Domingo 16 de Noviembre de 2014 - 09:33 AM

Feria ganadera del Socorro, la más antigua de Santander y la segunda del país

Cumplir 100 años de vida, progreso y desarrollo es propio de sanos fuertes y valientes. Esto ha sido la feria del Socorro. La privilegiada condición histórica, sociológica y geográfica han alimentado esta feria y el desarrollo de la industria ganadera.

Comparta este artículo ›

Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Feria ganadera del Socorro, la más antigua de Santander y la segunda del país
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Feria ganadera del Socorro, la más antigua de Santander y la segunda del país
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)
Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL
Feria ganadera del Socorro, la más antigua de Santander y la segunda del país
(Foto: Suministrada/VANGUARDIA LIBERAL)

Este mes, la feria exposición ganadera del Socorro conmemora 100 años ininterrumpidos de realización.

Lo que hace un siglo fue un encuentro de amigos para el intercambio comercial, hoy es la segunda feria más antigua del país y la más importante en el oriente colombiano. El reconocido  desarrollo de la ganadería cebú posiciona a este evento ferial como un punto de referencia obligado al hablar de dinamismo y compromiso social.

Esta feria ha sido, además de ganados y ganaderos, un certamen de múltiples manifestaciones comerciales, cívicas, sociales y culturales. En sus anales encontramos diversos eventos que han marcado la historia del Socorro y que le han dado impulso al desarrollo ganadero y al comercio, en este siglo de historia comunera.

Los pioneros

A comienzos del siglo pasado, ya posesionados en las fértiles tierras de la hoya del río Suárez, y fortalecidos por su espíritu asociativo y un tanto patriótico, un pequeño grupo de señores ganaderos demarcó las rutas de la cría, el mejoramiento genético y la comercialización de los ganados, dando origen a la industria ganadera en la ciudad del Socorro y sus pueblos vecinos.

Gregorio Rugeles Gamarra, Enrique Gast Galvis, Jorge Villarreal García, Juan B. Villarreal Rueda, Horacio Plata Gómez, Juan de J. Franco, los hermanos Albornoz Rueda y Francisco Pinzón, entre otros, poco a poco y con mucho esmero, iniciaron las ferias del Socorro.

Hoy, este legado ha sido recibido por una generación de jóvenes ganaderos, agrupados en el Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez, que con las experiencias y enseñanzas de sus antecesores, desarrollan actividades que buscan proyectar la industria ganadera y agropecuaria, como centro del desarrollo económico de la región.

La feria hoy

Fabio Franco Uribe, descendiente de uno de los pioneros de la ganadería en el Socorro, cuenta có,o fueron sus inicios al lado de su padre, Juan de J. Franco Hormiga. “Cuando nací, mi padre ya tenía una ganadería pura y estaba afiliado a la Asociación Colombiana de Ganado Cebú. Estaba en su apogeo la ganadería y me aficioné, al igual que él, por este oficio. Recuerdo que mi padre empezó comprando toros y hembras importadas, mejorando su pie de cría y posicionando la ganadería en un alto nivel. Ganábamos numerosos trofeos en las diversas exposiciones donde acudíamos, puesto que nos relacionábamos con personas muy importantes que les gustaba invertir en este tipo de negocios”.

Entre las ferias que visitaban se destaca la de Girardot, Bucaramanga y Valledupar. “La gente en ese entonces era muy celosa con los procedimientos que adelantaban en sus haciendas, todo el mundo trataba de investigar y cómo superar a los demás, pero dentro de una competencia muy sana que puso en un alto nivel las ganaderías socorranas. Muy diferente a lo que sucede hoy, pues con la inseminación artificial, se accede a material genético de amplia gama. En ese tiempo, si se quería descendencia de determinado ejemplar, había que comprar el toro, ahora se puede tener descendencia de muchos toros con diferentes vacas, logrando cruces especiales, muchas veces inesperados.

También debemos recordar que el precio del ganado lo tallaba la feria del Socorro. Era el punto de referencia para su comercialización, en el cual influía el movimiento comercial de los connotados jueves de feria (día de mercado mayor) de todas las semanas.

- ¿Qué sentía su padre y ustedes cuando se recibía el gran trofeo otorgado por los jueces? Los ojos llenos de brillo y casi un sollozo lo dicen todo.

“Los 100 años de la feria del Socorro no solo han sido de ganados y ganaderos”, dice el médico Pedro Manuel Pérez Villarreal, presidente de la casa de la cultura ‘Horacio Rodríguez Plata’ y testigo de más de medio siglo de feria.

Pérez Villareal recuerda que  al lado de la actividad ganadera, se desarrollaba una intensa vida cívica social y cultural. “El pueblo de entonces se embellecía con dedicación y esmero, las familias en pleno y los entes sociales se alistaban para celebrar un evento que solo se presentaba cada año, y el cual cada año se quería superar”.

Desde la Casa de la Cultura, en donde era la sede de la Junta de Ferias, se lideraron múltiples actividades culturales. “Por los documentos hallados evidenciamos que en un año hubo más actos culturales que ganaderos o feriales; conciertos sinfónicos, de coros, concursos de murgas, conferencias académicas, develación de placas e intronización de elementos al museo de la institución”, explica Pérez Villareal.

Las fiestas populares desde comienzos del siglo pasado y hasta la fecha han cambiado, desde sus propios escenarios, que por las necesidades de desarrollo del evento requirieron otros espacios y los componentes mismos del espectáculo: desde los bailes de rigurosa gala en los clubes sociales a la inolvidable “esquina de la alegría”, eventos presididos por la reina de la feria.

Como testimonio de los 100 años de la feria del Socorro, el Comité de Ganaderos de la Hoya del río Suárez, presidido por Carlos Andrés Pinilla, y la Casa de la Cultura, han producido un libro  con la investigación histórica del profesor Luis Rubén Pérez Pinzón, el diseño y anecdotario de Pedro Manuel Pérez Villarreal.

“Esta obra aspira a ser una aproximación al recuento de un hecho glorioso en la historia socorrana, y un aporte más para hacer grande a la patria chica”, concluye Pérez Villareal.

Publicidad
Publicada por: LUIS FERNANDO MARTÍNEZ VARGAS
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.