Viernes 13 de Junio de 2014 - 03:13 PM

Motociclista bumangués arribó al Mundial de Brasil

Tras 16 días de recorrido, Francisco Dulcey, un amante del fútbol y la fotografía, finalizó un viaje en motocicleta, desde Bucaramanga hasta Belo Horizonte, Brasil, para apoyar a la Selección Colombia en su encuentro ante Grecia, este sábado 14 de junio.

Comparta este artículo ›

SUMINISTRADA /VANGUARDIA LIBERAL
Motociclista bumangués arribó al Mundial de Brasil
(Foto: SUMINISTRADA /VANGUARDIA LIBERAL)

A bordo de una motocicleta Suzuki V-Strom 650, este bumangués de 32 años y fotógrafo de profesión, emprendió el pasado 27 de mayo, una travesía hacia el Mundial de Brasil 2014. El viaje arrancó en Bucaramanga, pasó por Ipiales (Nariño), Ecuador, Perú, Bolivia y terminó la noche del pasado jueves en el país de la samba.

Durante el viaje de 16 mil 200 kilómetros, este bumangués documentó su travesía a través de fotografías y videos que fueron compartidos a través de las redes sociales.

De acuerdo con Francisco Dulcey, “después de muchos inconvenientes y transitar por terrenos agrestes pude llegar a Brasil. Mi sueño ahora es ver a mi Selección y poderme tomar una foto con alguno de ellos, o con todos en compañía de mi motocicleta”.

Dulcey Villamizar le dijo a Vanguardia.com que “el deseo que me movió a realizar un viaje de 18 días de ida y 27 de regreso es poder ver a mi Selección Colombia en el Mundial. Llevar la bandera de mi país y demostrar por cada lugar que visite que en mi país hacemos cosas grandes” 

Cabe recordar que durante la madrugada del pasado  miércoles 27 de mayo, Dulcey Villamizar fue escoltado por cerca de 15 motocicletas de alto cilindraje que acompañaron su recorrido entre Bucaramanga y el sector de La Lizama.

Publicidad

Publicada por: Milton Velosa Araque
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.