domingo, 28 febrero 2021
viernes 25 de diciembre de 2020 - 1:56 PM

La Red Hospitalaria de Santander está en alerta, urge redoblar medidas restrictivas

La Red Hospitalaria de Santander está en alerta por el aumento de los casos de la COVID-19 e incluso por otras patologías que tienen, de manera literal, al borde del tope a las Unidades de Cuidados Intensivos de toda la región, sobre todo en el área metropolitana de Bucaramanga.
Escuchar este artículo

Así lo advirtió el gerente de la estrategia contra la COVID-19, Luis Felipe González Castro, al tiempo que les hizo un llamado a las autoridades locales a encender las alarmas. "Los contagios de la COVID19 ha iniciado un ascenso desde comienzos de diciembre que ha alcanzando una variación de +35%", precisó.

Recalcó que nuevamente la Red hospitalaria está en alerta y su capacidad de respuesta está en juego por la situación mixta propia de las fechas (accidentalidad, efectos del licor, aglomeraciones, riñas, indisciplina cívica y quemaduras por pólvora, COVID-19, entre otras).González Castro señaló que "este es el momento más crucial en la historia de la pandemia en el Departamento y quizás en todo el país".

"La COVID-19 se suma por estos días a las otras 23 patologías frecuentes que causan más morbimortalidad en nuestro Departamento", agregó el funcionario. Además, dijo que se evidencia una evolución de la pandemia desde el Área Metropolitana de Bucaramanga hacia municipios cabeceras de provincia y otras localidades. Informó que "este es un claro efecto de ascenso de casos los puentes festivos, se confirman 35 conglomerados activos que en su conjunto aportan 121 casos activos; una tasa de mortalidad del 99.65 por 100.000 habitantes, una letalidad parcial del 3.56% y una seroprevalencia en la ciudad de Bucaramanga del 32% para una población de 597.316 con 191.141 casos reales".

"También nuestro informe diario de carácter público evidencia una positividad del 23.5% para pruebas PCR, con un porcentaje de ocupación UCI global durante el mes de diciembre del 71%", añadió.

González Castro fue enfático en decir que, "en los promedios de ocupación en este momento a nivel Departamental las UCI se encuentran en el 78,16% (Área Metropolitana, 81.89%; Yariguíes, 67,65%; El Socorro, 44,4%; y San Gil, 90%). "Sumado a esto, existe un desabastecimiento y falta de disponibilidad de medicamentos esenciales para la administración de anestesia, sedación y manejo de pacientes en unidades de cuidados intensivos del país", advirtió el funcionario.

Instó a las autoridades a realizar acciones concretas inaplazables; y a que dicten cuanto antes las siguientes medidas:

1. Aumentar el pie de fuerza para controlar el sector informal.

2. Vigilar la movilidad de toque de queda.

3. Pensar en instaurar el pico y cédula, bajo la modalidad par e impar.

4. Limitar los procedimientos no urgentes por la ocupación uci y escasez de medicamentos.

5. Supervisar y hacer cumplir estrictamente los protocolos de bioseguridad y aforos con demarcación real del distanciamiento social en establecimientos de comercio formal, locales, restaurantes, centros comerciales, ventas callejeras informales, lugares de aglomeración, centros de culto.

6. Realizar tamizaje periódico en poblaciones de alto riesgo, así como en centros de bienestar del adulto mayor, plazas de mercado, estaciones de policía, población PPL, terminales de transporte.

7. Avanzar sus estrategias locales PRASS, fortalecer masivamente sus estrategias de información, educación y comunicación a la comunidad respecto a las recomendaciones para fin de año.

"Para terminar, por estas fechas; los paseos y las calles del centro de la ciudad de Bucaramanga han sido un diario homenaje a la antítesis de la pandemia: el desorden, las aglomeraciones y la despreocupación colectiva reinan sobre todo en horas diurnas que ameritan intervención", agregó.

"Los barrios y sectores populares de esta misma ciudad como también algunos de Floridablanca, Piedecuesta, Girón y Barrancabermeja no han sido del todo controlados, la contaminación visual y auditiva y la falta de cultura cívico ciudadana siguen generando inconvenientes que exigen que el trabajo sea aún más articulado", reveló González Castro.

Dijo que los municipios de Aratoca, Socorro, Oiba, Vetas, La Paz y Vélez deben también considerar restricciones a la movilidad por la presencia de conglomerados con casos activos y crecimiento de los mismos.

"Es cierto que las fechas navideñas traen consigo un empuje a la economía formal e informal la cual se debe proteger a toda costa por el bienestar colectivo; pero esto debería estar sujeto a disposiciones pertinentes de absolutamente de todos mucho más que equilibradas (incluida la población general); es cierto que las fechas especiales traen consigo una necesidad entrañable de reunirnos, un sentimiento de cercanía familiar; pero será más significativo cuidarnos, porque de lo contrario el panorama dentro de muy poco será penosamente complicado", puntualizó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.