jueves, 26 noviembre 2020
lunes 19 de octubre de 2020 - 10:35 AM

Con agradecimiento y tristeza comunidad católica despide al padre Mauricio Rincón

En la madrugada del pasado domingo, el padre Mauricio Rincón Stella perdió la batalla contra el COVID-19. Hay consternación en la comunidad católica de Bucaramanga por el fallecimiento de este líder ejemplar.
Escuchar este artículo

La iglesia católica se encuentra de luto por la muerte del presbítero Mauricio Rincón Stella, quien desde hace dos años colaboraba en la parroquia Sagrado Corazón de Bucaramanga, más reconocida como la iglesia de San Pedro, ubicada sobre la calle 45 con carrera 27 A.

El padre, con una trayectoria de más de 30 años al servicio de los feligreses, falleció pasadas las 5:00 a.m. del pasado domingo.

El párroco Misael Meza explicó que su colega y amigo sufrió una neumonía bacteriana, secuela del COVID-19, que lo mantuvo algunos días internado en una Unidad de Cuidados Intensivos. “Estamos tristes por esta noticia y extrañaremos al padre Mauricio en nuestra parroquia. Desde el año 2018 nos prestó un servicio maravilloso con las confesiones y las celebraciones eucarísticas. Lo encomendamos con cariño al Señor en agradecimiento por su vida”.

Lea también: Reportan 249 nuevos contagios y nueve muertos más por COVID-19 en Santander.

Capilla móvil

Uno de las obras por las que sobresalió Rincón Stella fue la creación de una capilla móvil, para llegar hasta las poblaciones más vulnerables de la ciudad. Esta iniciativa se llamó Proyección Apostólica Misionera y su propósito era llevar la eucaristía a las zonas apartadas que no contaban con un recinto para su celebración.

De esta forma, una camioneta donada por una institución alemana recorrió toda la ciudad en servicio de la misión sacerdotal. El vehículo contaba con alumbrado propio, un altar, sonido y los demás elementos necesarios para las ceremonias.

Esta idea sirvió de inspiración para que esta experiencia se replicara en otras regiones del país. Es así como este proyecto pionero dirigido por Rincón se convirtió en todo un movimiento laical.

Esta acción se materializó tras la visita que hizo el papa Juan Pablo II a Bucaramanga el 6 de julio de 1986, como compromiso de los laicos para descubrir su vocación y contribuir a la evangelización de la iglesia.

Condolencias

Las honras fúnebres de Mauricio Rincón se realizan en la Funeraria San Pedro y su sepelio se llevará a este lunes 19 de octubre a las 3:00 p.m. en el Cementerio Jardines La Colina. Quienes deseen, puede seguir la transmisión en directo a través de este link.

Con profundo dolor la iglesia Sagrado Corazón de Bucaramanga recuerde a Rincón por su generosa labor. “Hacemos extensivas nuestras más sentidas condolencias a su familia, amigos e iglesia en general. Nuestros pensamientos y oraciones están con todos ellos y que el Señor lo acoja en su gloria”, señaló la parroquia en un comunicado.

El próximo viernes 23 de octubre, a las 4:00 p.m., se celebrará una misa en su memoria que será transmitida de manera virtual, a través de las redes sociales de la iglesia, para que todos los allegados a Rincón acompañen este homenaje. Este templo aún no ha abierto sus puertas al público.

A su turno, el arzobispo de Bucaramanga, Ismael Rueda Sierra, destacó las labores desempeñadas por el padre Mauricio. “Compartió su ministerio sacerdotal, con particular convicción por el compromiso misionero, la conformación de comunidades eclesiales y la dedicación incansable al sacramento de la Confesión, virtudes entre otras, de las cuales dio testimonio en las parroquias a su cargo y en las demás responsabilidades a él confiadas”.

Roque Julio Quintero Rueda, párroco de San Laureano, recuerda a Mauricio Rincón como un gran compañero, pues antes de la pandemia se acercaba todos los viernes a confesar a los creyentes que se acercaban a este iglesia ubicada en el Centro de la ciudad. “Desde la segunda semana de marzo no volvió por el tema de coronavirus. Fue un gran servidor en la Arquidiócesis de Bucaramanga y fue vicario episcopal en representación del Obispo en la zona del Espíritu Santo. En los últimos años fue un gran confesor en diferentes templos”.

Mauricio Rincón duró internado aproximadamente tres semanas en una clínica del sur del área metropolitana de Bucaramanga. Se desconoce cómo adquirió el coronavirus, pues él no residía en la parroquia Sagrado Corazón de Bucaramanga, sino en una vivienda.

$!Con agradecimiento y tristeza comunidad católica despide al padre Mauricio Rincón
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.