miércoles, 03 junio 2020
lunes 30 de marzo de 2020 - 12:00 AM

El departamento busca blindarse ante el peor escenario

La Gobernación de Santander sigue en la evaluación de los lugares que, en el área metropolitana de Bucaramanga, podrían habilitarse como si fueran un entorno hospitalario para facilitar la atención de pacientes que sean diagnosticados con el virus, sin que su estado de salud sea crítico.
Escuchar este artículo

El crecimiento exponencial de casos por COVID-19 que podría sobrepasar la capacidad instalada en clínicas y hospitales, se convierte en uno de los desafíos más grandes para el sistema de salud del departamento.

Si bien, todo dependerá del comportamiento de la pandemia, Santander busca la manera de dar un paso adelante y así pasar uno de los exámenes más difíciles de la historia. Es por esta razón que el gobernador Mauricio Aguilar Hurtado, junto con su equipo de trabajo, intentan establecer un plan para garantizar la mejor atención de los pacientes, sin poner en riesgo la salud de otras personas.

No se trata solo de la consecución de insumos y elementos de bioseguridad que escasean en todo el territorio nacional, sino de la posible adaptación de espacios de aislamiento para ampliar, con más de 900 camas, la capacidad en atención hospitalaria.

A la fecha, según se pudo establecer, se han visitado cerca de cinco lugares en todo el área metropolitana de Bucaramanga. Vanguardia, a continuación, se los presenta uno a uno.

Sin embargo, se prevé que el recorrido para inspeccionar otros tantos no se detendrá, teniendo en cuenta que son varias las solicitudes que se tienen sobre infraestructuras que podrían cumplir con los requerimientos para fortalecer la forma en cómo se responderá ante esta enfermedad altamente infecciosa.

Neomundo

El departamento busca blindarse ante el peor escenario

Valentina Mantilla, gerente del Centro de Convenciones Neomundo, fue quien tomó la iniciativa de disponer de este lugar, ante una medida de contingencia, para el aislamiento de las personas afectadas por COVID-19 en todo el departamento.

Posterior a este llamado, funcionarios de la Gobernación de Santander, específicamente de la Secretaría de Salud, realizaron una inspección del área, con el fin de emitir un concepto técnico de si era viable o no utilizarla para este fin.

Neomundo está ubicado en el barrio Tejar de Bucaramanga, cuenta con un auditorio, cuya área es de 500 metros cuadrados; un Gran Salón, de 1.800 metros cuadrados; un Salón Mega, de 1.326 metros cuadrados; un Salón Múltiple, de 690 metros cuadrados; un Salón Social, de 232 metros cuadrados; una vitrina comercial, de 1.400 metros cuadrados; una vitrina comercial, de 1.400 metros cuadrados; un Salón Ejecutivo, de 110 metros cuadrados; y una Columnata, de 2.170 metros cuadrados.

De acuerdo con información suministrada, el propósito es que se adecuen tres de estas áreas: el Gran Salón, el Salón Mega y el Salón Múltiple, donde se podrían albergar entre 600 y 700 personas. El Salón Social, la Sala de Prensa y el patio de maniobras también se facilitarían, incluso se habló de cuartos aislados para el personal médico.

Clínica Materno Infantil y sede UIS

El departamento busca blindarse ante el peor escenario

La Clínica Materno Infantil y la sede de la Universidad Industrial de Santander son dos infraestructuras nuevas que se construyeron en predios de la Antigua Licorera de Santander.

El gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, fue el primero en contemplar la Clínica Materno Infantil como zona de aislamiento, aunque reconoce que no se cuenta con la dotación.

Así que frente a esta gran limitante confirmó que ya se le solicitó al Ministerio de Salud “el apoyo con $5 mil millones para la dotación de equipos biomédicos y camas para la Clínica Materno Infantil de Floridablanca, ante la emergencia del COVID-19”.

Esta infraestructura, que aún no ha abierto sus puertas, fue construida con recursos del Gobierno Departamental y será operada por la E.S.E. Hospital San Juan de Dios de Floridablanca. Es la primera unidad materno infantil pública del área metropolitana con capacidad para 72 camas, una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal, dos modernos quirófanos, una sala de partos, consulta externa y sala de urgencias, entre otros servicios.

Con respecto a la Sede UIS, se trata de una infraestructura conformada por cuatro niveles de sótano, cuatro pisos, cerca de 38 aulas y ocho laboratorios, baterías sanitarias, biciparqueaderos, parqueaderos, biblioteca, rampas de desplazamiento, ascensores, áreas administrativas y auditorio.

Zona de aislamiento del HUS

El departamento busca blindarse ante el peor escenario

La E.S.E. Hospital Universitario de Santander, con ayuda de la Fundación Acnur y la Gobernación de Santander, fue el primero en dar un paso al frente con la adecuación de una zona de triage y aislamiento para personas sintomáticas respiratorias o con posible diagnóstico de COVID-19.

Los espacios, que están en la parte de los parqueaderos, fueron diseñados de acuerdo con los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de salud y Protección social.

El único propósito de esta iniciativa es que los pacientes con síntomas respiratorios que requieran la atención de urgencias ingresen por una zona diferente, donde encontrarán una sala de espera con la distancia requerida, para evitar poner en riesgo a las demás personas.

De acuerdo con información suministrada por la institución, la zona de aislamiento y de triage cuenta con todos los dispositivos médicos requeridos para la atención integral de estos pacientes.

Además, el personal de salud que atiende esta zona cuenta con los elementos de protección necesarios para su seguridad. En caso de que alguien requiera hospitalización por el virus se activará el protocolo de aislamiento.

Ciudad del Niño

El departamento busca blindarse ante el peor escenario

La Ciudad del Niño fue el lugar que recién se inspeccionó para la posible atención de una emergencia. La Administración Departamental no lo descarta ante un masivo de contagio por COVID-19.

La Ciudad del Niño está ubicada sobre la carretera antigua, a la altura de Altos de Bellavista, en Floridablanca. Se creó para ofrecer una alternativa de intervención a niños y adolescentes, entre los 7 y 14 años, que por alguna razón de carácter familiar no pueden permanecer en el hogar dado su actual situación de peligro o vulnerabilidad.

En un programa con convenio con la Alcaldía de Bucaramanga, de modalidad semi internado, se atienden a unos 200 menores pertenecientes a los estratos uno y dos de la capital santandereana.

DATO: En el Hospital Local del Norte y en la Uimist, en Bucaramanga, se adecuaron carpas de aislamiento para personas sospechosas de contagio por Coronavirus.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.