viernes, 23 septiembre 2022
lunes 01 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Las aulas universitarias incuban desarrollo económico

La constante exigencia del sector económico por innovar y responder de manera eficiente y con altos valores agregados, ha incentivado a que la academia dé pasos de gigante en la creación de proyectos y productos con base tecnológica que apalanquen la demanda del mercado.

Las nuevas tendencias educativas proponen situar al estudiante en el centro del proceso de aprendizaje de manera que pase a ser un agente activo. Expertos en innovación en educación como Fernando M. Reimers, director del programa de Política Educativa de la Universidad de Harvard, señala que hay que primar la experimentación frente a la teorización.

Muestra de lo anterior es el incesante trabajo que realizan jóvenes universitarios, investigadores y consultores por construir región y país desde la ciencia e innovación, un ejercicio de prueba y error que ha permitido resultados de alto impacto en el sector real a partir de su gestión editorial científica, su formación de investigadores y los productos derivados de su dinámica entre la población involucrada en innovación.

En este grupo se destacan proyectos como el más reciente de la Universidad Industrial de Santander, UIS, que presenta con el liderazgo del doctor Julián Rodríguez Ferreira, director del Semillero Aeroespacial SCUA y tres estudiantes de ingenierías. Se trata de un sistema de producción de alimentos en el espacio para que los astronautas coman, diseño denominado Agro Migra (Agro en Micro Gravedad) es un gabinete de cultivo con muchas aplicaciones de cultivo de plantas.

“La producción de Agro Migra genera alimentos con altos porcentajes de proteínas, minerales y vitaminas. Cuenta con sistemas autónomos de iluminación, circulación de agua, temperatura y humedad, reduciendo el tiempo de producción de alimentos. Se puede preparar comida exquisita de calidad de restaurante durante largos períodos, creamos esta dieta orgánica para astronautas”, explica el doctor Rodríguez Ferreira, quien con orgullo menciona que ha sido el primer equipo de investigación que gana en Bucaramanga un concurso de la Nasa.

Sobresale también, desde el programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB Bucaramanga, un proyecto que mejora la sostenibilidad medioambiental a través de la implementación de tecnologías en el marco de la estrategia nacional para el cultivo del cacao. Un programa de desarrollo con enfoque territorial que maneja Agrosavia, y que en conjunto con la universidad busca beneficiar a cerca de 100 familias dedicadas al cultivo en Colombia.

“El proyecto busca tener una oferta innovadora a partir de la integración tecnológica (tecnologías no convencionales y nuevas tecnologías) para la producción agropecuaria a escala de pequeño productor de la agro cadena del cacao. La principal zona de impacto está enfocada en el Catatumbo con posibilidad de extrapolarse a cualquier zona cacaotera del país”, detalla Luis Eduardo Castillo Meza, director de Investigaciones de la UPB.

Se destaca también la estrategia de la Universidad Cooperativa de Colombia, UCC Bucaramanga, que permite a emprendedores a partir del uso de dos plataformas, diagnosticar (Petic UCCEmprende) e impulsar (Nucleco.co) sus ideas para que puedan acceder a un fondeo colaborativo y solidario de recursos. Esto faculta a los emprendimientos elevar sus ideas al grado de sofisticación y valor agregado para que lleguen de manera rentable y sostenible al mercado.

“Desde el inicio de la atención a emprendedores en 2021 se han realizado más de 94 asesorías en ideación, modelo de negocios, estructura de costos, planes de acción y estrategias gerenciales en las diferentes líneas de atención del centro Santander Innova”, asegura Gustavo Martínez Rueda, coordinador de Investigaciones UCC.

Respaldo económico a las IES

En el marco de la estrategia ‘Ciencia para todos’, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, se hizo tangible en 2021 el inicio del Plan Bienal, que destinó a Santander $12.319 millones para que instituciones de educación superior (IES), entidades territoriales, empresas, centros de investigación y de desarrollo tecnológico de la región puedan acceder a convocatorias enfocadas en líneas temáticas de innovación, apropiación social del conocimiento e investigación.

Trabajar en las cuatro hélices de la innovación, que son gobierno, sector empresarial, universidades y sector social, es clave para lograr que articuladamente se pueda aplicar en la formulación de proyectos a las convocatorias del Estado, “el impacto positivo de estos proyectos en el sector empresarial y social hará que las empresas sean más competitivas y productivas, y generen empleos, en especial para jóvenes”, dijo en su momento el ministro Tito José Crissien, a través de un comunicado.

El respaldo del gobierno a iniciativas de la academia sobresale en los instrumentos que entrega a los empresarios, como beneficios tributarios, protección intelectual, pactos por la innovación e iniciativas que aceleran la competitividad de la región a partir del trabajo real mancomunado con las IES.

Durante el gobierno del presidente Iván Duque, 52 proyectos de investigación, desarrollo e innovación con una inversión de $ 67.632 millones han sido apoyados en Santander.

Elaborado por: Jennifer N. Argüello

El Semillero Aeroespacial SCUA de la UIS tiene el liderazgo del doctor Julián Rodríguez Ferreira, que sobresale por un sistema de producción de alimentos en el espacio para que los astronautas coman, diseño denominado AgroMigra.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también