lunes, 26 octubre 2020
jueves 17 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Del amargo al dulce en un solo día

Escuchar este artículo

Eran apenas las nueve de la mañana cuando las alarmas se prendían en Francia: el vigente campeón del Tour, Egan Bernal, anunciaba su retiro de la carrera a través de un comunicado oficial de su equipo. Algo que a pesar de ser esperado por muchos, dejó un sabor amargo al no ser la forma en la que se esperaba que acabara Le Grande Boucle el colombiano. Pocos hubieran imaginado que ocho horas después el rostro de todo un país cambiaría: Miguel Ángel López se llevó la etapa reina del Tour de Francia y se posicionó en el tercer lugar de la clasificación general.

La décimo séptima etapa del tour prometía ser la más difícil de todas y en definitiva lo fue. Dos picos de categoría especial y de una altura superior a los 2.000 metros, pusieron en aprietos a más de la mitad del pelotón. Entre los más perjudicados estuvo Nairo Quintana, quien sorprendió a todos cuando se descolgó en el primer pico del día en Col de la Madeleine. Fue una etapa durísima para el boyacense que la sufrió de principio a fin y que por momento nos hizo pensar que no iba mejorar el día para Colombia.

Pero, por fortuna, estábamos equivocados. En la mortal subida al Col de la Madeleine, lideraban Carapaz, Izaguirre y Alaphilippe, cuando los dos últimos cedieron y terminaron siendo alcanzados por el ‘pelotón’ en el cual quedaban solo unos cuantos. A medida que avanzaba la cuesta, el grupo se reducía aún más y los favoritos perdían a sus gregarios: Roglic vio cómo se descolgaron Bennett y Van Aert y Landa a Pello Bilbao. Sería solo faltando 4 kilómetros que quienes hoy ocupan el podio del Tour, quedarían solos luchando por la victoria.

Rigoberto, Dumoulin y Landa cedieron y dejaron a un ‘Superman’ luchando solo en medio del dúo esloveno que tanto ha dado de qué hablar en estas ya casi tres semanas. Fue ahí donde el colombiano vio la oportunidad de volver a ese estilo característico de correr por el que todos lo conocemos marcado por la agresividad. En un escenario que le recordaba a las montañas de su tierra, emprendió fuga faltando dos kilómetros para la meta y por más que Roglic intentó recortar distancia, le fue imposible. López consiguió la victoria en una cima que debutó en el Tour y seguramente repetirá.

Lo que pensábamos iba a ser un día gris, no lo terminó siendo. El retiro de Egan fue una noticia desmotivadora que sería rápidamente “olvidada” por el grito de victoria de Miguel Ángel López. El sabor amargo quedó atrás y el dulce de lo que es ganar volvió a estar presente. Colombia vuelve a soñar con un lugar en el podio de los Campos Elíseos y aunque el Tour no ha sido lo que se esperaba, no deja de darnos motivos para estar orgullosos de los ciclistas de nuestro país.

Valentina Peña Orozco
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.