Nunca he estado tan contenta de estar tan equivocada”, aseguró Cisneros. “Soy una mujer de palabra. Si tengo que pagarle un boleto a Brasil a Pinto, lo hago y con gusto. Me parece justo. El hambre de ganar de esta Selección es lo que más me ha gustado”, dijo a un diario de ese país.

Diego Castillo, periodista deportivo del Grupo Nación, tampoco olvida el día en que Pinto llamó a un programa de radio en vivo y se defendió, después de las críticas de un hincha decepcionado por el desempeño de la selección Tica durante las eliminatorias.

“Fue una sorpresa para todo el país y para el hincha. Una buena parte de la población no estaba muy convencida de la contratación del técnico”, aseguró Castillo.

Rodrigo Calvo Castro comenta que a Pinto lo calificaban como “mal entrenador, que era muy defensivo y que se le mantuvo mucho tiempo”. Nadie medía que el seleccionado tuvo al fin un técnico al que la Fedefútbol le respetó el proceso de casi tres años hasta finalizar la eliminatoria.

En dos años, explica Calvo, lo que hizo Pinto fue detectar a los jugadores idóneos, construyó un equipo y lo consolidó.

“Una pincelada del trabajo táctico, del orden, la disciplina, la técnica y el talento del futbolista elegido, que mostraría en el Mundial brasileño, se le vio al equipo en la eliminatoria contra El Salvador (1-0), México (0-0 y 2-1) y Estados Unidos (3-1); además de los fogueos contra España (2-2), Gales (1-0), Venezuela (2-0) y Paraguay (2-1)”, comentó el subdirector de Deportes del Grupo Nación.

Pinto, una esperanza

Marly Navarro, de Cartago, comenta que lo ocurrido ha dejado más que fútbol. “Se han dado incentivos a la economía; muchos saben dónde estamos en el mapa, y esto puede aumentar el turismo y los incentivos al deporte. Sin embargo, lo mejor ha sido el ejemplo de que con esfuerzo y dedicación podemos llegar muy lejos y donde nos lo propongamos”, asegura.

Ana Maduro Gallardo, de San José, explica que el triunfo de la ‘Sele’ es un ejemplo vivo de motivación. “Fruto de estos logros, ahora somos un país que pasó de ser desconocido para muchos, a uno que ocupa un lugar y que tiene un espacio para todos”.

Por su parte, Rebecca March, de San José, expresa que la responsabilidad de Pinto frente a Costa Rica era muy grande.

“Los muchachos de la selección fueron ‘conejillos de indias’ en un proyecto que emprendieron desde su adolescencia. ¿Imagínense que tan lejos van a llegar otros muchachos en el futuro, si todo se maneja bien como hasta ahora?”, dice March.

Irene Calcáneo añade que la principal cualidad de Pinto fue creer en su equipo.

“Un equipo que quiere triunfar necesita un líder que crea en los suyos, para que así los jugadores crean en ellos mismos. Pinto hizo que la ‘Sele’ confiara, y esa confianza que el ‘profe’ les dio no se la podía dar cualquiera. Él, aparte de las estrategias futbolísticas, hizo eso, que es lo más difícil”, dijo Calcáneo.

“Con su liderazgo, Pinto logró que la ‘Sele’ fuera muy organizada. Estamos orgullosos, porque a pesar de los errores de la FIFA, ellos siguieron con todos los obstáculos y salimos invictos”, dice María Isabel Sánchez Celis, una colombiana que vive en la provincia de Alajuela desde hace 17 años.  

Para Luis Barvel, sicólogo de Puntarenas, los costarricenses calificaban a ‘Pinto’ de terco y testarudo, pero si hoy se pregunta qué piensan sobre el ‘profe’, muchos se ofenden.

“Conocía a Pinto recién contratado en el 2011. Le pedí que por favor nos evitara hacer el ridículo y repetir lo de la clasificación al Mundial de Alemania 2006. Me respondió: ‘ningún ridículo, aquí hay mucho con qué trabajar’. Es como un nuevo santo”, agrega Barvel.

“Me dan igual las nacionalidades y creo que en el fútbol como en la guerra, nunca se le dice no a cualquier gesto de cooperación. Aunque a Pinto no se le paga lo suficiente,  podría haberse ido a otra selección, pero él ya tiene historia en Costa Rica y eso pesa”, afirma el sicólogo.

La historia que cambia

Rodolfo González resalta que desde Italia 90, hace 24 años, los ‘ticos’ no sabían qué era vibrar con un Mundial. “La hazaña de Italia se ha contado de generación en generación, como se cuentan los mitos o leyendas. Las nuevas generaciones se unieron a las viejas en un carnaval colectivo”, asegura.

Y es que lo ocurrido en Brasil no solo le ha devuelto la esperanza a Costa Rica o a Jorge Luis Pinto. También le ha dado alegría al pueblo colombiano: dos países que se unieron alrededor de ‘la pecosa’, para respaldarse bajo el grito de gol. Colombia y Costa Rica no olvidan que su fútbol fue manchado por la violencia y no desconocen que los buenos resultados son la prueba de que con disciplina y no con “grupos amañados” es que se consigue llorar de alegría por una selección.

Si bien es cierto que lo ocurrido a Hermidio Barrantes, exarquero de la ‘Sele’ durante Italia 90, marcó a los ‘ticos’, como la muerte de Andrés Escobar a los colombianos luego del Mundial de USA 94, no está demás traer al presente lo ocurrido, para demostrar que más allá de la adversidad, la mala prensa y la violencia, se puede renacer.

Barrantes aseguró a los medios de su país que tras su arribo de Italia 90 al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en San José, el presidente de Costa Rica, Rafael Calderón, le dijo que no era seguro que fuera junto a sus compañeros en la carroza de bienvenida, debido a amenazas. Para muchos, él era el responsable de la caída de los ‘ticos’ frente a Checoslovaquia (4-1) en aquel mundial.

Costa Rica lamentó lo ocurrido, pero hoy se vale soñar.

“Pinto se ha ganado los corazones de los ‘ticos’ con su sencillez. Él canta el himno de Costa Rica. Dos veces ha llorado: la primera, cuando la ‘Sele’ logró la clasificación con un empate ante Jamaica en Kingston. La segunda, en declaraciones después del partido contra Holanda. Ahora, hasta algunos diputados están interesados en otorgarle la ciudadanía costarricense. ¡Se los vamos a quitar!”, concluye el periodista Diego Castillo.

Publicidad
Publicada por: XIOMARA K. MONTAÑEZ MONSALVE
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.