Jueves 08 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

Encrucijada por crisis carcelaria

La sentencia T-762/15 se refiere al estado de cosas inconstitucionales en el sistema penitenciario y carcelario; es decir, la falta de una política coordinada entre el ejecutivo y legislativo para presentar una salida al hacinamiento en las cárceles.

Comparta este artículo ›

/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)
/ VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

Falta de programas de resocialización, poca atención en salud, educación y verdaderas oportunidades de cambio, es lo que se evidencia en la mayoría de cárceles que existen en el país.

Le puede interesar: Estos son los tres asaltantes que se fugaron de una estación de Policía

A esta lista de deficiencias y vulneración de los derechos humanos se suma el hacinamiento que se registra en casi todos los 133 centros carcelarios con que cuenta Colombia.

Recientemente, una vez más la Corte Constitucional volvió a advertir sobre la falta de coordinación de las entidades del Estado para dar una solución a la crisis carcelaria.

Expertos consultados por Vanguardia Liberal consideran que existen varios aspectos que han generado la crisis en las cárceles, pero uno de ellos es que Colombia no cuenta con una política criminal.

Estado de indignidad

“La situación de las cárceles no es nueva, porque ese estado de indignidad humana en las cárceles la Corte Constitucional lo ha manifestado desde hace décadas y el principal problema de esta situación es la inexistencia de una política pública sobre criminalidad”, precisó Diego Hernández, docente de Derecho de la Universidad Industrial de Santander.

De igual manera, el docente indica que otro aspecto importante es que “no tenemos claro cuál es el objetivo de tener a tantas personas en la cárcel y no sabemos si realmente los estamos resocializando o no, entonces lo que hacemos es por un lado ser populistas en materia policiva, porque toda la discusión política en torno al delito en Colombia siempre termina con que haya más cárcel, pena de muerte o que haya cadena perpetua, es decir, somos populistas en la manera como queremos resolver el crimen porque acudimos a ese dispositivo liberal del siglo XIX europeo que se llama la prisión y no entendemos otra manera de resolver el crimen”.

Lea además: Abrieron tres compuertas del vertedero de Hidroituango

En este mismo sentido se refiere Claudia Orduz, profesora de Derecho Penal de la Universidad Libre, al considerar que “estamos frente a un populismo policivo que nos lleva a que absolutamente todo lo que hacemos lo tenemos como delito y asimismo se están generando unos índices de criminalidad muchos más altos”.

Recientemente un informe de la Defensoría del Pueblo reveló que 102 centros carcelarios tienen hacinamiento crítico.

Para la docente Orduz, esta situación puede ser producto que “llevemos al Código Penal comportamientos como el irrespeto que se pueda tener frente a una persona a cambio de poderlo manejar de una manera policiva y, eso nos está llevando a que simplemente vayamos generando antecedentes y en consecuencia ante la comisión de un delito un poco mayor ya esta persona sea privada de la libertad”.

Según Orduz, un ejemplo sencillo es uno de los delitos que tristemente nos tiene congestionado el sistema carcelario, es el delito de inasistencia alimentaria, que se castiga con una pena privativa de la libertad y seguimos engrosando el sistema carcelario.

Alternativas

Ante el hacinamiento, que según cifras del Inpec alcanza el 49,42 %, es decir, una sobrepoblación de 39.557, la docente de la Universidad Libre considera que “no estamos trabajando la prevención sino que siempre pensamos en la sanción y la creación de nuevas normas”.

Por su parte, Hernández plantea que existe la prisión domiciliaria, el trabajo social y las multas que son alternativas a la cárcel, pero en una sociedad tan represiva y populista con el delito no suenan tan aceptables porque es más fácil enviar a todos los criminales a las cárceles sin tener en cuenta cuales son las formas de criminalidad”.

Hacinamiento en la modelo de Bucaramanga

Omar Ochoa Maldonado, Personero de Bucaramanga

Los cupos reales de la cárcel Modelo de Bucaramanga son para 1.200 internos y en la práctica tenemos tres mil internos, entonces en algunos patios hay un nivel de hacinamiento de cerca del 300% que va en contravía de los derechos fundamentales de cualquier ciudadano, máxime en los ciudadanos que están bajo responsabilidad del Estado.

Explicó que para el caso de la cárcel Modelo cerca del 60% de la población carcelaria corresponde a internos que se encuentran privados de la libertad con medida de detención preventiva, es decir, aquellos que no están condenados.

Y un problema grave es la falta de recursos con que se cuentan para la atención de la población carcelaria.

Publicidad
Publicada por: NELLY VECINO PICO
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.