Viernes 12 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Proceso de desalojo de casetas en el Mirador de Arenales generó protestas

La construcción de una vía en los barrios Jardín de Arenales, El Progreso y Mirador de Arenales ha provocado preocupación a los comerciantes de la zona, debido a que sus puestos están ubicados por donde pasará la carretera.

Comparta este artículo ›

Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
La comunidad de los tres barrios se plantaron frente a la maquinaria y las obras para impedir que se llevarán a cabo el derrumbe de las casetas que todavía hay en la zona.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)
Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
Javier Manrique Salazar se encerró en su taller como medida de protesta, debido al temor que la Alcaldía derrumbe su espacio.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)
Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
El personero de Girón, Mauricio Peñuela, también hizo acto de presencia en el lugar, para escuchar a la comunidad.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)
Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
Los ciudadanos exigen que los reubiquen, debido a que sus negocios llevan varios años en el sitio y no tienen un lugar propio.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)
Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
Los operarios ya están acomodando el terreno por donde pasará la vía, la cual conecta a tres barrios de la zona.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)
Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL
María del Pilar Flórez, secretaria de Seguridad y el capitán de la Policía, Álvaro Guerrero, estuvieron presentes en la zona.
(Foto: Brayner R. García Ardila / VANGUARDIA LIBERAL)

Comerciantes de las casetas de Mirador de Arenales en Girón protestaron en contra del proceso de desalojo que realiza la Alcaldía de Girón.

El temor de los ciudadanos es que se queden en la calle y sin la forma de ganarse el sustento para sus hogares.

“Ellos no tienen por qué venir atropellando. Estamos en un lindero, pero no es la forma de venir a lastimarnos, hay niños, personas con discapacidad y que solo ganamos 20.000 pesos para una familia. Somos muy pobres”, dijo Elvira María Mosquera, fiscal de la Junta de Acción Comunal del barrio El Progreso.

Personería en el lugar

Mauricio Peñuela, personero de Girón, indicó que no podía dar declaraciones a los medios de comunicación sobre el caso, pero mencionó que, “nosotros le escribimos a la Inspección que debe aplicar el debido proceso a todas las personas vinculadas y revisar si se configura el principio de confianza legítima”.

Respuesta oficial

Martha Zapata, inspectora de Ornato de Girón, explicó que en el lugar no han hecho derrumbes y que solo han gestionado un proceso de inspección de control urbano, el cual la Personería ha estado acompañando. La funcionaria también resaltó que la Corte Constitucional les da la autonomía para recuperar estos espacios cumpliendo con reubicar o brindar ofertas que garanticen un traslado a los ciudadanos.

Zapata destacó que están en la etapa de entrega voluntaria por parte de los comerciantes que aceptan el acuerdo, en el cual, les brindan $500.000 mensuales durante 10 meses, como ayuda para instalarse en otros lugares.

Maritza

Hernández

“Nosotros estamos exigiendo nuestros derechos, ya que fue de manera arbitraria esta situación que no nos han socializado. Se han presentado derrumbe de casetas”.

Claudia Mantilla

“Tengo tres hijos y la estabilidad de mi negocio me ayuda a mantener mi hogar, nos dijeron que debíamos buscar un local con $5.000.000, lo cual no alcanza. Necesitamos una reubicación”.

Denis Rincón Ardila

“Hace ocho días vinieron a mi caseta y me ordenaron que debía quitar las mesas porque no tenia encerrado. Llevo 25 años trabajando en el lugar y dependo económicamente de este sitio”.

Diego Moreno, vocero de los comerciantes

El líder social indicó sobre el caso que “representó a algunos afectados de la comunidad de Jardín de Arenales, Mirador de Arenales y El Progreso, ciudadanos que llevaban más de 28 años instalados en este sector y otros 15 años. Algunos tenían establecimientos comerciales, otros incluso también residían. Solicitamos que les respeten sus derechos al trabajo y a la vivienda, les brinden una solución de reubicación, tal como las altas cortes lo ha manifestado sobre la materia. Se han registrado algunos atropellos por la maquinaria del contratista que intervinieron el lugar, el cual, no se sabe si es un predio privado o público. No nos han demostrado los permisos y licencias para intervenir”.

Encerrado en su taller

Javier Manrique Salazar, comerciante de la zona manifestó:

“La Alcaldía me quiere tumbar el taller y no me quiere dar los derechos como ciudadano. Ellos prácticamente me obligaron a llegar a un acuerdo, que no me sirve para nada, porque es poco lo que me están ofreciendo. Me dijeron que el próximo mes me daban un subsidio de arriendo de $500.000 por 10 meses, pero nadie me quiere aceptar eso, porque las Alcaldías no pagan. Entonces no tengo un lugar para irme. Nadie me acepta. Voy a estar encerrado en mi negocio hasta que la Administración me brinde una solución real”.

Veedora ciudadana

Piedad Ramírez, presidente de la veeduría Girón sin Corrupción y representante ante el Consejo Departamental de las veedurías de Santander, manifestó “es muy triste y doloroso ver a estas personas humildes reclamando sus derechos. Ellos no se oponen a las obras, lo que pedimos es que se hagan con recursos reales y no que se venga pisoteando a la ciudadanía, como se evidencia desde el pasado miércoles que iniciaron con el procedimiento. Hay una persona encerrada en una caseta solicitando soluciones, no se debe venir de un día para otro con la maquinaria y sacar a estas personas a la fuerza, ellos saben que deben desocupar estos lugares pero necesitan de una reubicación”.

Publicidad

Publicada por: BRAYNER R. GARCÍA ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.