lunes, 28 noviembre 2022
miércoles 28 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Palma de aceite mueve el 11% de la economía de Santander

La palma representa el 39% de las hectáreas sembradas en el departamento de Cesar; 37% en el Meta; 30% en Santander; 27% en Casanare; 26% en Magdalena; y 25% en Norte Santander, siendo el cultivo de mayor área sembrada.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por$12.900
por 2 MESES
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $26.800 Pago únicamente con renovación automática. Se renueva desde el tercer mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Suscríbete por $12.900 por 2 MESES Precio regular: $26.800 Pago con renovación automática. Se renueva desde el tercer mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por$12.900
por 2 MESES
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $26.800 Pago únicamente con renovación automática. Se renueva desde el tercer mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Suscríbete por $12.900 por 2 MESES Precio regular: $26.800 Pago con renovación automática. Se renueva desde el tercer mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

El poder transformador de la palma de aceite va más allá del cultivo, también tiene un poder transformador social. Con esta afirmación, el presidente ejecutivo de Fedepalma, Nicolás Pérez Marulanda, puso de ejemplo al corregimiento Yarima, en San Vicente de Chucurí, en la XX Conferencia Internacional sobre Palma de Aceite.

¿Por qué? Porque allí se construyeron 41 viviendas rurales, con apoyo del sector palmicultor, para las familias que dependen de este cultivo. “Hoy es una realidad, estos hogares cuentan con una casa digna. Villas de la Palma es un trabajo conjunto entre diferentes actores, luego de que un estudio evidenciara que el 75% de los trabajadores de dichas empresas vivían en arriendo. Esta alianza hizo posible que adquirieran su casa propia. En este corregimiento alejado de las cabeceras urbanas, la palma es la mayor fuente de empleo y estabilidad”, afirmó Pérez Marulanda.

Como estos, existen cientos de ejemplos en todas las zonas palmeras del país donde las empresas de la agroindustria han liderado proyectos que trascienden la actividad palmera y que impactan en sus trabajadores y sus comunidades.

Luego puso el ejemplo de Elizabeth Silva Pinto, una palmicultora y productora a pequeña escala en Sabana de Torres, quien heredó de su padre la vocación por este cultivo. Hoy tiene 14 hectáreas y registra una producción promedio de 30 toneladas.

Elizabeth cuenta que llegó al mundo de la palma en el 2009, cuando Indupalma, en alianza con el Banco Agrario y el Ministerio de Agricultura, decidió buscar aliados que sembraran palma y suministraran fruto para su extractora. Uno de ellos fue Coopalmares, la cooperativa que se creó con 30 asociados y un proyecto de siembra de 920 hectáreas. Su padre, miembro de dicha cooperativa, le propuso a Elizabeth asumir la gerencia.

“Pasados ya 10 años después de la siembra del cultivo de Elizabeth, y luego de pagar los créditos que esto involucró, ella concluye que el cultivo de palma le ha cambiado la vida al 100%, le ha mejorado su situación económica. Asegura que el cultivo le ha dado independencia y calidad de vida”, resaltó el presidente ejecutivo de Fedepalma.

Hoy el caso de Elizabeth es algo particular, pues ella lidera una asociación de productores de pequeña escala llamada Agropalmares, que cuenta con 24 socios y que se ha convertido en la primera asociación que ha firmado con Cenipalma el plan operativo para fortalecer asistencia técnica.

Ahora esta iniciativa lleva dos años de implementación y está obteniendo excelentes resultados en nutrición, conservación del suelo y aprovechamiento de la biomasa. “Esto ha servido de ejemplo para que otras asociaciones se animen a firmar sus planes de extensión”, dijo Pérez.

Santander y la palma

De acuerdo con cifras de Fedepalma, Santander hace parte de los seis principales departamentos productores de palma de aceite. Este cultivo representa el 11% del PIB departamental; del total de áreas cultivas en Santander, la palma representa el 30%, para un incremento del 1%; y del total del empleo generado por el sector agro del departamento, la palma tiene el 16%.

Santander hace parte de la zona central de la palmicultura, la segunda más grande en áreas sembradas con 182 mil hectáreas. De ese total, el grueso lo tiene el departamento. En esa zona se produjeron 554 mil toneladas el año pasado, que es el 32% de la producción, mientras que Santander representó el 14%.

De igual forma, esa zona central concentra la mayor cantidad de productores del país, donde hay 3.752 cultivadores registrados. De ellos, 90 son pequeños, es decir, que tienen hasta 50 hectáreas, pero el promedio en el departamento es de 10 hectáreas.

Esta actividad genera cerca de 70.000 empleos en la zona central, de los cuales el 85% son formales. “Es un sector (que es) gran generador de empleos formales y estables en el tiempo, porque la palmicultura es permanente, eso facilita la formalización de la mano de obra”, dijo el directivo de Fedepalma.

Santander tiene 12 municipios palmeros y ocho plantas de beneficio para los cultivos.

Según Fedepalma, en el departamento hay cerca de 1.132 productores, alrededor de 92 mil hectáreas sembradas y 80 mil hectáreas en producción, para una productividad de 2,8 toneladas de aceite de palma crudo por hectárea. Este sector agropecuario genera en Santander cerca de 30 mil empleos.

Lea: Estas son las seis propuestas para mejorar la inclusión financiera de las mipymes

Radiografía de la palmicultura

Pérez Marulanda precisó que la producción colombiana en el 2021 fue valorada en 2.000 millones dólares y este año se estima en 2.150 millones de dólares.

“Todos estos recursos irrigan de forma importante la economía nacional, gracias a que la palmicultura colombiana abarca 161 municipios de 21 departamentos del país”.

Asimismo, este sector representó el 16% del PIB agrícola nacional y este año cerrará su participación en un porcentaje similar.

También, en términos de aporte del sector a la balanza comercial, las exportaciones de palma de aceite sumaron 660 millones de dólares el año pasado, esto representó el 7% del total de las exportaciones agropecuarias, posicionando a este cultivo como el primer renglón en exportaciones no tradicionales.

“Para el 2022, dado el buen comportamiento de la producción y de los precios, se proyecta que el valor de las exportaciones del aceite de palma, palmiste y sus fracciones alcanzarán 800 millones de dólares”.

En cuanto a empleo, esta agroindustria genera cerca de 200 mil empleos y de esos el 85% son formales a nivel nacional.

Y sobre los ingresos del productor, en Colombia se estima que un palmicultor de 10 hectáreas, es decir, uno que se clasifica como productor de pequeña escala, ha tenido, entre 2018 y agosto 2022, un ingreso neto promedio mensual de 3,5 salarios mínimos, que equivalen a cerca de 800 dólares mensuales.

Insumos e inflación

El presidente ejecutivo de Fedepelma, Nicolás Pérez, indicó que el sector palmicultor no ha estado exento de los sobrecostos y alzas de insumos y fertilizantes para los cultivos, pero tuvo una ventaja respecto a otras actividades agropecuarias porque el precio internacional, el que forma el precio en el mercado nacional, estaba en niveles altos, por lo que a los palmicultores se les subió el costo de producción y al mismo tiempo el cultivo siguió siendo rentable. “Los dos últimos años han sido de buenos resultados para el gremio en todas sus escalas, venían de un 2018 y 2020 de bajos precios. Al menos en este sector se ha logrado compensar parcialmente la inflación”. Agregó que se ha respondido a la coyuntura mediante el uso eficiente de insumos y buenas prácticas agrícolas para aumentar la producción por hectárea. Además, indicó que el mejor seguro contra el alto costo de los insumos es una mayor productividad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Miguel Orlando Alguero

Periodista económico en Vanguardia. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. De La Guajira.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también