sábado, 19 junio 2021
miércoles 26 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Inicia vacunación para mayores de 40 años con comorbilidades

Santander también le pone acelerador a la inmunización contra el coronavirus. Conozca cómo se desarrollará la aplicación del biológico desde hoy y cuál es el actual comportamiento epidemiológico.
Escuchar este artículo

Si usted tiene entre 40 y 49 años de edad y estaba esperando el turno para vacunarse contra el SARS-CoV-2, preste mucha atención a la siguiente información.

El Ministerio de Salud y Protección Social confirmó en las últimas horas que, desde este miércoles 26 de mayo, se habilitan nuevos grupos poblacionales, priorizados en la etapa 3 del Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19, para que inicien su proceso de inmunización.

Se trata de la población entre 40 y 49 años de edad con comorbilidades y por agendamiento. Y de adultos entre 50 y 54 años de edad, con y sin comorbilidades.

Las comorbilidades, precisó el ministro de Salud, Fernando Ruiz, son las que se encuentran especificadas en el Decreto 466 de 2021.

En ese sentido, serían las personas con enfermedad hipertensiva, enfermedad isquémica aguda del corazón, insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas, enfermedad cerebrovascular, diabetes, insuficiencia renal, VIH, cáncer, tuberculosis, EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), asma, obesidad grado I, II y III (Índice de Masa corporal mayor a 30), desórdenes neurológicos y Síndrome de Down.

Asimismo, inmunodeficiencia primaria, esquizofrenia, trastorno esquizotípico y trastornos de ideas delirantes, autismo, trastorno bipolar, fibrosis quística, y discapacidad intelectual y otros trastornos mentales debidos a lesión o disfunción cerebral o a enfermedad somática. También se incluyó a quienes estén en lista de espera de trasplante de órganos vitales y post trasplante de órganos vitales.

La postulación de esta población con comorbilidades, dijo el ministro, “será cargada directamente por las EPS”.

Los docentes de educación básica y media, Policía y Fuerzas Militares, fueron otros de los admitidos en esta nueva ronda, pero el proceso avanzará de acuerdo con la ejecución que haga cada uno de los regímenes especiales que los cobija.

Entre tanto, los adultos entre 55 y 59 años de edad pueden recibir la vacuna contra el COVID-19, sin agendamiento, lo que quiere decir que las personas que estén en este grupo etario puede asistir a cualquier de los puntos de vacunación masiva para que les sea suministrada la respectiva dosis.

Cabe aclarar que las personas, deben estar priorizadas en el portal Mi Vacuna https://mivacuna.sispro.gov.co/MiVacuna?v1

Más vacunas

En las últimas horas, la Gobernación de Santander confirmó que, atendiendo las directrices del Gobierno Nacional, se empezará a la vacunar a la población anteriormente señalada y se continuará con las etapas anteriores.

De hecho, al Centro de Acopio Departamental llegaron 36.698 vacunas de Sinovac segunda dosis y 38.610 más de la farmacéutica Pfizer.

A corte del 24 de mayo, el departamento ha recibido 587.111 dosis, de la cuales 505.815 ya fueron distribuidas entre las diferentes localidades.

Santander superó los 10 mil casos activos de COVID-19

A corte del 24 de mayo, en el país se tenían 107.430 casos activos de SARS-CoV-2. El 9,9%, de este total, se concentraba en Santander.

Según fecha de inicio de síntomas, afirmó el Ministerio de Salud y Protección Social, se podría estar iniciando descenso nacional de casos COVID-19. El tamaño de los picos de Bogotá, Cundinamarca, Santander y Boyacá marcará la duración de ese descenso.

En este departamento, se han notificado 125.353 contagios, desde que inició la pandemia. Hasta el lunes, 380 personas con el virus activo se encontraban en Unidades de Cuidados Intensivos, debido a la gravedad de su estado de salud; entre tanto, 586 permanecían en hospitalización por sintomatología moderada y 9.773 más en casa por sintomatología leve.

En estos momentos, dice Laura Rodríguez, doctora en Epidemiología y profesora del Departamento de Salud Pública de la Universidad Industrial de Santander, la incidencia de casos en esta zona del territorio nacional es la más alta que se ha tenido, en términos de velocidad del contagio, debido a la cantidad de notificaciones en corto tiempo.

“Es un solo día podemos tener registro de más de 900 casos que se detectan o que inician síntomas. A veces los conteos que se publican, con base en las cifras que da el Ministerio de Salud y Protección Social, superan los mil casos, pero esa es una información que viene con rezagos”, comunicó.

La afectación, se presenta más en hombres que en mujeres. Sin embargo, cada vez hay mayor participación de las mujeres. De hecho, en los casos activos que se tienen, por ejemplo, hay 5.589 mujeres y 5.150 hombres.

Con respecto al grupo etario, Rodríguez precisó que las notificaciones vienen disminuyendo en el rango de 50 a 80 años, quienes son los que representan la mayor mortalidad.

“Es un momento de la ola epidémica diferente porque se une la crisis sanitaria con la crisis social que dificulta la entrega de insumos hospitalarios vitales para la atención de los pacientes y eso hace que tengamos ese panorama complejo”, acotó.

Sobre el comportamiento epidemiológico, además de la velocidad del contagio, dice Rodríguez, se hace necesario mirar que hay mayor cantidad de ciudadanos infectados y esto ya se está viendo reflejado en la ocupación de unidades de cuidados críticos, así como en los servicios de urgencias y hospitalización.

Precisamente, el lunes, la Secretaría de Salud Departamental expidió una circular para las entidades administradoras de planes de beneficios e instituciones prestadoras de servicios de salud sobre el manejo de los usuarios, debido a la alta ocupación hospitalaria. Se dispone solo del 2,27% del total de camas destinadas a UCI.

Para los epidemiólogos, en este punto de la pandemia, es importante que los diagnósticos se den a tiempo. En el caso de Santander, el tiempo del reporte al usuario sigue siendo mayor a siete días en 50% de los casos.

La estrategia Prass también es fuertemente criticada porque no se está implementando de la mejor manera. Por ejemplo, allí se ha establecido que debe haber entre cuatro y cinco contactos identificados por cada caso positivo y, por el momento, la razón es de 1,5.

Lo anterior quiere que decir que no se está llegando ni al 20% del total de los contactos que se debían identificar. Entonces si se lograran identificar el número total de contactos, precisan, se podría controlar de manera más eficiente el crecimiento de la pandemia.

$!Inicia vacunación para mayores de 40 años con comorbilidades
Alerta en Santander

De acuerdo con el último boletín epidemiológico publicado por el Instituto Nacional de Salud, entre el 1 de enero y el 20 de mayo de 2021 se han confirmado por laboratorio 1.184.470 casos y 32.315 muertes por COVID-19, en Colombia. La incidencia es de 2.351,42 casos por cada 100 mil habitantes.

A la fecha, el 6,1 % de los casos se encuentra activo, en gran medida, procedente de Antioquia con el 20,6% de participación, Bogotá con el 20,4%, Cundinamarca con el 7,6%, Santander con el 7,2 %, y Valle del Cauca con el 5,2%.

La incidencia nacional de casos activos es de 143,27 casos por cada 100 mil habitantes. El municipio con la mayor tasa es Contratación, en Santander, que llegó a los 648,82 casos por cada 100 mil habitantes. En ese orden, le sigue Monguí, en Boyacá, con 605,77; Jordán, en Santander, con 598,80; San Andrés con 473,59 y Bojacá, en Cundinamarca, con 450,77.

En el documento, se subrayó que entre el 18 de abril y el 15 de mayo, se notificaron 297.955 casos de Coronavirus, lo que conllevó a registrar una incidencia de 626,39 casos por cada 100 mil habitantes, una tasa de mortalidad de 24,75 muertes por cada 100 mil habitantes y una tasa de letalidad de 4,17%.

Santander con 564,76 casos por cada 100 mil habitantes hace parte de las entidades territoriales que mostraron incidencias superiores a la nacional. De hecho, para este periodo, en el departamento, se presentó un aumento de 1,2 sobre la incidencia, respecto al periodo comprendido entre el 11 de abril y el 18 de mayo.

Al comparar la tasa de mortalidad y letalidad, durante ambos periodos, se observó que de los 615 municipios que confirmaron muertes por COVID-19, el 56,3 % presentó incremento significativo. Los de mayor incremento en mortalidad fueron Panqueba, en Boyacá, con 59,2; Tarso, en Antioquia, con 48,3 y El Guacamayo, en Santander, con 48,1.

Entre tanto, Albania y Suratá fueron las localidades que presentaron mayor variación en la tasa de letalidad con 100,00 cada una.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también