Jueves 11 de Octubre de 2018 - 01:44 AM

Bucaramanga vista desde la mirada de cinco niñas

A propósito de la celebración del Día Mundial de la Niña, que se conmemora hoy, Vanguardia Liberal reunió a cinco menores para preguntarles qué pensaban sobre Bucaramanga. Mediante dibujos, las pequeñas, entre los seis y diez años, expresaron los aspectos positivos y negativos de vivir en esta ciudad. Dos de ellas, generan alerta. Hablaron sobre problemas que viven en sus comunidades.

Comparta este artículo ›

Fabián Hernández / VANGUARDIA LIBERAL
Bucaramanga vista desde la mirada de cinco niñas
(Foto: Fabián Hernández / VANGUARDIA LIBERAL)

Les pedimos a cinco niñas que dibujaran cómo se ven en la ciudad. Los resultados no sorprendieron a los expertos que acompañaron este ejercicio que organizó esta semana Vanguardia Liberal.

Lea además: 280 familias están a punto de quedar incomunicadas

Tres niñas plasmaron imágenes que evidenciaron aspectos positivos de sus familias. Las dos menores restantes registraron problemas que perciben o viven a diario en sus comunidades. Violencia y discriminación llamaron su atención.

Esta actividad con las cinco niñas contó con el acompañamiento de trabajadoras sociales y psicólogas del programa Mujer y Equidad de Género, que dirige Isabel Ortiz, y el programa de primera infancia de la Alcaldía de Bucaramanga.

Dayanna Gutiérrez, trabajadora social de la Alcaldía de Bucaramanga, una vez escuchó y analizó los dibujos, explicó que en la ciudad se evidencia que las niñas están más expuestas a situaciones de vulnerabilidad como violencia, bullying y maltrato. “Son casos que no son tan visibles, pero que sí tienen incidencia en las menores”.

En varios sectores de Bucaramanga las niñas están en contacto con entornos difíciles. “El Centro es un sector muy sensible. Los niños desde muy pequeños se ven involucrados en la vida de los adultos, con vendedores ambulantes, trabajadores informales e incluso, con trabajadoras sexuales”, manifiesta Luisa Fernanda González, profesional de la Secretaría de Educación.

Ante esta realidad, la Secretaría de Desarrollo Social emprende acciones para prevenir el maltrato y el trabajo infantil a través de programas como Punto Social. Este año, la Oficina de primera infancia ha atendido alrededor de 100 casos de vulneración de derechos de niños y niñas.

Vanguardia Liberal presenta los dibujos y los argumentos de las niñas para pintarlos.

“A veces me siento ignorada”


* “Lo bonito de ser niñas en Bucaramanga es que contamos con una familia y no estamos solas. Lo malo, es que muchas veces a los más pequeños nos ignoran y nos alejan”, aseguró Mariela*, 9 años.

* De acuerdo con Dayanna Gutiérrez, trabajadora social del programa de primera infancia de Bucaramanga, este aspecto negativo refleja que a algunas niñas, muchas veces, no se les da la oportunidad de tener una participación en el núcleo familiar o en otros entornos como el colegio. “Es importante que los niños y niñas tengan espacios de autoreconocimiento y diálogo, que permitan que ellos puedan tener participación y tomar decisiones”.

 

“Dibujé lo que pasa en mi barrio”


* “El dibujo es de dos personas: Un policía y una señora triste. En esa casa mataron a alguien. Es algo que vi en mi barrio, y se ven muchos casos así en las noticias”, Carolina*, 7 años.

 Esta niña se tomó su tiempo y dedicación para hacer su dibujo. Fue una de las últimas en terminar su pintura. Parecía que desde que tomó el primer color tenía claro su dibujo. Mientras pintaba susurró: “A mí no me gusta que a las niñas las violen”. Luego siguió su trabajo.

Luisa González, profesional del programa de primera infancia de Bucaramanga, explicó que reciben varios casos de menores que provienen de entornos difíciles. “Esta pequeña, por ejemplo, empezó a ir a un espacio de recreación de la Alcaldía. Por medio de las dinámicas hemos identificado que varios niños y niñas exteriorizan situaciones de maltrato”. Cuando se identifican estos casos, se activa una ruta de atención al menor y acompañamiento a los padres.

 

“Debemos cuidar la ciudad”


* “Quise mostrar que lo bonito de vivir aquí es que tenemos una familia que nos quiere. Lo malo es que las niñas botan basura en las calles”, Mónica*, 7 años 

* “La buena relación familiar se evidencia en este dibujo. Que la niña identifique las basuras como un problema de Bucaramanga, es un llamado de atención para crear consciencia ambiental”, manifestó Dayanna Gutiérrez. De ahí, que el trabajo de promoción de cultura ciudadana se debe incentivar no solo en las aulas, sino desde el hogar.

 

“Me gusta vivir en Bucaramanga”

* “Ubiqué a Bucaramanga en el mundo. Siento que es el mejor lugar para vivir. Me gusta porque la gente se trata bien. Me siento segura en el lugar en que vivo”, Camila*, 10 años.

* Esta niña identificó la ciudad como un lugar agradable. Al igual que las otras dos pequeñas, relacionó a Bucaramanga con el medio ambiente. Para la profesional de primera infancia, Dayanna Gutiérrez, la asociación es un indicador del respeto por el medio ambiente que están aprendiendo los niños y niñas desde muy pequeños. “Esta actitud responde a lo que aprenden desde casa y a las campañas que reciben en los colegios”.

 

“Pinté los árboles”


* “Pinté el mundo, me dibujé y estos son los árboles de Bucaramanga”, Lorena*, 6 años.

 * Para Dayanna Gutiérrez este dibujo evidencia que desde muy pequeñas las niñas van creando una conciencia sobre el medio ambiente. “Cuando se le pidió que pintara a Bucaramanga, ella relacionó la ciudad con los árboles y medio ambiente. Desde una corta edad, los niños y niñas van creando un respeto y cultura ecológica. Eso es muy positivo”.

Publicidad
Publicada por: HEIDY KATHERINE ESPINOSA BECERRA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.