martes, 05 julio 2022
viernes 08 de abril de 2022 - 12:00 AM

Las zonas del área metropolitana de Bucaramanga con mayor riesgo de quedar bajo el agua

A propósito de esta temporada lluvias que se vive en el territorio metropolitano, Vanguardia le cuenta cuáles son los sectores más expuestos a fenómenos de inundación. En su mayoría, se trata de asentamientos humanos que utilizaron las rondas de protección para ‘levantarse’.

¿Le preocupa cuando cae un aguacero? A muchos bumangueses que residen en zonas de alto riesgo sí, y mucho. No solo pueden perder su patrimonio, sino la vida.

Esta temporada de lluvias, los afluentes hídricos que bañan el área metropolitana de Bucaramanga se convierten en una gran amenaza.

Y aunque durante los últimos años se han realizado inversiones del orden nacional para mitigar el riesgo de inundación, aún hay sectores con alta vulnerabilidad. Una creciente súbita o una avenida torrencial, inminentemente, comprometen la vida de niños, jóvenes y adultos, la infraestructura urbana y rural y, por supuesto, las propiedades de las poblaciones.

La furia de la naturaleza se ha tratado de mantener en constante monitoreo con Sistemas de Alertas Tempranas, pero no todas las localidades cuentan con estos equipos tecnológicos.

De acuerdo con Luis Ernesto Ortega, coordinador de la Unidad Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, en Bucaramanga, por crecientes súbitas de los ríos De Oro y Suratá se tienen 19 asentamientos humanos en riesgo, ubicados en la zona suroccidental, en la zona intermedia del costado occidental y en la zona norte.

El problema aquí y en el resto de municipios es que las personas han decidido construir en la ronda de protección y ninguno quiere irse de allí.

Aunque, en algunos casos, la solución planteada por las autoridades es la construcción de estructuras de contención y estabilización; en otros, se hace necesario el desalojo del área. Sin embargo, reconocen que es un procedimiento que se trunca porque los presupuestos municipales no alcanzan para atender todos estos casos de reubicación.

Lea también: Seis centros de salud de Piedecuesta están abandonados y sus entornos son inseguros

En Girón, según informó la Administración Municipal, el punto de mayor riesgo de inundación está en El Carmen. No obstante, allí ya se adelantan actividades relacionadas con la construcción de gaviones, manejo de aguas, reforzamiento de jarillón y relleno compactado.

En Piedecuesta, afirmó William Javier Niño Acevedo, jefe de la Oficina del Medio Ambiente y Gestión del Riesgo, no es posible hablar de un sector específico y menos si se voltea la mirada a lo que ha venido ocurriendo desde febrero de 2020. Piedecuesta es un municipio susceptible a tener situaciones de emergencias por lluvias y remociones en masa.

“La geología (tipos de suelos), topografía y la gran cantidad de fuentes hídricas que bañan al municipio tanto en lo urbano, como en lo rural, lo convierten en un territorio vulnerable en épocas invernales”, dijo Niño Acevedo.

Para dar solución, aseveró el funcionario, la Administración Municipal ha adelantado gestiones importantes con la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres para avanzar con obras de estabilización, contención y también de canalización de algunos sectores de fuentes hídricas que atraviesan el casco urbano.

Dentro de los sectores que están en constante alerta se pueden mencionar Nueva Colombia, Mata Alta, Barroblanco y Hoyo Grande.

En Floridablanca todos los sectores que están aledaños al río Frío están en un riesgo inminente de inundación.

Estudios no se actualizan desde hace seis años

Vanguardia pudo establecer que los últimos estudios que se han realizado en esta zona del país por este tipo de fenómenos fueron hace cerca de seis años, tiempo en el que no solo ha incrementado la vivienda subnormal, sino también los proyectos de mitigación en un gran impulso que han tomado los entes territoriales para ‘blindarse’.

En la actualización de los estudios de amenaza, vulnerabilidad y riesgo por inundación del Río de Oro y del Río Frío, que realizó el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, en 2016, por ejemplo se concluye que existe una probabilidad de inundación en 102 barrios, entre los cuatro municipios del área.

En términos de áreas se establece que 310 hectáreas, que equivalen a 765 canchas de fútbol, se encuentran en amenaza alta de ‘ahogarse’. Lo anterior está sujeto al tiempo de retorno del cuerpo hídrico y de la dureza con la que pueda registrarse el aumento en el caudal de los ríos.

Con base en el Plan Integral de Desarrollo Metropolitano 2016 – 2026, también del AMB, en el área hay más de 25 mil asentamientos precarios, de las cuales cerca del 15% se encuentran en zona de amenaza por inundación.

Justo allí se advirtió que el sector de Villa Piedra del Sol, en Floridablanca, estaba en amenaza por crecientes del Río Frío, tal y como sucedió en la madrugada del 28 de enero de 2020.

De otra parte, se aclara que los fenómenos de inundación en el territorio se localizan en el Valle del Río de Oro en la microcuenca Oro Bajo y en el valle aluvial del río Frío en la confluencia con el río de Oro en la microcuenca río Frío.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también