sábado, 04 julio 2020
lunes 23 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Transporte público: El drama de trabajadores en época del COVID-19

Cerca de 900 vehículos, entre buses y busetas, del transporte público convencional, así como la mitad de la flota de Metrolínea, salieron temporalmente de las vías del área metropolitana. La determinación afecta a cientos de personas que pese a las ordenes de aislamiento aún deben seguir trabajando y la única forma que tienen para movilizarse es a través de este servicio.
Escuchar este artículo

Salir a cumplir jornadas laborales en esta época, donde prácticamente todo está restringido, terminó siendo el peor reto para muchos trabajadores. Movilizarse desde sus casas hasta sus lugares de trabajo o viceversa es toda una odisea. En las desoladas calles del área metropolitana de Bucaramanga no están circulando buses y busetas del transporte público convencional, desde la noche del pasado viernes 20 de marzo; los únicos servicios públicos de transporte que se mantienen en operación son Metrolínea y los taxis, este último solo si el usuario hace la solicitud por vía telefónica o por aplicación.

Los afectados, quienes afirman que esta situación les conlleva incluso a triplicar los gastos diarios para el pago de transporte, están utilizando las redes sociales para protestar y enviarle un mensaje a las autoridades competentes. La idea es encontrar posibles soluciones, mientras se supera la emergencia, de lo contrario sus salarios no les alcanzará.

“Señores Área Metropolitana de Bucaramanga en Girón no hay servicio de Metrolínea, pero sí hay médicos, enfermeros, auxiliares de aseo, trabajadores de supermercados, etc., que deben transportarse durante el toque de queda. Al suspender el servicio de buses los están obligando a gastar su salario diario en taxis”, dice uno de los mensajes.

Una ciudadana, por su parte, precisó que “hay mucho personal de salud que vive en Bucaramanga o Floridablanca y no hay transporte, solo en taxi. Ida y vuelta implica un gasto imprevisto y no veo medidas para eso”.

“Muy bien por las medidas tomadas, pero cómo hacen los trabajadores del sector salud para ir y volver a sus lugares de trabajo con un transporte tan deficiente. Los están obligando a cumplir horarios, asumiendo riesgos y sobrecostos en transporte. Lo peor es que nadie va a compensar esto”, acotaron otros ciudadanos.

Entre las denuncias, también se hizo referencia a los cobros adicionales que presuntamente estarían haciendo varios de los taxistas, así como la negativa que han tenido varios de los miembros de este gremio para la prestación del servicio cuando ven, por su indumentaria, que el usuario hace parte del sector salud.

Lea también: Santander cuenta con dos laboratorios habilitados para realizar diagnósticos de Covid-19

¿Qué dice el AMB?

Iván Vargas, director del Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, frente al tema, respondió que debido al cumplimiento de las directrices dadas por la Presidencia del República y la Gobernación de Santander, para evitar la propagación del coronavirus COVID-19, no es posible que las empresas de transporte público convencional, debidamente habilitadas por la entidad, presten el servicio público.

“En estos momentos solo tenemos una ruta de transporte público convencional que es Girón - Bucaramanga, teniendo en cuenta que Metrolínea no tiene cobertura en Girón. Esta opera de 7:00 a 9:00 de la mañana y de 5:00 de la tarde a 7:00 de la noche. Esta ruta sale de Girón (Bahondo - Rincón de Girón - La Salle), toma la carrera 33, pasa por el Hospital Universitario de Santander llega hasta la Clínica Comuneros y se devuelve por la misma ruta. Sin embargo, el sábado, la cantidad de pasajeros movilizados fue muy baja”, subrayó el director.

No obstante, confirmó que el Sistema Integrado de Transporte Masivo, Sitm, no ha parado. Se mantiene en operación, pero con una reducción del 50% de su flota como si fuera un domingo o día festivo.

Ante las quejas de la ciudadanía y la prolongación del aislamiento obligatorio hasta el próximo 13 de abril, la autoridad de transporte metropolitana aseguró que se encuentra evaluando algunas soluciones para los trabajadores afectados que, en su mayoría, serían del sector salud.

“Todos tenemos que entender que debemos quedarnos en la casa. Esperamos que los que están saliendo a las calles sean los que están trabajando en clínicas, hospitales, supermercados, droguerías. Estamos atentos a escuchar y evaluar en dónde se presentan las mayores deficiencias de movilidad, para tratar de mitigarlas”, puntualizó Vargas.

Frente al tema de los exagerados cobros por parte de los taxistas, las autoridades hicieron un llamado a la ciudadanía para que se instauren las denuncias respectivas.

Metrolínea

Si bien, Metrolínea ajustó su operación durante este fin de semana, de 5:00 de la mañana a 8:00 de la noche, por el toque de queda, hoy se estarían tomando decisiones sobre la prestación del servicio para los siguientes días, teniendo en cuenta que la medida se prolongó hasta el próximo mes.

Las validaciones hasta el sábado 21 de marzo se habían reducido en un 88%, con respecto al mismo día de la semana anterior. Se contabilizaron 8.206 validaciones. Por supuesto, era un tema de esperarse, ya que la invitación es que toda la población se quede en casa.

El viernes 20 de marzo, el Sitm presentó 35.214 ingresos de pasajeros.

Lea también: Toque de queda en Santander se amplía hasta el martes a las 11:59 p.m.

Solicitarán atención

Ante la posibilidad de que no será autorizada la prestación de servicio de transporte público convencional sino hasta después del 13 de abril, empresarios, conductores y propietarios de buses y busetas solicitarán al Gobierno Nacional, Ministerio del Transporte, Superintendencia, Banca, Ministerio del Trabajo, alcaldías de Floridablanca, Girón, Piedecuesta, así como al Área Metropolitana de Bucaramanga y demás estamentos públicos y privados, que les faciliten los mecanismos para recuperarse de las excesivas cargas económicas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.