Jueves 11 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Regionalizar el país para que no se afecte todo por aftosa

A la fecha no se ha cerrado un solo mercado de los 18 donde la carne colombiana tiene admisibilidad sanitaria. Los soportes técnicos entregados a la OIE, autoridad sanitaria mundial, siguen en estudio.

Comparta este artículo ›

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Según la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas de Colombia, Unaga, el nuevo foco de aftosa, sin lugar a dudas, afectará las exportaciones de carne colombiana al cierre de 2018.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

En abril de 2018, la compañía brasilera Minerva Foods, que tiene una frigorífico certificado para exportar en Córdoba, dijo que se iba del país por las graves pérdidas que tuvo ante el frenazo de sus exportaciones (seis meses) de carne, producto de los focos de aftosa de 2017.

Lea además: La aftosa frena negocios por $7.000 millones en Santander

Con inversiones por más de $135 mil millones, para estar a tono con los estándares internacionales, esta empresa es la mayor exportadora de carne de Colombia.

El Gobierno Nacional le dio garantías para que no se fuera del país. Hoy, frente al nuevo foco de aftosa detectado en la zona de contención, la compañía estima que el país se debe regionalizar para poder seguir exportando y no paralizarlo ante la presencia de un foco.

En pocas palabras, y según José Américo Basso Amaral, gerente de Minerva Foods en Colombia, la iniciativa busca “dividir el territorio nacional por zonas para evitar que la totalidad se vea afectada por algún brote de aftosa o problemáticas sanitarias que se presenten en una región específica. Lo anterior con el fin de centrar los esfuerzos por superar la problemática solo en esos lugares de influencia”.

A juicio del directivo, lo que se pretende es que no se afecte la totalidad de la producción nacional para exportación y consumo interno, ni las compañías y ganaderos de regiones en las que no se evidencian dificultades.

Basso Amaral dijo que el claro ejemplo de no tener una regionalización lo sintió la compañía en septiembre de 2017, cuando aparecieron los focos de aftosa.

“Aunque el brote se dio en una zona muy lejana a la operación de Minerva Foods y su carne continuó siendo de la mejor calidad y libre de contaminación, sus exportaciones se congelaron durante cerca de seis meses”, agregó.

Esa situación permeó la finanzas de la empresa, estimó.

La compañía adquiere 17 mil cabezas de ganado mensuales, en promedio, a 400 ganaderos del norte del país y exporta mil toneladas de carne en ese periodo.

NO LE CONVENDRÍA A SANTANDER

Una regionalización para el control de la fiebre aftosa en el país no sería una medida que le convenga a Santander.

De acuerdo con Jorge Quintero Pimentel, gerente del Frigorífico Río Frío, el departamento está muy cercano a la zona de contención, lo que significaría que en el momento en que se llegasen a correr los linderos estaríamos dentro de ella.

Quintero Pimentel expresó que la aftosa se puede controlar con planes de vacunación vaca a vaca, y fuertes medidas para frenar el contrabando.

El directivo de Río Frío expresó que la zona de contención (Cundinamarca, Boyacá, Arauca y Casanare) se creo para tal fin y muestra de ello, es que el último caso de aftosa fue detectado dentro de ella.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN ECONOMÍA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.