domingo, 13 junio 2021
jueves 06 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Gremios, autoridades y ciudadanos hacen un llamado a la mesura

Jóvenes, comerciantes, autoridades y representantes de diferentes sectores de la sociedad, desde esta página, instan por el respeto, por el diálogo y por la realización de marchas pacíficas que no pongan ‘en jaque’ a la ciudad.
Escuchar este artículo

Teniendo en cuenta que los disturbios que se han desatado, tras las manifestaciones públicas adelantadas durante los últimos días, han dejado una estela de destrucción en muchos establecimientos comerciales, entre ellos los de la carrera 33, los gremios, las autoridades, los jóvenes y en general los dueños de negocios les hacen un llamado a la mesura a los promotores del paro.

Los comerciantes de la carrera 33, la zona más golpeada con la marcha del pasado martes, aseguraron que además de los cierres y las restricciones, “se suman el vandalismo con sus saqueos y agresiones a nuestras plantas físicas, la desobediencia social y la delincuencia”.

Ellos hacen “un llamado a la calma y a la sensatez” y aseguran que, “sin necesidad de oponerse a futuras marchas, es preciso el respeto por los bienes ajenos”.

Además ven como preocupante el primer balance entregado por Fenalco Santander, que entre otras cosas, habla de daños en más del 80% en los establecimientos por donde se han movilizado las marchas, siendo la carrera 33 la más afectada.

Desde la Federación Nacional de Comerciantes se rechazaron los hechos vandálicos que se vienen registrando al término de las marchas en el Paro Nacional.

Alejandro Almeyda, director de Fenalco en nuestro Departamento, indicó que las pérdidas solo en fachadas superan los 3 mil millones de pesos.

Vale agregar que todos los gremios en Santander se han unido para pedirle a la gobernación y alcaldías solución a estos hechos que han venido afectando a los empresarios.

Según Juan Pablo Remolina, director ejecutivo de Prosantander, “no se nos puede olvidar que estamos enfrentando una de las peores crisis que ha vivido Colombia en buena parte de su historia, producto de la pandemia. Las consecuencias en Santander han sido devastadoras: más de 3.700 fallecidos por la COVID-19, cierres masivos de empresas, más de 157.000 desempleados y más de 800.000 personas en situación de pobreza”.

“El malestar es generalizado y entre todos debemos unirnos para hacerle frente a este desafío con grandeza y solidaridad. La angustia, el miedo, la incertidumbre y la desesperación no se combaten con odio, ni con violencia ni con el caos. Es alarmante que producto de las manifestaciones, los hospitales se están quedando sin abastecimiento de oxígeno”, añadió el líder gremial.

Y agregó: “vandalizan la universidad pública, las estaciones de transporte masivo, locales comerciales, etc... Con la misma fuerza con la que se debe proteger la protesta pacífica, se debe condenar el vandalismo. Están en juego la vida, la salud, el trabajo y las libertades. El llamado es a la unión alrededor del respeto, el diálogo y al cese de la violencia”.

¿Cómo ve las protestas y cuál sería una posible solución a las manifestaciones?
Julián García, miembro Asociación Colombiana Médica Estudiantil: “Estas protestas llegaron a un punto de no retorno. La única forma en que terminarían, ya no con ‘contentillos’ como en el pasado, sería cambiar el modelo neoliberal y la financiación a los grandes capitales internacionales, como pretende hacer el gobierno con dineros públicos de la salud”.
Ánderson Arboleda, universitario: “Protestamos ante un Gobierno Nacional que no es capaz de tener rienda sobre un país. Salimos porque hay pocas oportunidades laborales, porque somos nosotros los que no tenemos acceso a la educación. Buscamos un mejor futuro para nosotros, para nuestras familias y nuestros futuros hijos”.
Dennisse Velandia, comerciante perjudicada: “Estoy de acuerdo que manifestemos nuestro inconformismo, pero sin generar disturbios ni vandalismo. La alternativa es que nuestro gobierno busque otras medidas para poder dar solución a todas nuestras problemáticas, el gobierno es el único que puede ponerles fin a estas protestas”.
Wilson Ferrer, CUT Santander: “Desde noviembre de 2019 el gobierno nos ha tomado el pelo y no ha atendido las demandas del pueblo. Estamos dispuestos a dialogar, pero hasta tanto se garantice la protesta social y no se agreda a los manifestantes. Debe cambiar el modelo económico y la estructura del Estado, y el despilfarro de recursos”.
Brigadier General Javier Martín, comandante Policía Metropolitana: “Es de reconocer que la mayoría de los manifestantes ha tenido un excelente comportamiento. El vandalismo es un absurdo en el marco de la protesta social, digno de rechazo y exclusión en la manifestación pública. Los vándalos opacan el espíritu constitucional de la protesta”.
Mauricio Aguilar, gobernador de Santander:
“Personas que se han infiltrado en la protesta no representan el sentir de la manifestación. Es momento de darle cabida a la construcción colectiva, al diálogo y al respeto por el otro. Todos los sectores debemos trabajar en generar inversión social y grandes desarrollos, dejando atrás la afiliación política”.
Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga: “Tenemos garantías para ejercer la protesta pacífica. Rechazo categóricamente cualquier acto violento, vandálico o delictivo. Desde la Alcaldía seremos garantes del diálogo e invitamos a la ciudadanía a expresar sus opiniones, denuncias y propuestas a través de la cuenta de Twitter @DialogoBGA”.
OTRAS VOCES
Danovis Lozano:
Concejal
“El diálogo es la mejor estrategia para solucionar cada uno de los problemas. Intentamos siempre que las marchas sean pacíficas , que a través de la música y la cultura el Gobierno sepa que el pueblo está cansado”.
Albeiro Vargas:
Vocero de los
adultos mayores
“El respeto, la mesura y sobre todo la comunicación son claves en todo este proceso. Necesitamos limar asperezas, dialogar y no atentar contra bienes ajenos. Se puede marchar, pero siempre en paz”.
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también