sábado, 27 febrero 2021
martes 19 de enero de 2021 - 12:00 AM

Educadores de Santander se niegan a volver a las aulas “sin haber condiciones”

Rectores y docentes temen que los contagios se puedan salir de control. Advierten que ya van más de 40 muertes en el profesorado y sus familias en Santander, sin haber regresado de nuevo a las sedes educativas.
Escuchar este artículo

Un sector de los maestros y de los directivos de colegios oficiales en Santander considera que es “apresurado” e “irresponsable” iniciar la aplicación del modelo de alternancia justo en estos momentos, cuando la región afronta el segundo pico de la pandemia.

Además de temer un posible repunte en los contagios y el impacto negativo que tal situación generaría en la salud de los santandereanos, a los educadores también les preocupan presuntas repercusiones legales que puedan haber en su contra como demandas por parte de padres de familia a raíz de estudiantes enfermos de COVID-19.

Lea también: Colegios de Santander iniciarán la alternancia desde febrero

Ya se adelantan los preparativos finales para la adopción de los protocolos requeridos para el modelo de alternancia en los planteles escolares, a pesar de que los mismos rectores incluso señalan la existencia de problemas en sedes como humedad y filtraciones, por citar solo algunos.

En otras instituciones los recursos recién entregados por el gobierno fueron insuficientes para llevar a cabo las adecuaciones requeridas, y en estos momentos se las ingenian para ver cómo pueden implementar las medidas establecidas para el regreso seguro a las aulas.

Tras el anuncio de la Secretaría de Educación Departamental de iniciar la alternancia a partir del próximo 1 de febrero en los 82 municipios no certificados, educadores alzaron su voz de protesta y solicitaron a padres de familia no enviar a sus hijos al colegio si el plantel no garantiza el cumplimiento de protocolos y normas sanitarias.

El Sindicato de Trabajadores del Sector Educativo en Santander, SES, también llamó al profesorado a una “desobediencia civil” si no se brindan las garantías mínimas para comenzar con la alternancia.

Germán Albeiro González, presidente del SES, manifestó que “actualmente que tenemos una Alerta Roja en nuestra red hospitalaria se motiva el regreso a clases y con ello se pone en riesgo la vida de los estudiantes y sus núcleos familiares, e igualmente del Magisterio santandereano...Ya tenemos aproximadamente 40 docentes muertos.

“En las instituciones educativas se carece de unidades sanitarias, de agua potable y de personal para hacer los protocolos... aún hay mucha incertidumbre”, agregó González.

Es importante precisar que, de acuerdo con lo aclarado por María Eugenia Triana, secretaria de Educación de la Gobernación de Santander, no es obligatorio que los padres envíen a sus hijos a las aulas. Quienes estén de acuerdo con el inicio de la alternancia deberán firmar un consentimiento.

Igualmente, la funcionaria precisó que dicho modelo educativo se pondrá en marcha solo en aquellos municipios en donde el virus lo permita y no registre altos índices, y en las sedes que tengan la dotación, la infraestructura y la logística 100% lista para la aplicación de los protocolos.

“Estamos analizando”

Vanguardia habló con un docente de uno de los colegios públicos más grandes de San Gil, quien informó que “la consigna de la Secretaría de Educación es que volvamos en alternancia pero, así como está el virus, lo veo muy difícil, no hay condiciones. A la institución le prometieron unas dotaciones, pero hasta ahora solo ha llegado la mitad de insumos. Hasta el momento las directivas del colegio no nos han obligado a asistir de forma presencial, rectoría es consciente de lo compleja que está la situación.

En el colegio Juan Cristóbal Martínez, ubicado en Girón, la comunidad educativa tiene más de cinco años solicitando el arreglo de una placa de concreto que tiene filtraciones. Padres y docentes temen un posible colapso de la estructura, y también les preocupan los riesgos sanitarios que derivan de la humedad.

Nancy Carrillo, rectora del Juan Cristóbal Martínez, denunció que “el colegio tiene fisuras en la placa y goteras, no tenemos baños suficientes para los estudiantes (cerca de 1.800) y los que tenemos están dañados... No tenemos condiciones para iniciar una alternancia progresiva y segura. Estamos a la espera de unos recursos que anunció la Alcaldía para hacer arreglos”.

De acuerdo con lo informado por la Secretaría de Educación de Santander, antes de que se apruebe la puesta en marcha de la alternancia en determinado colegio, primero se verificará el cumplimiento de los protocolos, tanto en planteles privados como en oficiales.

Presentaron plan a rectores de Bucaramanga

La Alcaldía de Bucaramanga informó que ya socializó con los rectores de planteles oficiales el Plan de Alternancia Institucional, mediante el cual se establecieron medidas como un aforo máximo del 30% en las sedes escolares.

El paso a seguir es que las directivas de colegios públicos y privados presenten oficialmente a la secretaría de Educación Municipal la forma en la cual adoptarán los protocolos definidos.

Los rectores deberán entregar datos como por ejemplo la cantidad de estudiantes y profesores vinculados, revisión de infraestructura y dotación, entre otra información.

Ana Leonor Rueda, secretaria de Educación de la Alcaldía de Bucaramanga, indicó que “ya hicimos entrega de elementos como lavamanos portátiles, dispensadores de jabón, tapetes y termómetros láser. También contamos con los productos de aseo y desinfección necesarios”.

Según lo informado, a partir del 25 de enero próximo se iniciarían la aplicación del modelo de alternancia en Bucaramanga.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.