domingo, 25 octubre 2020
martes 23 de junio de 2020 - 1:00 PM

Hoy se celebra el Día Olímpico y lo recordamos con la hazaña de Mábel Mosquera

En Atenas, donde se llevaron a cabo los primeros Juegos Olímpicos en 1896, la pesista Mabel Mosquera, en representación de Santander, consiguió la medalla de bronce en las justas de 2004 y hoy lo recordamos con motivo de la celebración del Día Olímpico.
Escuchar este artículo

Un día como hoy, pero de 1894 nació el Comité Olímpico Internacional, que dos años después organizó la primera edición de los Juegos Olímpicos en Atenas.

Este martes se celebra el Día Olímpico y en vanguardia.com lo recordamos con la gesta de Mábel Mosquera, quien es la única deportista que en representación de Santander consiguió una medalla olímpica, en Atenas 2004.

“Los Juegos Olímpicos en la carrera deportiva significan todo. Son la cúspide de una carrera deportiva, es el sueño de todos los deportistas. Para estar allí se requiere de un trabajo arduo”, indicó Mábel Mosquera.

Un 15 de agosto de 2004 la pesista chocoana Mábel Mosquera, hecha deportivamente en Santander, le entregó a Colombia la octava medalla en unos Juegos Olímpicos y la primera de un representante de la tierra del ‘Cañón del Chicamocha’, al alcanzar la presea de bronce con un puntaje de 197, en la competencia de 53 kilogramos en Atenas.

La deportista, de 1,55 centímetros de estatura y de 53 kilogramos, levantó 87 kg. en arranque y 110 en envión, para un total de 197, puntaje que le alcanzó para apoderarse del tercer lugar por detrás de la tailandesa Polsam Udompor, oro, quien registró un total de 222,5 kilos y la indonesia Raema Rumbewas, con 210 kg, plata.

Mabel nació en Quibdó el 1 de julio de 1969 y siempre estuvo relacionada con el deporte, primero como atleta; pero comenzó a practicar el levantamiento de pesas cuatro años antes de los Olímpicos, con muy buenos resultados y bajo la orientación del entrenador Raúl Gutiérrez.

Lea también. Lucero Ariza, una ciclista muy ‘mecánica’

Una lesión en el hombro, pocos años en la práctica de la halterofilia y tener que alternar los entrenamientos con la crianza de sus hijos, no fueron impedimento para inscribir su nombre en el evento deportivo más importante del planeta.

“Para mí los Juegos de Atenas significaron un cambio, para mí fueron muy importantes porque subí al podio y ese podio me abrió muchas puertas; me dio la oportunidad de estudiar, de mejorar mi calidad de vida. Significan el cambio de la calidad de vida de Mabel Mosquera”, indicó la deportista.

Y agregó “fueron un sueño cumplido, significó el futuro para mis hijos y gracias a esos Juegos Olímpicos conseguí muchos sueños. La disciplina es la madre del éxito y todo el sacrificio que hicimos se vio reflejado con ese podio”.

En Atenas, además de Mábel, la antioqueña María Luis Calle también consiguió la presea de bronce, en la prueba por puntos del ciclismo de pista.

Eran otras épocas del deporte colombiano, en donde el apoyo era menor para surgir, pero sin duda la actuación de Mábel sirvió para las futuras generaciones.

Ya para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 aparecieron Diego Salazar y Leidy Solís, también con medallas de plata en la halterofilia; y Yackeline Rentería, con un bronce en la lucha olímpica.

Y en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 se confirmó el progreso deportivo del país, con actuaciones brillantes de personajes como Mariana Pajón, Caterine Ibargüen, Óscar Figueroa, Rigoberto Urán, Yuri Albear y Óscar Muñoz, entre otros, quienes llenaron de gloria al deporte ‘cafetero’.

También llegó en éxito en el deporte paralímpico, donde Santander dejó su huella gracias a Moisés Fuentes, Nelson Crispín y Carlos Serrano, todos con podios en la natación.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.