viernes, 23 octubre 2020
martes 04 de agosto de 2020 - 12:00 AM

¿Qué pasa en los cerros orientales de Bucaramanga y Floridablanca?

Los árboles en dicha reserva natural empezaron a desaparecerse en el último año. La ciudadanía está desconcertada y molesta ante el poco actuar de las autoridades locales y ambientales. Un proyecto autorizado por el Gobierno Nacional y loteos ilegales amenazan con acabar este “pulmón”.
Escuchar este artículo

En el Cerro La Judía, de Floridablanca, los árboles son talados para la construcción de una nueva carretera. En los Cerros Orientales de Bucaramanga, el ecocidio se comete para la construcción de ‘cambuches’ y loteos ilegales.

El panorama es desalentador. Cualquier acción, legal o ilegal, tiene un impacto directo en la fauna y flora de la región, aseguran expertos. Esta circunstancia genera gran preocupación, ya que se tratan de importantes activos ambientales, única garantía para el mantenimiento de estos ecosistemas, que enriquecen al área metropolitana de Bucaramanga.

No se trata de una tala de árboles que “estorban” para adecuar moles de concreto, sino también del hábitat de muchas especies, algunas en vías de extinción, que han permanecido por generaciones en estos terrenos.

Héctor Rolando Noriega, contralor de Bucaramanga, le pidió a la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y a la Administración Municipal, en las últimas horas, definir acciones urgentes y necesarias para la preservación de los cerros orientales.

“Nuestra competencia como órgano de control fiscal y ambiental territorial nos permitirá a futuro establecer, si es el caso, responsabilidades de tipo fiscal por daños ambientales que se generen en ésta área protegida (cerros orientales) y contra quienes hayan participado por su acción u omisión en la generación del mismo, pero está en sus manos el prevenir que estos daños de tipo ambiental logren concretarse en contra de nuestro ecosistema y de nuestro bien llamado pulmón de Bucaramanga”, puntualizó.

¿Qué pasa en los cerros orientales de Bucaramanga y Floridablanca?

El exalcalde de Floridablanca, Héctor Guillermo Mantilla Rueda, por su parte, solicitó la semana pasada, ante la Procuraduría, una acción preventiva sobre la ejecución la Conectante C1 y C2 que, a su juicio, genera detrimento directo al Distrito Regional de Manejo Integrado, Drmi, dada la gran cantidad de árboles que se deben a talar. Añade que técnicamente es imposible que se realice una reposición ambiental en el sector.

“Como Alcalde de (2016-2019) siempre manifesté mi oposición a viabilidad de la Conectante C1-C2, así lo dejamos escrito. Pero, lamentablemente, al Gobierno Nacional y a la Anla le importó poco que esa carretera no se hubiera incorporado en el POT. Nosotros, de hecho, tampoco entregamos permisos de circulación de maquinaria pesada por vías terciarias, pero no hicieron caso y dañaron las placas huellas”.

Mantilla Rueda presume que la tala que se ha venido efectuando para la ejecución de este proyecto abusa del permiso que otorgó la Autoridad Nacional de Licencias Ambiental, Anla.

“Nosotros nos opusimos a este proyecto porque lo pasaron para penetrar el cerro La Judía por simple mediocridad y ahorrar pesos. El trazado de esa vía debió haberse hecho por donde se planteó al inicio, que era por Sevilla”, subrayó.

Como ellos son muchas los ciudadanos que han exigido acciones inmediatas, contundentes, que realmente le pongan freno a una situación que se volvió la preocupación diaria para cientos de personas; pues aseguran que generalmente la tala se viene efectuando en zonas de alta pendiente, las cuales al quedar sin protección se vuelven más vulnerables a deslizamientos porque los umbrales de estabilidad se reducen.

Bucaramanga: Invasiones “sin control”

Por: José Luis Pineda

¿Qué pasa en los cerros orientales de Bucaramanga y Floridablanca?

Decenas de árboles se han talado durante los últimos días en los cerros orientales. El loteo y las construcciones ilegales “se dispararon” durante la pandemia en esta reserva natural de Bucaramanga, advierte la comunidad.

Los habitantes de la Comuna 14 señalan que se trata de “personas que ya tienen viviendas y que quieren invadir a la fuerza para luego vender lotes y casas; ya han agredido a varios vecinos”.

Además de los daños y de las afectaciones, hay gran inconformismo ante el “poco actuar” de las autoridades. Mientras los árboles siguen cayendo y se multiplican las lonas verdes que dividen los lotes, los ciudadanos esperan una intervención contundente por parte de la Alcaldía de Bucaramanga.

Una líder comunal del barrio Buenavista, relató a Vanguardia que “es un problema grande que ya se salió de control. Los Policías del CAI de Morrorrico han venido a hacer controles, pero son apenas dos y no pueden hacer mayor cosa. Se necesita una intervención con Esmad.

“Puede suceder un problema muy grave. Ellos se están metiendo a la fuerza y han tenido enfrentamientos con los vecinos. En las noches se la pasan haciendo tiros y ya hay mucha intranquilidad en la comunidad”, agregó Sarmiento.

La ciudadanía señala que el loteo en los cerros orientales se incrementó desde hace unos 15 días, y calculan que desde entonces se han realizado más de 200 parcelaciones de manera irregular. “El daño es grandísimo, invadieron desde el (antiguo) restaurante El Corcovado y los siguientes 400 metros subiendo carretera. Este lunes vi a más gente invadiendo”, informó un veedor.

La Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, indicó que se está a la espera de instrucciones por parte del Gobierno Municipal, para definir cómo se procederá y que intervención se realizaría ante la invasión denunciada.

“Para que se genere un procedimiento policivo y se intervenga, se necesita una autorización de desalojo, que se emite por parte de la Alcaldía”, precisó la Oficina de Comunicaciones Estratégicas de la Mebuc.

Vanguardia trató de tener una entrevista con el Secretario del Interior de la Alcaldía de Bucaramanga, pero el funcionario no emitió ningún pronunciamiento oficial.

Floridablanca: El ‘sacrificio’ es por una autopista

Por: Íngrid Paola Albis Pérez

¿Qué pasa en los cerros orientales de Bucaramanga y Floridablanca?

El proyecto de infraestructura vial, que corresponde a la Unidad Funcional 1 de la Autovía Bucaramanga – Pamplona, constituida por la Conectante C1-C2, contempla una vía de 13,5 kilómetros, contratada por la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI.

Se construirá desde inmediaciones de la Universidad Pontificia Bolivariana, atravesará los cerros orientales y terminará en el kilómetro 8 de la vía a Cúcuta.

La Anla otorgó una licencia ambiental que autoriza la tala 8.734 árboles, de los cuales 5.638 ya se han intervenido; de igual forma, se permitió un aprovechamiento forestal por volumen, que hasta el momento relaciona 3.885 individuos arbóreos talados.

Juan Carlos González Rojas, director de la concesión Autovía Bucaramanga – Pamplona, negó que actualmente se estén realizando trabajos de aprovechamiento forestal en la zona.

“Desde el 21 de enero no estamos haciendo talas, lo único son adecuaciones de la madera que había quedado previamente, se está apilando, se está manipulando para un uso propio con posterioridad y se están haciendo dos respectivas donaciones a la comunidad. Pero en estos momentos no se está talando nada”, explicó González Rojas.

Actualmente los árboles que hacen falta por intervenir, dijo, no están en predios en que el contratista tenga acceso, debido a que el proceso de gestión predial no ha concluido.

“Entonces tampoco es cierto que estemos haciendo un aprovechamiento forestal de tala nueva en estos momentos”, puntualizó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.