lunes, 30 enero 2023
domingo 15 de enero de 2023 - 12:00 AM

Cultura | Elsa Rico, una mujer ‘Quijote’ en la poesía colombiana

Elsa Rico ha dedicado su vida a llevar sus versos por Colombia buscando que la cultura llegue a nuestros corazones en medio de una cena, de una bebida, de un estar por ahí. Una lucha a la vez fantástica e inspradora. “Quijotesca”. Esta es su historia.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Elsa Rico llegó a Bucaramanga por primera vez el año pasado. Es poeta. En su memoria guarda más de 600 y los recita como debe hacerse, no solo con pasión, sino respetando la cadencia.

Nació en Boyacá, pero estuvo en Perú buscando oportunidades. Nadie es profeta en su tierra. O eso dicen.

Le ha sido difícil porque en los restaurantes y café bares a veces le niegan el permiso para recitar sus poemas, pero cuando tiene la oportunidad de hacerlo, descresta. No se va sin un aplauso, sin dejar una grata sorpresa en quien la escucha. Es cálida. Ella en sí misma es una lectura dramática.

“Busco esa clase de sitios. A veces, los dueños de un negocio, que pueden dar el permiso para la cultura, dicen que no les gusta, entonces...”, dice Elsa.

Deja las palabras rodar porque no tiene más que un buen concepto de los santandereanos.

Le gustan porque dicen las cosas de frente. Y eso lo valora mucho.

“Yo solo escribo y recito mis poemas. Es como un apostolado, prácticamente. Es el apostolado de mi vida porque quisiera que todo el mundo se aprendiera mis poemas, como cuando se aprenden las canciones. Tengo por ahí fans que me dicen: yo me aprendí el poema “Dime” u otro poema. Y yo les digo: gracias, es para mí un honor”.

Pero algunos propietarios restaurantes y bares donde Elsa pide hacer su “apostolado poético” a veces son difíciles y groseros, y ella tiene que irse con una negativa. Entonces el día se le complica financieramente.

Pero hay otros restaurantes, en el sector de Cabecera particularmente, que le permiten en sus espacios llevar la cultura, entregar la poesía a quien lo necesite.

Porque eso es un poema: un aura que envuelve el corazón con dolor o alegría, con luz o con sombra.

“Es un llamado a esas personas que teniendo como darle la oportunidad a alguien, y más a una persona que no va a robar, sino simplemente a recitar poesía, que nos den esa mano”.

No va acompañada de ningún fiel escudero o escudera, pero su dedicación nos hace recordar a Don Quijote. Y nos inspira.

$!Cultura | Elsa Rico, una mujer ‘Quijote’ en la poesía colombiana
Versos de vida

Elsa Rico comenzó a escribir poemas a los 11 años. “Dios me prestó ese adorno”, dice.

No pertenece a ninguna religión, pero confía en su Dios y “procuro agradarle un poco”.

Nació en Tunja hace 58 años, pero ha viajado por toda Colombia.

Ha vivido en Santa Marta, Barranquilla, Medellín, Cali, Tolima. Después tomó la vía al Llano: a Yopal, Arauquita.

“Salí de Boyacá siendo chica, por el trabajo de mi papá. Él trabajó con la Contraloría y la Federación de Cafeteros y entonces nos fuimos para Bogotá”, cuenta.

Dice que estudió con las monjas Adoratrices, y luego en el Gimnasio Independencia de Bogotá. Terminó la secundaria a los 15 años, y al poco tiempo comenzó a trabajar como modelo de trajes de baño: muestra una foto para comprobarlo.

Y luego, en un momento, decidió que lo que quería hacer era recitar sus poemas ante el público, cualquier público.

Tras esta decisión ha pasado casi por toda Colombia hasta llegar a Bucaramanga.

“Siempre busco los espacios donde tenga la oportunidad de lograr el pan diario porque somos artistas callejeros que no hemos tenido ese ángel que nos diga: oye, tú vales la pena”, dice Elsa. Hay nostalgia en su expresión.

Admite que hay días frustrantes, donde además de las negativas, llueve y cierran los restaurantes y café bares donde podría ofrecer su recital. Pasa sin leer una línea. Cada letra la conoce de memoria.

“Desde niña pude aprenderme las cosas que escribo. Ha sido la bendición de mi vida porque de eso he vivido. Lo bueno de Santander es que son templados, son de frente, qué caramba, y qué linda la gente cuando es así porque no tienen pelos en la lengua para decir las cosas, y eso me gusta mucho: la sinceridad, la lealtad, todas esas cosas que nos unen como grandes seres humanos”.

Todas esas cosas que narra en sus poemas. Esa es su lucha inspiradora contra los molinos de viento.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Paola Esteban

Comunicadora social - periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Desde 2005 hace parte del equipo de Vanguardia, trabajando en crónicas y reportajes premium, los cuales se enfocan en temáticas culturales, población Lgbt, y mujer y género.

Ganadora de un premio Luis Enrique Figueroa en 2007 con ‘Aquí estamos pintados’ y un premio CPB con ‘Diario de una bulimica’ en 2008.

@paola_esteban

Besteban@vanguardia.com

Lea también