Martes 06 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

La siembra de tabaco no se acoge a restricciones de OMS

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha pedido limitar las siembras de tabaco en el mundo. En Colombia seguirán, ya que de ellas dependen muchas familias campesinas.

Comparta este artículo ›

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
Las pérdidas que se tendrían en el cultivo del tabaco en Santander por incidencia del fenómeno El Niño son equivalentes a las obtenidas cuando la siembra deja márgenes de rentabilidad.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Los artículos 17 y 18 del Convenio Marco para el Control del Tabaco, que impulsa la Organización Mundial de la Salud, OMS, no tuvo muchos respaldo en los cultivadores del mundo y menos en los de Santander, el departamento mayor productor de esa hoja en Colombia.

Lea además: 4% de pensionados podrían pagar renta

Como se recordará, la OMS busca reducir las áreas para la siembra de tabaco, como también mermar el crédito para su desarrollo. Igualmente estima que se deben ir reduciendo las asociaciones campesinas que cultivan la hoja en discordia.

Para Heliodoro Campos Castillo, gerente de la Federación Nacional de Tabacaleros, Fedetabaco, las pretensiones de la OMS no se pueden seguir al pie de la letra, pues detrás de un cultivo de tabaco, por ejemplo, hay en Santander una familia que vive de su siembra y su economía es netamente campesina; es decir, lo trabajan los labriegos más pobres del campo.

“Esa regulación no tuvo mucha acogida porque la gran mayoría de los países productores lo defendieron como una actividad que genera desarrollo y sostenimiento económico donde se siembra. Es la base de la economía de cada región”, agregó.

Campos Castillo dijo que el tabaco en el mundo, pero particularmente en Colombia, es el motor de su economía, situación que no se logra, por ejemplo, con el desarrollo de cultivos transitorios, los cuales están abocados a la oferta y demanda del mercado. El tabaco trabaja con precios fijos.

El directivo dijo que la postura de la industria es la de mantener las áreas, las cuales podrían ser del orden de las 5.300 hectáreas en Colombia, siendo Santander el dueño del 47% de los cultivos en el país.

Lea también: Puente Hisgaura, de $100 mil millones, aún no está en uso en Santander

Por dentro

En el país cerca de 7.500 familias se dedican a la siembra de tabaco, de las cuales 3.500 se encuentran en Santander y son de economía campesina.

Las mayores áreas de siembra en manos de un productor se tienen en el Huila, donde perfectamente pueden existir lotes de 15 hasta 20 hectáreas; mientras la media en este departamento no supera la hectárea.

Con relación a los precios, el directivo dijo que al cierre de 2018 al productor se le pagaría a $6.500 el kilo, cifra que es similar a como se tasa en el mercado externo para el tabaco borley.

El Niño

Con relación a la incidencia del anunciado fenómeno El Niño, Campos Castillo dijo que el sector se vería afectado, pues por ser economía campesina no cuentan con desarrollo de infraestructura para riego, al menos, moderada.

“Estimamos que se afectaría el 25% de la cosecha en Santander por sequía; pero si es fuerte y largo, serán mayores”, proyectó el directivo.

Partidarios de la sustitución

Campos Castillo dijo que la siembra de tabaco en Santander es parte de la historia del departamento.

Sin embargo, estimó que nunca se han opuesto a la sustitución del cultivo. “Nos han hecho propuestas, pero ninguna se ha concretado. Estamos dispuestos, siempre y cuando nos muestren una alternativa que, al menos, tenga las pocas garantías del tabaco en siembra, tecnificación y comercialización”, agregó.

El directivo de Fedetabaco expresó que esa temática lleva muchos años planteándose; pero nunca han recibido una alternativa expedita, seria y concreta.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.