domingo, 13 junio 2021
lunes 15 de marzo de 2021 - 12:00 AM

El fracaso no es el final

El análisis de lo que pasó, el diseño de una nueva estrategia y la búsqueda de financiamiento es la ruta para los emprendedores que quieren intentarlo otra vez.
Escuchar este artículo

No hay fórmula secreta para el éxito, pero en lo que muchos coinciden es que el fracaso es una de ellas.

“Lograrlo es tan solo es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores”, asegura Christian Camilo Ballesteros, gerente de la empresa santandereana Muebles Eureka, que precisamente nació luego de una gran quiebra en que señala, quedaron más de 20 personas sin empleo y perdió “más que lo que tenía”.

Ricardo Rozo, un emprendedor, asegura que también ha tenido que empezar de cero unas tres veces. “He montado negocios de comidas, servicios técnicos y bares. En este último la pandemia hizo que tuviera que cerrarlo, pero ya tengo listo mi próximo emprendimiento: comida saludable”, señala.

Y es, que, según el Dane, en 2020, medio millón de micro negocios cerraron, debido a las medidas restrictivas para frenar el contagio del COVID-19, pero muchos otros también han iniciado los trámites para comenzar otra vez.

El camino

Para iNNpulsa Colombia, entidad estatal que apoya y promueve el crecimiento empresarial, empezar nuevamente sí es posible.

De acuerdo con miembros de la institución, en ese reinicio se deben tener en cuenta varios aspectos. El primero de ellos es identificar si el negocio o emprendimiento, en la coyuntura actual, tendría el mismo impacto que antes de la emergencia sanitaria o si es necesario transformarlo.

Y en caso de que se requiera de una transformación, hay que pensar cuál es ese valor agregado desde la innovación que puede tener el negocio, para lo que puede buscar asesoría o acompañamiento a través de la oferta disponible en entidades regionales, nacionales o dentro del ecosistema de emprendimiento.

Expertos de Py+, un portal y herramientas gratuitas para pymes que las apoya en la transformación digital, asegura por su parte que volver a empezar puede ser una de las mayores barreras que tienen los emprendedores, luego de haber fracasado en un proyecto anterior. A eso se le suman las pérdidas económicas, la falta de ánimo, las deudas y, tal vez, pensar que no están hechos para emprender.

Sin embargo, precisan, existen estrategias que le permitirán volver a arrancar un proyecto de emprendimiento después de un fracaso, que serán de guía para no cometer los mismos errores que tuvo en su anterior empresa y que le ayudarán a no desfallecer en el intento de consolidarse.

Evalúe
Antes de sacar excusas o dejar atrás el sueño de ser un emprendedor exitoso, lo primero que debe hacer, luego de no lograr cumplir un objetivo empresarial, es realizar una autoevaluación que le ayude a encontrar las razones por las cuales el proyecto fracasó.
Tenga en cuenta que no todos los fracasos se dan por temas económicos o por falta de oportunidades, sino por detalles que no se tienen en cuenta y que pueden ser decisivos en el futuro empresarial. Algunos de ellos son:
Tiempo de respuesta o tiempo de actuación: No aprovechar los momentos del mercado o hacerlo cuando no era necesario puede ser una de las causas. Usted, que conoce su producto y su público, deberá saber si ofreció el servicio en el momento correcto. Es allí donde la planificación juega un papel importante para saber el momento para actuar y entrar en el mercado de manera correcta.
Equipo de trabajo y materia prima: Analizar si las personas que lo estaban apoyando eran suficientes para conseguir los objetivos empresariales planteados es un tema de cuidado y de atención. Muchas veces, al iniciar los emprendimientos no se tiene en cuenta si el equipo de trabajo está alineado con su propósito y si cuenta con las herramientas necesarias para llegar al objetivo general.
Temas legales y de administración empresarial: No prestar atención a temas legales, de legislación o administrativos también llevan al fracaso de un emprendimiento. Estos aspectos deben estar al día y ser claros, con el fin de no verse afectado o incurrir en faltas que terminen en multas, sanciones o algún tipo de eventualidades que lleven al cierre de la empresa.
Estrategia de gestión
Es importante que para esta nueva fase realice una estrategia de gestión que le permita actuar de manera adecuada y ordenada un nuevo proyecto empresarial, teniendo en cuenta los hallazgos y conclusiones obtenidos de una retroalimentación.
Ello le ayudará a definir los objetivos a largo plazo, identificar metas, encontrar y desarrollar las estrategias que le permitirán alcanzar los lineamientos establecidos. Con este proceso, usted podrá saber cuáles son los recursos que necesita para poner en marcha esta nueva fase del emprendimiento.
Tenga en cuenta estos cuatro puntos cuando inicie la estrategia de gestión:
1. Analice el mercado teniendo en cuenta las fortalezas y debilidades de su negocio. Deberá revisar el contexto y el entorno empresarial donde quiere llegar.
2. Defina una estrategia que le ayude a encontrar las razones que lo mueven a conseguir los objetivos que tiene con su emprendimiento. Aquí debe tener en cuenta los recursos necesarios para forjar ese camino de la mejor manera.
3. Diseñe los procesos, defina los recursos económicos y determine quién va a ser la persona que liderará cada uno de estos puntos.
4. Evalúe y controle con frecuencia la estrategia. Tome correctivos cuando sean necesarios y no deje alargar los tiempos para la toma de decisiones.
sabía que...
Hasta agosto del año pasado se habían movilizado US$ 140 millones de dólares.
El capital es importante
Después de un fracaso, el factor económico es un tema fundamental, pues las deudas y el dinero disponible deben ser administrados de manera correcta. No se apure en iniciar de esa manera. Intente saldar sus deudas y recaudar un buen capital que le permita iniciar nuevamente. Un socio puede ser una buena ayuda para estos momentos.
Julián Torres, de Fitpal, asegura que actualmente el mundo está buscando negocios que tengan rentabilidad, pero que también le entreguen algo a la sociedad. “Los negocios que logren integrar muy bien esa solución, son los que más acceso a capital van a tener”, señala.
De acuerdo con Juanita Rodríguez, vicerrectora de Innovación de la Universidad EAN, los emprendimientos de base tecnológica van a tener un rol más importante. Los inversionistas siguen con apetito, pero los emprendedores deben adaptarse a las necesidades del mercado, del cliente y de sus nuevos hábitos de consumo; ahí el Big Data es fundamental para segmentar y entender a los consumidores. Hay que tener en cuenta que los inversionistas desean ir más allá de la rentabilidad, quieren emprendimientos sostenibles con impacto social y ambientalmente responsables.
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también