martes, 02 junio 2020
lunes 02 de marzo de 2020 - 6:00 PM

Estas son las cuatro personas que aún permanecen desaparecidas por la tragedia en Piedecuesta

Han pasado cinco días desde que ocurrió la tragedia en Piedecuesta y aún faltan por aparecer cuatro personas. En una lucha contra el tiempo, las autoridades buscan desesperadas a dos mujeres, un hombre y una niña.
Escuchar este artículo

Ingrid Tatiana Hernández Celis, Isorina Lizarazo, Alejandro Reyes Lizarazo y dos menores de edad permanecen desaparecidos tras la tragedia de Piedecuesta. En total son cinco las personas de las que aún se desconoce su paradero. Sin embargo, aunque las labores de identificación no han concluido, el pasado sábado en la mañana apareció el cuerpo de un niño que se presume es el hijo mayor de Andrés Jaimes e Ingrid Tatiana Hernández. El pequeño de 5 años fue arrastrado junto a su familia en la vereda El Guamo y en la zona no se reporta la desaparición de ningún otro menor de edad y las características del cuerpo hallado indicarían que se trata de un menor, varón, entre los 5 y 10 años.

Por su parte, en la vereda Boquerón la familia Reyes Lizarazo perdió a tres miembros pero aún no encuentran a dos de ellos, doña Isorina y Alejandro.

Los operativos de búsqueda en los que participan unidades de Bomberos de los diferentes municipios del departamento, la Defensa Civil, Ponalsar, el Ejército, y familiares y amigos de los desaparecidos, se extienden desde el sitio de la avalancha por el caudal del Río de Oro a su paso por Piedecuesta, Girón y el Norte de Bucaramanga hasta la desembocadura en el Río Suratá, por zona rural de Girón y Rionegro hasta la represa.

A las labores de unieron dos binomios de Bomberos de Antioquia, quienes con caninos especializados buscan en el lodo en el sitio de la avalancha, pues según las autoridades hay más de dos metros de profundidad lo que ha dificultado las labores de rescate.

Estas son las cuatro personas que aún permanecen desaparecidas por la tragedia en Piedecuesta

Ingrid Tatiana Hernández Celis

Nació en Lebrija hace 21 años, es la tercera de los 5 hijos de doña María Eugenia Celis y vivió con su familia en la vereda Rayitos del municipio Piñero hasta hace 5 meses cuando junto a su esposo Andrés y sus tres pequeños hijos de 5 y 2 años y 8 meses vinieron a vivir a la vereda El Guamo de Piedecuesta en donde trabajaban en una granja avícola.

A Ingrid la describen sus allegados como una mujer trabajadora entregada a su hogar y a su familia. “Se le medía a todo y le ayudaba mucho a Andrés en lo que fuera” aseguro Katerine su prima.

Estas son las cuatro personas que aún permanecen desaparecidas por la tragedia en Piedecuesta

Isorina Lizarazo

Pese a su gran carácter, a doña Isorina le sobró amor para cada uno de sus 10 hijos a quienes les demostraba el cariño con atenciones. Nació y creció en La Mesa de Los Santos en donde formó un hogar con don Alejandro Reyes y allí vivieron hasta hace 13 años, cuando se mudaron a la vereda Boquerón en Piedecuesta. Actualmente la pareja vivía con tres de sus hijos que estaban en condición de discapacidad.

Dola Isorina es descrita como una buena persona, servicial y colaboradora, apreciada por familiares y vecinos.

Estas son las cuatro personas que aún permanecen desaparecidas por la tragedia en Piedecuesta

Alejandro Reyes Lizarazo

El 9 de los 10 hijos de don Alejandro y doña Isorina, aunque tenía algunas limitaciones para caminar era trabajador e independiente. Actualmente se ganaba la vida como domiciliario en Piedecuesta. “Había días en que él mismo podía prender la moto, otras veces tenía que pedir ayuda para hacerlo” afirmó su cuñada Elizabeth.

Era callado y bastante reservado, sin embargo en su trabajo se había ganado el aprecio de mucha personas con su forma de ser y su espíritu de servicios.

Los dos menores

Los dos hijos mayores de la familia Jaimes Hernández 5 y 2 años, son descritos como pequeños alegres y humildes. El más grandecito cursaba preescolar en una escuela rural cercana a la vivienda donde residían en la vereda El Guamo, le gustaba jugar en la quebrada y era cariñoso con sus hermanos menores. La pequeña de apenas 2 años llenaba de mimos a su hermanito de 8 meses a quien le cantaba con frecuencia y jugaba con él. Eran muy unidos como hermanos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.