martes, 20 octubre 2020
viernes 18 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Ruta del Cacao no ha sido notificada de la acción preventiva

Insisten que cuentan con los soportes técnicos y jurídicos que demuestran que no se ha incumplido con la normatividad ambiental, que no se están causando impactos no previstos en la Licencia Ambiental.
Escuchar este artículo

El pasado 1 de septiembre, la Procuraduría General de la Nación informó que inició acción preventiva contra la Concesión Ruta del Cacao.

La medida se tomó debido a las denuncias realizadas por parte de la comunidad al proyecto vial Bucaramanga-Barrancabermeja- Yondó (BBY) de la Ruta del Cacao, con relación a afectaciones a daños ambientales, exactamente al nuevo trazado que tendrá la Unidad Funcional (UF) 8 y 9.

Sin embargo, la Concesión informó que, a la fecha no ha sido notificada de ningún acto administrativo expedido por el órgano de control.

“Somos respetuosos de la institucionalidad, por lo que en el caso que haya apertura de una investigación, al amparo del principio del debido proceso, utilizaremos nuestro derecho de defensa y contradicción”, manifestó la concesionaria.

Modificación de la licencia

De acuerdo con la Ruta del Cacao, la modificación de la licencia ambiental fue un proceso que duró aproximadamente dos años e incluyó la realización de una Audiencia Pública Ambiental, a la que asistió la comunidad y las autoridades, quienes expresaron sus argumentos que fueron tenidos en cuenta en su decisión.

De igual forma aclararon que con la modificación de la Licencia Ambiental se evita que la UF8 atraviese la zona de coluviones (La Guitarra). Como se recordará, la vía Bucaramanga- Barrancabermeja ha tenido dificultades geológicas ocasionadas por esto. En relación con la UF9, con los cambios evita que las redes de transporte de hidrocarburos y de energía eléctrica, reduciéndose las posibles afectaciones para la población, así como costos para el Estado.

“Este proyecto, como en general cualquier obra de infraestructura, genera impactos ambientales por la intervención de los medios abiótico o físico, biótico y social. En el caso particular de la vía Bucaramanga – Barrancabermeja, es necesario el aprovechamiento forestal y la intervención de cuerpos y puntos de agua (que no son nacimientos). Sin embargo, esto va acompañado de la implementación de medidas de manejo que mitiguen, prevengan, corrijan o compensen los impactos, lo cual es aceptado y permitido por la normativa ambiental, haciendo posible la ejecución de las obras”, precisó la concesión vial.

Para la Ruta del Cacao, las actividades adelantadas no generan una ‘masacre ambiental’ ni corresponde a ‘una tala indiscriminada de árboles’.

“En relación con los puntos de agua que se denuncian como afectados, mediante estudios hidrogeológicos y análisis hidro químicos se determinó que lo que existe en la zona donde se construye el proyecto no son nacederos sino afloramientos de agua subsuperficial que no se alimentan de agua subterránea (como los nacederos) sino de aguas lluvias infiltradas aguas arriba, así como de los niveles freáticos (niveles de aguas superficial, acuíferos libres) que en algún punto por condiciones topográficas afloran a la superficie, cuyo caudal depende esencialmente de las condiciones climáticas”, señalaron.

Al respecto, dicen que la Anla consideró que estos puntos deben ser protegidos y no pueden ser dañados pues representan un recurso disponible en la zona para el aprovechamiento de la comunidad, lo que quedó establecido en la modificación de la licencia ambiental.

dato
La vía Bucaramanga- Bacarrabermaja- Yondó tiene una extensión de 152 kilómetros. Cuenta con una inversión total estimada de $2,6 billones.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.