Martes 09 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Paneleros comenzaron a paralizar las moliendas en Santander

Dos mil cajas de panela se obtienen de una hectárea de caña, y valen $20 millones. Ese es solo el precio de la cortada y molienda; se pierden 12 meses de trabajo e inversión.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
En San Benito y Güepsa, aproximadamente, el 80% de la economía gravita alrededor de la actividad panelera.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Los paneleros no aguantaron más. Debido a la caída dramática de los precios, que ya representan casi un 70%, comenzaron a parar las moliendas; es decir, dejar las cañas en los lotes.

Lea además: Crisis panelera de Santander: valor de kilo está $1.000 por debajo de los costos

Esa situación es similar a la acontecida con los productores de mandarina en Lebrija, Santander, cuando están bajos los precios. Es más económico dejarlas en los árboles que recolectarlas.

De acuerdo con Jorge Ernel Ruíz, productor de Güepsa, Santander, por lo menos unos 15 productores ya decidieron no moler en su zona.

“Los que más sufren son los que tienen la caña en compañía con los precios de hoy que están entre $1.400 y $1.500 el kilo. Los costos son del orden de los $2.500”, agregó.

Por su parte, Mariela Acuña, vocera de los productores de panela de esa zona, dijo que la mayoría de productores de Güepsa, han tomado la decisión de no moler la caña.

“La realidad es que quedamos sin cultivos y sin dinero. Los precios de la actualidad son ruinosos”, agregó.

La vocera dijo que el comportamiento del mercado es igual al de los meses anteriores, “es como si se pusiesen de acuerdo los negociantes todos los días, para pagarnos la panela a bajos precios”.

Mariela Acuña dijo que el Gobierno debería darles “una manita”, con el fin de crear empresas que permitan la comercialización directa del producto, pues la intermediación se lleva todas las ganancias del trabajador y productor con el menor riesgo.

“Los costos de producción nos tienen asfixiados, principalmente, el de los fertilizantes que son muy costosos, al igual que la mano de obra”, agregó.

La directiva dijo que a pesar de lo anterior, al consumidor final, el precio no le baja, ya que en los almacenes de cadena, una panela de kilo vale $5.800 mientras ellos lo venden a $1.500.

El costo de procesar una hectárea

Para moler una hectárea de panela, es decir, una unidad agrícola de una familia humilde, el productor requiere de 28 obreros, siempre y cuando la caña no este lejos del trapiche.

Para las labores del trapiche (apronte, mantenimiento de hornillas, gavetero y confección, entre otras) se requiere de 18 personas. Los otros 10, tienen que contar la caña, limpiarla y llevarla en mulas al sitio de apronte en el trapiche.

Esas 28 personas duran 10 días en la molienda; es decir, que esa hectárea demanda 280 jornales, los cuales se pagan aproximadamente a $40.000 libres de alimentación.

La alimentación diaria de un trabajador de caña tiene un valor aproximado a los $12.000. Lo anterior significa, que la mano de obra total es de aproximadamente $15 millones.

“Eso sin contar con los contratiempos en la molienda, que para solucionarlos se llevan otros dos millones”, dijo un productor de esa zona.

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.