Inicio >> Vida y Estilo >> Revista Nueva

Comparta este artículo ›

facebookwhatsapp
Sábado 21 de Julio de 2012 - 09:35 AM

Santiago Cruz, un cantautor canción por canción

Santiago Cruz, un cantautor canción por canción
A quien corresponda, que esta semana fue lanzado de manera simultánea en Iberoamérica, es el cuarto trabajo discográfico del artista ibaguereño.

Nada, absolutamente nada le ha sido regalado en su carrera musical a Santiago Cruz, pero todo lo agradece. Quienes le conocen saben bien que si hoy es el artista pop más relevante de la música colombiana, es porque ha trabajado para ello. Incluso mucho sudor y lágrimas ha derramado para ahora poder sonreír y enfocar toda su energía en el quehacer musical.

Tras Cruce de caminos, un álbum editado hace tres años y con el cual despegó como uno de los cantautores más interesantes del panorama actual del pop latino, llegó una nueva responsabilidad: un siguiente trabajo discográfico con el cual demostrara que lo suyo no había sido un éxito efímero y que lo que buscaba era una carrera musical de largo aliento.

Ese es uno de los retos con A quien corresponda (Cartas abiertas y otros asuntos de la correspondencia), el cuarto proyecto musical en estudio del artista tolimense, con una producción de la cual ya se conoce Desde lejos, un tema románticamente profundo y la mejor carta de presentación de esta nueva serie de cartas musicales.

Apenas esta semana, sus seguidores, así como quienes gustan del buen pop y de los álbumes construidos con corazón y con la fineza de lo artesanal, escucharán una a una las piezas epistolares musicales.

CUESTIÓN DE MÚSICA
La introducción de guitarras de Antes de empezar  ya muestra el carácter que tiene el disco. Una apertura ideal para el álbum, pues en este tema muestra de dónde vienen las canciones y cómo nacen. Aquí, Santiago Cruz deja claro lo que busca: un álbum que se creó e inspiró alrededor de la extensa gira de conciertos que el artista ha hecho en los últimos tiempos.

La música siempre será la música, pero hay canciones en las que el mensaje se lleva todo el protagonismo. Es el caso de No te necesito, donde el letrista, fino y justo, es quien más se destaca en la canción.
Pero si Santiago se destaca, no podía faltar el momento en el que Nacho Maño, el productor del disco, hace lo propio. Reconocido por su labor en Presuntos implicados y realizador del anterior disco de Cruz, demuestra su pasión por el pop groove, junto a una letra de carácter positivo en Hasta entonces.

HOMENAJES E INFLUENCIAS
Como apasionado por la música, Santiago no puede dejar de mostrar sus influencias, como en La memoria de los sentimientos, que al escucharla es inevitable descubrir la gran cantidad de homenajes que en ella hace Santiago a la música británica. Un gusto del artista para el placer del oyente.

Con Nosotros nunca nos diremos adiós, el cantautor ibaguereño la tiene clara: encontró la canción con la cual cerrará una a una sus próximas presentaciones. Un tema con aroma a blues y que sin duda creó pensando en el encuentro con su público.

Para Lo que me quedó, trasladó buena parte del estudio de grabación al Café Mercedes, en pleno centro de Valencia (España), todo para beneficiarse del sonido de un maravilloso piano Steinway & Sons, el cual le da el alma a la canción. Excelente decisión al otorgarle cierto sabor a jazz.

Gracias a la música, Santiago ha podido establecer una relación con importantes músicos, como el cantaor español Antonio Carmona, a quien llamó para que lo acompañara en la canción Así ha sido mi vida, pero no para cantar sino para interpretar el cajón flamenco, del cual es un experto.

El guitarrista
Hay momentos en la vida de un cantautor en los que no es complaciente con su público, que siendo honesto consigo mismo dice lo que piensa, aunque sea un golpe o una bofetada como invitación a reaccionar frente a lo que está pasando en el mundo. Esto sucede con Hijos del calvario, una reflexión de la herencia de violencia que los colombianos cargamos hace décadas.

Tras oír esta canción se requiere una bocanada de aire fresco, con Dime cuándo y dónde, que es divertida, casi un jocoso reto, para luego pasar a Si no te vuelvo a ver, en la que la mayor parte Santiago Cruz interpreta su guitarra de cuerdas de nylon.

La última canción, con la cual cierra el disco, fue la primera que escribió para esta nueva producción. Se trata de La Promesa, que gira alrededor del eterno descontento que aqueja al ser humano, siempre pensando en lo que le falta sin detenerse y disfrutar de lo que ya tiene.

Es un trabajo discográfico con un sonido un poco más crudo, más directo de lo que fue Cruce de caminos; es la creación artística resultado de la unión del talento de Santiago Cruz y el trabajo y sabiduría de Nacho Maño… un encuentro creativo para rato.

Publicada por: Sergio Villamizar
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.