sábado, 06 agosto 2022
miércoles 23 de enero de 2019 - 12:00 AM

¿Volverían las Farc a las armas?

En video que tiene una duración de 12 minutos, que fue publicado en YouTube, el pasado 12 de enero, el ex líder de las Farc ‘Iván Márquez’ hizo varias observaciones al proceso de implementación de los Acuerdos de Paz y pidió además la libertad de Santrich y Simón Trinidad.

El exnegociador de paz de la antigua guerrilla de las Farc, Luciano Marín Arango, conocido como ‘Iván Márquez’, a través de un video aseguró hace unos días que “fue un error dejar las armas antes de que el Estado les asegurara a los exguerrilleros la reincorporación política”.

En el mismo video Márquez manifestó que “el Estado cambió el texto original del acuerdo de La Habana, violentando el principio de toda negociación. Los acuerdos son para cumplirlos. Después de firmados, sus términos no pueden ser modificados”.

Expertos consultados por Vanguardia Liberal consideran que ‘Márquez’ actuó de forma individual, que el proceso ya está consolidado y que es muy difícil que los guerrilleros vuelvan al monte.

Proceso consolidado

Rodolfo Mantilla docente de Derecho de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, considera que “el proceso está muy consolidado y obviamente todos los procesos de paz tienen necesariamente unas etapas difíciles en su implementación, pero creo que eso ya no tiene reversa”.

Así mismo, el histórico comandante en jefe de las Farc, había advertido que “las armas debían preservarse como garantía del cumplimiento de los acuerdos”, en este sentido Mantilla considera que “esa es una decisión de él y si se llegase a dar, que no creo, sería una decisión muy individual pero no veo eso posible y creo que eso destruye el proceso como tal”.

En este mismo sentido Kenneth Burbano Villamarin, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, explicó que “hay que sujetarse al mensaje y no a las interpretaciones, lo que se advierte es que ‘Márquez’ reclama por el incumplimiento del Acuerdo de Paz por parte del Gobierno, la muerte a ex integrantes de la Farc y por lo que llama la destrucción de la JEP. No dice que tomará las armas, sino que fue un error pactar la dejación de armas antes de asegurar el acuerdo de la incorporación política, economía y social de los guerrilleros. Esto último es inadmisible ya que no es posible estar sujeto al Estado de derecho y la democracia empuñando las armas”.

Sobre el particular, Luis Fernando Ramírez, Vicerrector de la Universidad de La Salle, piensa que “ellos consideran que el error fue entregar las armas, pero hay que reconocer que el principal acierto del proceso de paz fue lograr el desarme; es un balance en el que lo que ganan unos, lo pierden otros y Colombia ganó mucho en la entrega voluntaria que hicieron del armamento”.

Lea también: “Hay condiciones para incidente de incumplimiento contra Iván Márquez”: Gobierno

De igual manera, indicó que “desde el punto de vista estratégico, sabemos que el desarme no ha sido total, porque hay al menos tres mil desmovilizados que no se integraron al proceso, tienen armas en su poder y están en distintas áreas geográficas y, por su puesto, si la guerrilla quisiera reactivar su actividad en cabeza de estos líderes, pues un primer proceso es empezar a comprar armamento suficiente para los grupos de combatientes”.

Responsabilidad del Estado

Sobre la responsabilidad que tiene el Estado de evitar que el proceso de paz siga dzeteriorándose, el docente de la Unab, explicó que “el proceso de las Farc para que se deteriore a tal punto que la gente termine volviendo al monte no le veo ninguna posibilidad, tampoco que pueda decirse que es una responsabilidad del Estado porque hasta ahora nadie ha dicho que el Gobierno ha tenido una postura de negación de este acuerdo... Obviamente se ha entendido que los que están gobernando no son amigos del proceso de paz, pero desde ese punto de vista eso no que decir que el presidente Duque se eche al hombro la responsabilidad de abortar un proceso ya consolidado, contrario a lo que pasa con el Eln, porque el Estado no tenía muchas ganas de negociar y los elenos tampoco tienen ganas de negociar... el gobierno de Duque va a ser un gobierno de guerra con el Eln, que son los que están alzados en armas”.

Por su parte, el director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre expresó que “para evitar el deterioro del Acuerdo de Paz hay que cumplir con lo pactado, apoyar a la JEP en su trabajo y que haya colaboración armónica, y no obstáculos ni ataques de las ramas del poder público, en especial del Gobierno y la fiscalía”.

Además “lo que se espera es que ‘Márquez’ y ‘El Paisa’ también cumplan con su obligación de acudir ante las autoridades, como le corresponde a los ciudadanos, y en especial ante la JEP”.

Le puede interesar: Márquez: “fue un error de las Farc entregar las armas”

Finalmente, el Vicerrector de La Salle considera que “es un tema que depende de la estrategia que ellos quieran utilizar y si definitivamente van a romper los procesos ante la JEP y todo lo que les ha garantizado el Estado Colombiano dentro de la negociación de paz; además, como cualquier proceso social, se parte de un acuerdo de voluntades y obviamente un tema es si quieren o no quieren, entonces obligar a estas personas a mantenerse dentro del Acuerdo de Paz es un principio de buena fe que el Estado ha tratado de garantizar, pero hay actuaciones y mensajes que indicarían que no todos están contentos con lo sucedido y pudieran no honrar su palabra y generar otras alternativas de procesos que creíamos que ya estaban superados”.

La petición de ‘Timochenko’
El máximo jefe del hoy partido Farc, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, pidió al presidente Iván Duque una reunión privada para que hablen, principalmente, del futuro de la consolidación de la paz en Colombia, luego del atentado perpetrado por el Eln contra la Escuela de Cadetes General Santander, en el sur de Bogotá. Londoño confesó, en diálogo con una emisora nacional, que han sido innumerables los llamados que ha hecho al primer mandatario, pero que aún no ha recibido respuesta.
Que nos dedique siquiera una media hora para conversar de todos estos temas. Nos queremos sentar para que escuche nuestra versión. Porque a mí me preocupa que el presidente se deja llevar por las matices de opinión que se crean en situaciones de estas, que son muy complejas”, recalcó. El líder máximo de la exguerrilla reconoció que lo ocurrido la semana pasada y que dejó como saldo 21 personas fallecidas y 68 heridas, es una situación muy compleja que merece una discusión con calma.
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también