lunes, 30 marzo 2020
martes 03 de marzo de 2020 - 5:20 PM

Video: Así luce la vía entre Piedecuesta y San Gil que será abierta este viernes

Vanguardia realizó un recorrido para verificar cómo avanzan los trabajos sobre la vía que comunica a Bucaramanga con Bogotá, luego de los graves daños que sufrió por las emergencias que generaron las lluvias el pasado miércoles en Piedecuesta.
Escuchar este artículo

Seis días después de la tragedia en Piedecuesta, con cerca de 50 máquinas a toda marcha se adelantan labores para recuperar la vía que conecta a Bucaramanga con Bogotá.

Debido al gran avance de las obras, el director de Invías, Juan Esteban Gil, anunció que este viernes se habilitará paso a un carril en esta carretera que resultó seriamente afectada por las avenidas torrenciales que se desataron en las fuentes hídricas que la rodean.

No obstante, el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, señaló que se requieren unos $90 mil millones para restaurar la vía entre Piedecuesta y Pescadero. Aunque se abra paso provisional, la restauración de este corredor vial podría tardar entre tres y seis meses, según lo expresado por la administración departamental.

Lea también: Video: Fue habilitada la vía alterna a San Gil que se había cerrado entre Zapatoca y Galán

Así avanzan las obras

En la mañana del pasado miércoles 26 de febrero todo era caos en al menos 29 veredas de Piedecuesta. Las devastadoras imágenes conmovieron a los santandereanos, para muchos era increíble ver cómo una de las vías más importantes de Santander se convirtió en un barrizal mezclado con troncos, escombros y gigantescas rocas que arrastraron las aguas de las quebradas San Francisco, Boquerón, El Laguito, Quebrada Grande y el río Manco.

El Invías identificó en total 25 puntos de afectación, de los cuales en seis se registra pérdida de banca y 10 tienen riesgo de pérdida de banca. La magnitud de la fuerza del agua fue tal que en algunos puntos entre el kilómetro 63 y 70 se perdió prácticamente la mitad de la banca.

Vanguardia realizó un recorrido por algunas zonas afectadas y pudo evidenciar un significativo avance en los trabajos de remoción y relleno. Igualmente, trabajadores de la Electrificadora de Santander intentan restablecer el servicio de energía.

Lea también: Las dos avalanchas que han sacudido la vía Curos - San Gil en los últimos dos años.

Los daños se extienden hasta las inmediaciones del balneario Menzuly. En este lugar se observa el gran número de rocas y troncos que arrastró la corriente. En este lugar existe un puente peatonal que sirve para comunicar a los pobladores de Umpalá con Pescadero. La estructura sufrió graves daños: perdió varias tablas y algunos de sus tirantes quedaron despegados. La malla de seguridad del puente también se cayó en varios metros.

Poco antes de llegar a Menzuly, en inmediaciones del sector de Quebrada Seca y el balneario Guanabanazo, se perdió gran parte de la banca.

Sobre este sector durante los últimos seis días Donaldo Larios adelanta labores. Explicó que emplea el material que taponó el alcantarillado para realizar un relleno que permita evitar que el talud se siga desprendiendo por las aguas del río Manco.

Aseguró que esta acción sería una solución temporal, pues en esta zona sería necesaria la construcción de un muro. “Por lo pronto es provisional lo que estamos haciendo, para que cuando pasen los carros no corran peligro de irse allá. Luego de poner el material se va a pisar”.

Lea también: El viernes se abrirá la vía Bucaramanga - San Gil.

Otro de los puntos más afectados y donde ya se evidencia gran avance en los trabajos de relleno es el sector de Acacias en la vereda El Salado, donde se perdió casi la mitad de la calzada. Ahí se fue la mayor parte de la banca, cerca de un ancho de seis metros.

El topógrafo Omar Castro, contratista del Invías, explicó que se adelanta un diagnóstico para determinar qué obras se requieren en los puntos críticos. “Estamos complementando la información tomada desde el primer día. Hemos tomado fotografías aéreas y mirando el avance de las máquinas. Estamos avanzando los levantamientos topográficos”.

De esta forma se sabrá con certeza cuántos recursos se requieren para diseñar y realizar obras como muros de contención, box culvert y alcantarillas.

Lea también: 7 mil 100 personas han hecho tránsito hacia Bucaramanga y San Gil por el teleférico.

El río Manco también causó estragos cerca a los lavaderos de Turbo. Juan de Jesús Solano Pérez, habitante de este sector, recuerda que tras las lluvias que se iniciaron hacia las 8:00 del pasado martes “bajó una leve abundada, luego fue creciendo y creciendo. De pronto se sintió el estruendo de la avalancha. Se vino una gigante que se salió de la carretera, bajó por toda la vía nacional”.

El puente, una vía terciaria y algunas de las viviendas que se encuentran en este punto sufrieron daños en su infraestructura. Solano Pérez afirmó que su hermano perdió la vivienda, prácticamente quedó en el aire. “A mis sobrinas casi se las lleva el río, bregamos para sacarlas porque bajaba agua por ambos lados. Quedaron aisladas, como pudimos las sacamos con un lazo y con un señor de una tractomula las pudimos sacar. La casa quedó en pérdida total”.

Además, los pobladores de este sector se quedaron sin el acueducto veredal. “Estamos sin trabajo, todos dependemos del lavado de carros”.

La comunidad pide al Gobierno que también los reconozca como damnificados, pues aún están a la espera de recibir ayuda humanitaria. “Si han llegado algunas ayudas y Bomberos de Piedecuesta nos ha traído agua”.

Lea también: El mapa que refleja la magnitud del desastre que generaron las lluvias en Santander.

Una situación similar se registra en el sector de El Laguito, donde la población intenta recuperar el acueducto. Fredy Ángel López Mantilla habitante de la vereda El Fical aseguró que las corrientes de la quebrada y el río acabaron con las mangueras y una vía.

“La gente está sin trabajo, porque desde el río sacamos el agua para los lavaderos, el sustento de la gente es la lavada de carros. La gente no tiene ayudas. Nosotros consumimos agua del río”.

Más próximo a Piedecuesta, otra de las zonas afectadas es el Boquerón, donde gigantescas Piedras habían bloqueado la vía nacional y el box culvert que se encuentra debajo.

Le puede interesar: $390 mil millones costarían arreglos de vías Pescadero y Málaga.

Entre tanto, en la vereda El Recreo el agua se llevó un puente, por lo que las autoridades tuvieron que habilitar un paso, para que los campesinos no perdieran sus animales y pudiesen comercializar sus productos.

En el sector de Alto de Curos hay maquinaria que remueve tierra de un deslizamiento que había bloqueado parte de la vía. Familias del sector piden a las autoridades que revisen las estructuras de varias edificaciones, pues afirman que algunos muros podrían colapsar.

Lea también: Bomberos y caninos de Antioquia, Caldas y Bogotá llegaron a Piedecuesta para ayudar en la búsqueda de desaparecidos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.