martes, 15 junio 2021
miércoles 03 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Acualago se va ahogando entre el abandono y la desidia

¿Quién responde por el mantenimiento de este lugar? ¿En manos de quién está? ¿Volverá a prestar servicio? Son algunos de los interrogantes que surgen al ver el estado en el que se encuentra uno de los íconos turísticos más importantes del área metropolitana. En Floridablanca exigen su atención.
Escuchar este artículo

Acualago, el parque acuático más importante del área metropolitana de Bucaramanca y del oriente colombiano, puesto en servicio en noviembre de 2014 tras una inversión que alcanzó los $33 mil millones, está en absoluto abandono. Desde el 18 de marzo de 2020 cerró sus puertas por las medidas de contención frente al COVID-19.

Ya han pasado más de nueve meses y a la única conclusión que se puede llegar es que también se quedó sin dolientes. En estos momentos no hay una voz oficial que confirme el estado financiero de este lugar, tampoco que diga qué pasó con los trabajadores que tras la pandemia suspendieron labores con salarios atrasados, ni que anuncie una fecha de reapertura.

Las atracciones, al menos 15, distribuidas en una extensión de 5,6 hectáreas, están afectadas por su desuso. Se han descolorido y con certeza no se sabe si son aptas para usarlas nuevamente. Las piscinas se mantienen con agua estancada de color verdoso y marrón que con el paso del tiempo quedaron convertidas en un foco de proliferación de zancudos.

El cerramiento, por fortuna, se mantiene en buen estado; sin embargo, la vegetación de la zona verde que lo rodea está crecida y amenaza con carcomer todo lo que encuentre a su paso.

Quienes viven cerca a este lugar son los más preocupados con el escenario, y ya no saben a quién o a qué ente acudir para que sean escuchados.

“Acualago siempre nos ha traído dolores de cabeza, desde su construcción. Ahorita por lo que sufrimos es por la gran cantidad de zancudos, cucarachas y los malos olores que generan las aguas represadas”, señaló uno de los residentes del sector.

Sin embargo, este es un comentario que se multiplica entre la gran mayoría de habitantes de los barrios y conjuntos residenciales aledaños.

María Daniela Vega Uribe, habitante de Lagos III, expresó que “desde que inició la pandemia no les han hecho mantenimiento a las piscinas y están sucias. Eso ha traído muchos zancudos y a veces emanan malos olores”.

Jamir Saavedra Olaya, presidente de la Junta de Acción Comunal de Lagos I, por su parte indicó que “hemos tratado de coordinar con el alcalde Miguel Moreno para buscarle alguna solución a este parque que, desde que cerró, no ha tenido ningún tipo de intervención. Hay muchos mosquitos, malos olores. Acualago es un problema para los habitantes de Lagos”.

Julieth Patiño Buitrago, habitante de Lagos III, indicó que “las piscinas tienen un moho encima y se ven café, en los toboganes hay charcos de agua y ahí es donde nacen los criaderos de zancudos; a veces huele mal. En agosto pasado había dado a conocer el caso porque a mi hija tenía muchas picaduras. Desde ese momento solo puedo abrir las ventanas en la mañana”.

Entre tanto, Jorge Contreras, perteneciente a la Junta de Acción Comunal de Lagos I, acotó que “es impresionante la proliferación de los zancudos. Nos preocupa también el estado del lago porque si no les dan importancia a las piscinas, mucho menos a ese cuerpo de agua”.

Lea también: En marzo inicia instalación de la red de monitoreo de olores ofensivos y calidad del aire en Bucaramanga

¿Alguna respuesta oficial?

Vanguardia intentó comunicarse en varias ocasiones con quien reconoció ser el administrador del parque, pero luego de decir que sí daría una entrevista al medio, las llamadas y los mensajes no fueron contestados.

Asimismo, se trató de establecer comunicación con la Secretaría de Salud de Floridablanca, pero no fue posible. Sin embargo, se pudo conocer que el año pasado, ante estas quejas, realizó varias intervenciones de control biológico. Una fue en mayo de 2020, donde se llevó a cabo la siembra de peces guppies, pues tan solo uno puede devorar entre 50 y 60 larvas en un día.

En julio de 2020, funcionarios de esta misma dependencia realizaron una nueva visita y confirmaron que las piscinas del centro acuático no son criaderos de vectores, aunque esa vez encontraron vectores en depósitos artificiales como son los cuartos de máquinas, canecas y residuos.

Las alcaldías de Floridablanca y Bucaramanga indicaron que frente a la situación del parque no se pueden pronunciar porque pertenece a un privado.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también