sábado, 04 diciembre 2021
jueves 25 de noviembre de 2021 - 7:30 AM

Lanzándose por el sueño Panamericano: las futuras estrellas de los clavados para Colombia

En la vida existen muchas personas que a veces le temen a dar grandes saltos por los sueños. El tiempo pasa y no se atreven a desafiar los miedos para alcanzar los objetivos que tanto anhelan cumplir en este corto camino llamado vida.
Escuchar este artículo

Mariana Osorio y Tífanny Brown no son como ellas, pues desde una edad tan corta ya se lanzan desde alturas de 10 metros en la modalidad de clavados, para cumplir sus ambiciones y metas que sueñan para Colombia.

Tífanny Brown tiene un apellido extranjero, pero es más caleña que salir a comer un cholado y luego ‘tirar paso’ en un agua e’ lulo, ya que en el acento se le sienten sus rasgos vallecaucanos, así como el gran porte que tiene cuando está en las alturas a punto de saltar.

Desde los 9 años practica esta disciplina y cada vez que habla de los clavados, sus ojos brillan denotando el amor y pasión que siente por el deporte.

Lea también: Santandereanas Yuly Ayala y Margarita Guzmán, campeonas nacionales de Voleibol Playa

“La adrenalina que sientes cuando estás en el salto es muy bacana, porque es como si estuvieras volando, pensar que siempre todo salga bien, todo eso me gusta mucho”.

Mariana Osorio Mendoza, una joven de 15 años, también nacida y criada en la capital del Valle, lleva más de una década dedicada a los clavados, ya que desde los 4 años fue inducida en este deporte.

“Para mi vida los clavados lo son todo. He estado mucho tiempo en este deporte y he sacrificado muchas cosas que pude haber tenido en mi infancia. Yo me levanto cada día y nunca me aburro de hacer lo que hago, esto me gusta mucho”.

Llevar el nombre de Colombia en los Juegos Panamericanos Junior es un gran logro para las dos. “Representar al país es algo muy gratificante de todo tu esfuerzo, no todo el mundo puede hacerlo y hay que aprovecharlo para hacer un gran trabajo”, dijo Tíffany.

“Como todo deportista, quiero ir a los Olímpicos, representar a Colombia, a mi ciudad y a mi departamento, por eso es importante estar en este proceso”, comentó Mariana.

Además, aparte de percibir una gran energía y pasión por su deporte, las dos tienen un gran sentido de pertenencia por la ciudad y por su disciplina.

“Cali otra vez necesitaba unos Juegos como estos, así como los tuvo en 1971. Los Juegos Panamericanos ayudaron mucho a la ciudad a crecer y tener renombre en el mundo. Ahora estar en este evento es increíble, nunca imaginé participar en algo así por mi ciudad”, dijo Mariana mientras veía con felicidad todo su alrededor lleno de ambiente de alegría y competición.

Son dos muchachas muy alegres. Cuando se habla con ellas se siente esa pasión por lo que hacen, se logra percibir esas ganas de comerse el mundo y cumplir todos sus objetivos. Sin embargo, hay que recordar que también son todavía unas niñas soñadoras, y que gozan de otras actividades fuera de las piscinas.

“Me gusta mucho manejar las redes sociales, me encanta estudiar, soy muy buena en el colegio, además de compartir en familia y amigos”, dijo Tíffany.

Lea también: Bolicheros santandereanos, en el podio mundial

“Siempre me gusta jugar, aunque sea un poquito mayor, todo el tiempo estoy jugando con mis compañeros, estudio mucho y me gusta estar dedicada a eso también”, compartió Mariana.

Hoy comienza el sueño de conseguir el oro para Colombia en estas justas. Desde temprano estas chicas estarán subiendo a esa plataforma para lanzarse por la victoria. Cada escalón es como los años de la vida, cuando se está en la cima de alguna etapa y dificultad, solo hay que saltar y volar.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también