domingo, 29 noviembre 2020
lunes 03 de agosto de 2020 - 4:00 PM

Investigan dos casos de presunto ‘paseo de la muerte’ en Bucaramanga

Dos familias de El Playón y de Lebrija denunciaron que durante el fin de semana sus familiares, adultas mayores, no fueron atendidas en centros Hospitalarios de la capital de Santander y fallecieron mientras esperaban una cama UCI.
Escuchar este artículo

Con el mismo destino resultaron dos adultas mayores de 70 y 71 años, habitantes de El Playón y Lebrija respectivamente, tras tener problemas de salud tan graves que tuvieron que ser remitidas a Bucaramanga.

Los familiares de Esperanza Jerez Duarte aseguran que utilizaron su vehículo particular para trasladar a la mujer desde Lebrija hasta Bucaramanga pues los problemas relacionados con insuficiencia respiratoria aguda no podían ser controlados en el Hospital de su municipio, que es de primer nivel.

El hecho ocurrió el 31 de julio, después de que Jerez continuara enferma. El sábado, 1 de agosto, tras golpear las puertas de más de cuatro centros asistenciales del área metropolitana, la mujer volvió a ser remitida a Lebrija. Antes del mediodía del sábado murió.

“Mi nona falleció esperando en un hospital a que pudieran darle una UCI. Pero no hubo acceso, porque no hay cupos, el sistema de salud ya colapsó. Yo no la veo desde que empezó la cuarentena y ya no podré hacerlo nunca más”, comentó su nieta, Diana Vergara.

De acuerdo con los familiares de la víctima, a la mujer solo le practicaron los exámenes de COVID-19 después de muerta y aseguran que, por no tener el resultado de dicha prueba, varias clínicas le negaron atención.

En un video publicado en redes sociales de Vergara, el médico Andrés Lloreda, profesional del Hospital de Lebrija, aseguró que la situación por la falta de Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, es crítica.

“Tenemos a esta paciente con insuficiencia respiratoria aguda, en ninguna institución de salud la atienden luego de que recorrieran por más de cinco horas las clínicas de Bucaramanga y no fue posible. No hubo cupo de UCI y la paciente tuvimos que devolverla a nuestro primer nivel”, narró Lloreda.

El caso de Jerez Duarte es similar al de Carmen Sofía Flórez, habitante de El Playón. La mujer fue remitida al Hospital Universitario de Santander, HUS, por un dolor abdominal y fiebre, pero permaneció varias horas en una ambulancia esperando atención médica.

“Mi madre duró siete horas en una ambulancia, no le brindaron ninguna ayuda. El médico de turno (en el HUS) no la recibe porque dice no tener capacidad para UCI. Entonces fue enviada al Norte donde también la rechazan”, explicó la hija de la víctima.

De acuerdo con familiares de Flórez, los médicos que la acompañaron desde El Playón no quisieron regresar al municipio hasta que la paciente no fuera atendida. Cuando finalmente recibió la atención médica, denuncia, la mujer falleció.

Con la denuncia de estos dos casos, las familias de las víctimas esperan que se haga justicia y que las autoridades den claridad no solo del estado de las UCI en el área sino del protocolo que debe seguirse en estos casos.

¿Qué dicen las autoridades?

El Secretario de Salud de Santander, Javier Villamizar, aseguró a varios medios de comunicación que iniciará una investigación para determinar qué sucedió con los dos casos.

Villamizar explicó que la ocupación de UCI en Santander es del 72% lo que no explica por qué no se les prestó atención médica a las dos mujeres.

Sin embargo, Vanguardia conoció que efectivamente en el HUS la ocupación en UCI está llegando al 90% y que es probable que cuando las dos mujeres llegaron al centro médico, este porcentaje haya estado más alto.

Por lo pronto, tanto la junta médica del HUS como la Secretaría de Salud departamental están llevando a cabo la investigación correspondiente para determinar qué sucedió.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.