lunes, 30 enero 2023
martes 06 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Alza en precios no cede ¿Soportará el bolsillo de los colombianos?

Bucaramanga hace parte de las cinco ciudades con menor variación anual en comparación con el resto de las poblaciones del país. Aún así las los rubros que más jalonaron la variación anual son almuerzos en restaurantes (1,46%), electricidad (0,87%) y carne (0,64%).

El repunte en el precio de los alimentos sigue sin freno y para noviembre el dato de inflación volvió a sorprender para el alza en los productos de la canasta familiar.

Así lo reveló ayer el Dane, en su presentación mensual del Índice de Precios al Consumidor. La primera sorpresa corrió por cuenta de la variación mensual que fue de 0,77%, llevando a la inflación anual a ubicarse en 12,53%, llegando a cifras no vistas desde marzo del 1999.

En términos mensuales, las mayores tasas de crecimiento se presentaron en alimentos y bebidas no alcohólicas (1,50%), transporte (1,35%), restaurantes y hoteles (1,18%) y bebidas alcohólicas y tabaco (1,05%). Mientras que, en variaciones anuales, el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas fue el que más creció (27,08%), seguido de las divisiones de muebles y artículos para el hogar (17,33%) y restaurantes y hoteles (16,84%).

De estos incrementos da cuenta la comerciante Deisy Castellanos, quien vive en el barrio Alfonso López y todos los días se traslada al centro a trabajar, donde escucha las penurias de las personas por el alto costo de vida. “Todo el día pasa la gente por acá quejándose, para arriba y para abajo, eso es una quejadera”.

Deisy comercializa libros y productos de papelería, es madre cabeza de hogar, tiene a su cargo a dos hijos “y he sentido mucho el incremento del costo de vida, antes uno podía comer carne, ahora no, toca suspenderla y remplazarla, incluso ni por el huevo porque subió a $600. Hay que consumir granos y verduras, aunque están carísimas, pero son necesarias. Ahora no tenemos derecho a comer carne, ni pollo y huevo de vez en cuando”.

Local

El Dane también evidenció que la inflación mensual de Bucaramanga fue de 0,81%, por encima del promedio nacional (0,77%).

Piedad Urdinola, directora del Dane, precisó que las subclases con mayor variación para noviembre son: papa (0,88%), servicios a la mesa o ‘corrientazo’ (0,88%) y la leche (0,77%).

En cuando a la variación anual, la capital de Santander registró un indicador de 12,90%, por encima del promedio nacional que es de 12,53%. No obstante, Bucaramanga hace parte de las cinco ciudades con menor variación anual en comparación con el resto de las poblaciones del país.

La directora del Dane indicó que las subclases que más jalonaron la variación anual son almuerzos en restaurantes o ‘corrientazo’ (1,46%), servicio de electricidad (0,87%) y la carne (0,64%).

Respecto al rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas, Bucaramanga está por debajo del promedio nacional, mientras que la capital se ubicó en 26,97%, el total del país fue de 27,08%.

Sobre la carestía, Deisy comentó: “El alza de los servicios públicos y el costo de vida de los alimentos, utensilios del hogar y de la ropa están por las nubes. Súper caro, caro, caro... Por ejemplo, iba al mercado y compraba una libra de carne en $10 mil hace cuatro meses atrás, ahora está en $16 mil. La luz estaba entre $80 mil y $90 mil para los estratos 2 y 3, ahora llega el recibo por $130 mil. No me imagino para los 4 y 5”.

Lea también: ¿Banco de la República debe continuar el alza de la tasa de interés, con base en la inflación de noviembre?

$!Alza en precios no cede ¿Soportará el bolsillo de los colombianos?
Por las nubes

El analista económico Mateo Rivera precisó que, por el momento, la inflación no cede, incluso se habla del registro anual más alto en las últimas dos décadas, superando todas las expectativas de los diferentes analistas del mercado.

“El comportamiento al alza se debe en gran medida los rubros relacionados con alimentos y comidas por fuera del hogar, es decir, cerca del 47% de los incrementos en el IPC son atribuibles a dichas gastos”, explicó Rivera.

Agregó que es importante mencionar que la coyuntura actual se debe a la suma de factores como un contexto internacional complejo con altos niveles de volatilidad en la Tasa Representativa del Mercado y las dificultades en la logística.

“Para el caso de Colombia hay un componente adicional como consecuencia de los bloqueos dentro del marco del paro nacional del 2021”.

Por su parte, Gustavo Acero, economista senior del Banco de Bogotá, consideró que el 91% de los bienes de la canasta están con una inflación por encima del 4% del techo y del rango del Banco de la República, por lo que hay una afectación generalizada en los precios.

“Esperamos que en noviembre haya sido el pico y desde diciembre empiece a disminuir, es decir, la inflación más alta del 2022 se alcanzó en el mes pasado. Estimamos que las correcciones empiecen a darse. La incertidumbre se ha centrado plenamente en los rubros de alimentos, que ya están por encima del 27%, y que ahora está supeditado por las condiciones climáticas y cadenas de abastecimiento. Ese gasto será clave para la reducción de la inflación y la magnitud de la misma de cara al 2023”, explicó Acero.

En ese mismo sentido, Laura Peña, economista de BBVA Research para Colombia, puntualizó que la canasta de alimentos volvió a sorprender al mercado, con una inflación mensual del 1,5%, con lo que alcanzó una variación anual de 27,1%, acelerándose 5 puntos básicos respecto al dato del mes anterior.

“Como esperábamos, la inflación de productos perecederos y carnes empezó a desacelerarse en la comparación anual, en tanto que los procesados mostraron una aceleración de 103 puntos básicos. La inflación básica alcanzó una inflación anual de 9,48% al interior de esta, los bienes registraron la mayor aceleración, con presiones que continúan asociadas a vehículos y productos de aseo e higiene corporal”, sostuvo la economista.

Aumento del mínimo, el alza del dólar, la tributaria, la subida de gasolina y el gasto público mantendrán la inflación elevada en el primer semestre 2023.

¿Y el salario mínimo?

Cabe destacar que, teniendo en cuenta estos datos, se espera que la Mesa de Concertación Salarial, la cual fue instalada ayer, llegue a un acuerdo de aquí al 15 de diciembre para fijar el salario mínimo del próximo año. A la discusión asisten representantes del Gobierno nacional, gremios y centrales obreras, que ya llegaron a un primer acuerdo, que fue el de la cifra de productividad, el cual se fijó en 1,24%.

El exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas precisó que la nueva base para negociación del salario mínimo es 12,53% de inflación más 1,24% de productividad, eso da como resultado un 13,7%, por eso el incremento estará entre 14% y 15%.

La excodirectora del Banco de la República Carolina Soto sostuvo que la inflación no cede y llegó en noviembre con diferencias por ingreso: 13,3% para los más pobres y 10,4% para los más ricos. “Esta realidad más la informalidad cercana a 60%, son un llamado a la responsabilidad en la fijación del salario mínimo 2023. No debería ser superior a la inflación”.

Sobre esto, la economista María del Pilar López dijo que contener el espiral inflacionario debe ser una prioridad del Gobierno, sabiendo que hay un factor externo que no se controla.

“Negociación del salario mínimo que no empuje más esto en 2023. Ayudar a reducir costos en bienes y sectores que más suben. No control de precios. La devaluación ya se está transmitiendo a precios. Clave seguir contribuyendo a bajar volatilidad como se ha hecho en las últimas semanas”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Miguel Orlando Alguero

Periodista económico en Vanguardia. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. De La Guajira.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también