miércoles, 28 octubre 2020
lunes 07 de septiembre de 2020 - 6:15 PM

“No nos visiten todavía”: Pobladores del páramo de Santurbán

Autoridades de Vetas devolvieron a turistas que pretendían ingresar a las lagunas del páramo de Santurbán el pasado fin de semana.
Escuchar este artículo

Recién se autorizaron los viajes por las carreteras de Santander, muchos decidieron salir de paseo. El destino que algunos eligieron fue el páramo de Santurbán, atraídos por los complejos lagunares ubicados en el municipio de Vetas.

No obstante, al intentar ingresar a estas áreas naturales, los turistas fueron increpados por las autoridades locales y la propia comunidad, pues aseguran que aún no están preparados para recibir visitantes.

Lea también: Estudiarán medidas para evitar aglomeraciones en la Mesa de Los Santos.

El alcalde de Vetas, Hernán Bautista Moreno, explicó que si bien el Gobierno Nacional flexibilizó la apertura económica, en su municipio el sector turístico aún no ha definido los protocolos para evitar la propagación del coronavirus que ya deja cuatro infectados, de los cuales uno falleció y tres se recuperaron

“El acceso a las lagunas debe estar regulado. Si se apertura la actividad turística, debe darse con protocolos. Por el momento, las personas que están dedicadas a este sector, que son prácticamente los mismos dueños de los predios, aún no han realizado este proceso”, aseguró.

El mandatario señaló que cuando sean presentados los protocolos se decidirá si son aprobados o no. “Hasta que no se establezcan las medidas, no está autorizado el ingreso a las lagunas. Es nuestra responsabilidad proteger la salud de nuestros habitantes y a los propios turistas frente al COVID-19”, recalcó.

Bautista Moreno comentó que el momento más crítico se registró el pasado domingo, cuando un alto número de visitantes ‘como perro por su casa’.

“Llegaron creyendo que todo estaba abierto, se pasearon por el casco urbano y algunos no cumplían ni siquiera las mínimas medidas como el uso de tapabocas. Así que tuvimos que actuar con la Policía para reiterarles que no está permitido el acceso mientras no estén los protocolos aprobados”, aseguró.

El Alcalde de Vetas indicó que los hoteles y los dueños de los predios donde están las lagunas deben presentar los protocolos. “Ya están avanzando en el tema. Esta semana tenemos una reunión para revisar cómo va el proceso. No se puede dar automáticamente una apertura automática, estamos a la espera de que el gremio se organice”.

Además, Bautista señaló que en su municipio el turismo no está bien estructurado. “Se trata de familias dueñas de esas tierras que se han tratado de organizar ofreciendo servicios de guías turísticos y estableciendo tarifas en los sectores. También se debe garantizar la protección de ecosistema. No contamos con empresas turísticas como San Gil, así que los procesos aquí son más demorados”.

Lea también: San Gil ‘prende motores’ para reactivar el turismo y el comercio.

Entre los protocolos se deberá definir la capacidad que tendrá cada lugar, no solo para evitar aglomeraciones, sino para no generar daños a este ecosistema estratégico.

“El fin de semana hubo mucho desorden y la gente del pueblo se preocupó por la llegada masiva de turistas. Hacemos un llamado para que no nos visiten todavía, hasta que no esté garantizada la seguridad. La gente está preocupada y quisiera seguir encerrada, por eso la llegada de tantos turistas preocupo a la población”, aseveró Bautista.

El principal atractivo turístico de Vetas son sus 25 lagunas, especialmente los complejos de Lagunas Negras, Lagunas de Cunta y las lagunas de Pajarito y Calles.

Lea también: Tras casi seis meses, restaurantes de Bucaramanga abrieron sus puertas al público.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.