miércoles, 18 mayo 2022
sábado 15 de enero de 2022 - 12:00 AM

El Grupo Gilinski, con el 25,25% de las acciones, ahora va por el control del Grupo Sura

La Bolsa de Valores de Colombia confirmó ayer la adjudicación de la OPA por Sura. El Grupo Gilinski aseguró el 25,25% de participación accionaria. Ahora tendrá voz y voto en la junta directiva y podrá ejercer cualquier derecho de decisión.

Lo que sucedió ayer con la confirmación de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) de la adjudicación de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) del Grupo Gilinski por el Grupo Sura es catalogado por analistas como histórico en los movimientos bursátiles del país.

Se compara con la compra del Banco de Bogotá en los años 80, cuando hubo la puja entre los Sarmiento y los Cortés. Lo que sigue ahora no se sabe, aseguran economistas. Lo seguro es la participación del 25,25% de los Gilinski en las acciones del Grupo Sura.

Desde noviembre del año pasado se inició esta oferta, primero por el Grupo Nutresa y luego por Sura. Este movimiento levantó ampollas entre el empresariado antioqueño porque era tocar a “la joya de la corona”. Tanto Nutresa como Sura agrupan a varias industrias colombianas de sectores como cemento, alimentos y financiero.

Lea: Gilinski no controlará, pero influirá en el GEA

Los ojos siguen puestos en esta movida económica porque falta la OPA de Nutresa. Como lo han planteado algunos analistas, con este movimiento bursátil se replanteará la manera en cómo se hace empresa en Colombia.

Acciones

De acuerdo con la BVC, en total fue aprobada la venta de 118,16 millones de especies, lo cual representa 25,25% de la compañía de seguros e inversiones, así como el 79,72% del máximo que esperaba adquirir el Grupo Gilinski.

Cada papel se pagará a US$8,01 o $31.642,70, teniendo en cuenta que la Tasa Representativa del Mercado (TRM) de ayer fue de $3.950,40.

De este modo, el empresario caleño desembolsará $3,73 billones a quienes les vendieron sus acciones. Aunque no todo será entregado en pesos, ya que los hasta hoy socios de dicha empresa pueden optar por el pago en dólares.

Las capas del movimiento

Diego Fernando Palencia, vicepresidente de investigaciones y estrategia de Solidus Capital, Banca de Inversión, y analista financiero, compara la OPA con una cebolla, porque tiene varias capas.

La primera, según el analista, está relacionada con el gobierno corporativo y la junta directiva, debido a que, tras cumplir los requisitos del Decreto 2.555, la BVC certifica dicho cumplimiento en el gobierno corporativo y se realizó la compensación y liquidación de compradores y vendedores. “Esto se hará efectivo el 19 de enero, cuando Gilinski pague por esas acciones”.

La segunda capa, para Palencia, es el mercado público, es decir, los que compraron y vendieron, como algunos fondos de pensiones. “Incluso ayer en la subasta de cierre de la OPA salieron vendedores por $135.422 millones, eran personas que no habían participado y que hicieron caer en 9,83% las acciones de Sura”.

La tercera capa, explica el vicepresidente, son las expectativas de lo que pueda pasar en la Bolsa. “Lo único seguro es que los Gilinski seguirán comprando en el mercado secundario. También es posible que exista una nueva OPA por el resto de acciones, porque Gilinski está buscando el 50%”.

Palencia concluye que Gilinski está comprando barato en un segmento del mercado relacionado con finanzas y alimentos. “Él quiere y va por el control, ya tiene puestos en la junta directiva, pero quiere más como lo expuso en el prospecto de la OPA”.

Voz y voto

Jorge Alberto Calle D’Alleman, decano de la Escuela de Economía, Administración y Negocios de la UPB Medellín, explica que los Gilinski ya tomarán decisiones en los planes estratégicos a futuro en el Grupo Sura.

“Hay expectativas por lo que pueda pasar en la junta directiva porque Gilinski ya tendrá voz y voto en decisiones estratégicas”, advierte.

El lunar de este movimiento, según Calle, es que saldrán de circulación muchos accionistas porque esas acciones pasaron a un solo grupo, entonces la oferta y la demanda en el mercado bursátil colombiano bajarán mucho, dada la gran concentración de acciones en pocos conglomerados.

“Eso es dañino a media plazo por la poca profundida de la Bolsa colombiana, que tiene 20 iniciativas de alta bursatilidad en manos de seis grupos”.

Agrega que esto será un golpe para los sentimientos y afinidades de los antioqueños con sus marcas y empresas. “Esto genera muchas emociones porque se está tocando al GEA”.

Con la llegada de Gilinski a la junta de Sura, sociedad considerada la matriz del llamado Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), podrá ejercer cualquier derecho, incluyendo mecanismos de protección, que le confiera la ley a los accionistas minoritarios y evaluar la conveniencia o posibilidad de promover la realización de inversiones o desinversiones en algunas líneas de negocio de la compañía, vender activos o promover la realización de alianzas estratégicas para el desarrollo de los negocios.
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Miguel Orlando Alguero

Periodista económico en Vanguardia. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. De La Guajira.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también