sábado, 31 julio 2021
viernes 11 de junio de 2021 - 12:00 AM

Tensión y zozobra en los barrios por donde pasan las marchas

Fachadas de casas llenas de ‘grafitis’, señales de tránsito, semáforos averiados y tiendas saqueadas, hacen parte de los destrozos que han dejado el paso de las marchas por varios barrios de la capital santandereana.
Escuchar este artículo

Los taponamientos de vías, además de los actos vandálicos que se han desatado tras las manifestaciones de las últimas semanas, no solo han afectado a los comerciantes formales y al patrimonio urbano y cultural de la ciudad, también han causado estragos en los vecindarios de Bucaramanga.

Los barrios San Alonso, Comuneros y La Universidad, por estar cercanos a la sede principal de la UIS, han sido los más golpeados en ese sentido.

En el primero de ellos, cuatro tiendas, seis papelerías y dos pequeños supermercados fueron saqueados.

Por los lados de la carrera 27 han sido arrasados los separadores y lo propio pasó con los contadores del agua potable y las redes del alumbrado público; lo anterior sin contar los destrozos causados en semáforos y demás señales de Tránsito.

Vecinos y comerciantes de esos sitios relataron el caos que han vivido en esa zona nororiental de la meseta de Bucaramanga, tras las ‘pesadillas’ en las que se han convertido los enfrentamientos entre los protestantes y los miembros de la fuerza pública.

“Aquí vivimos con el credo en la boca cada vez que sabemos que nuestro barrio está en la ruta de los manifestantes. El pasado miércoles, con la famosa conmemoración del Día del Estudiante y la marcha del paro nacional, padecimos una noche de terror. Las confrontaciones, los actos terroristas y el miedo imperaron en nuestra cuadra hasta avanzadas horas de la madrugada”, relató uno de los vecinos del sector.

“Hemos sido testigos de las asonadas, las cuales duran alrededor de tres y cuatro horas, hasta que el Escuadrón Antidisturbios de la Policía llega al lugar y con gases lacrimógenos logra dispersar a los antisociales”, afirma.

“Aquí en el barrio La Universidad, todo el vecindario está asustado. Es triste ver a jóvenes atacando todo lo que encuentran a su paso. Rompen vidrios, arruinan fachadas, encienden fogatas y han quemado motocicletas. Esto es un caos. Lástima porque nuestro barrio fue, por mucho tiempo, un lugar tranquilo; hoy todo es zozobra”, dijo un dirigente popular de la zona.

Tensión y zozobra en los barrios por donde pasan las marchas

“Nadie imagina las horas de angustia que nos ha tocado afrontar cada vez que los encapuchados vandalizan nuestras casas, nuestras tiendas y en general los negocios que bordean las cuadras cercanas a la UIS”, relató otro de los allí residentes.

“Esos sujetos, quienes se camuflan entre los manifestantes, comienzan a encender fogatas, lanzan piedras y en un abrir y cerrar de ojos transforman nuestras cuadras en campos de batalla”, denunció.

Los vecinos de los barrios afectados con el vandalismo lanzan un S.O.S. a las autoridades, para que se les garantice la tranquilidad.

De acuerdo con los miembros de la Junta de Acción Comunal del barrio La Universidad, “las secuelas que están dejando estas confrontaciones diarias son de tres tipos: económicas, de alteración del orden público y de miedo”.

“Al menos 15 negocios han tenido que cerrar sus puertas, sin contar que muchas de las familias que vivían del arriendo de sus casas se han quedado sin inquilinos”, dijeron los dirigentes.

Tensión y zozobra en los barrios por donde pasan las marchas

“Nadie quiere arrendar aquí. Además, ya se han puesto dos docenas de casas a la venta, dada la crítica situación social, económica y de orden público por la que estamos atravesando”, señalaron.

“Han sido días duros para todos en estos barrios. Quienes vivimos desde hace tiempo por estos lados es muy triste ver en lo que se ha convertido nuestro entorno”, precisaron.

“Nuestros vecinos solo piden que nos dejen trabajar y que nos dejen estudiar, necesitamos algo de tranquilidad en medio del ajetreo de estas protestas”, advirtieron.

Varios de los vecinos dicen estar “hastiados de las marchas y de los actos vandálicos que ellas han dejado en nuestros barrios”.

“Literalmente estamos desesperados. Si bien hay muchas cosas por las que se debe protestar, los reclamos deben ser pacíficos. A la vez es preciso seguir trabajando y estudiando. Más que hacer exigencias con la amenaza expresa de los paros, lo que detectamos es una soterrada ola de violencia y de caos”, puntualizaron.

$!Tensión y zozobra en los barrios por donde pasan las marchas
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también