Domingo 18 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

Encare la vida y encuentre el camino preciso

Muchas veces lo que le pasa y cómo lo percibe marcan la diferencia entre ‘solucionar algo’ o ‘dejarlo enredar’.

Comparta este artículo ›

Usted tiene en su interior un poder lo suficientemente grande como para decidir cuáles opciones son las mejores en cada circunstancia de su vida.

Dicho de una manera más directa: usted es el único que puede asumir el control de lo que le está ocurriendo. ¡O sea que sí puede solucionar sus problemas!

De manera desafortunada usted suele hacer todo lo contrario. No encara la vida y, por el contrario, sobrelleva la carga del estrés como si tuviera dos micos colgados sobre su espalda.

Así las cosas opta por inventar excusas para no actuar, se la pasa quejándose e incluso culpa a otras personas por las vicisitudes que lo asaltan en su cotidianidad.

También es común que sea evasivo o que postergue los pasos a dar, a pesar de que sabe que tarde o temprano tendrá que enfrentar la realidad.

No puede continuar con esa mirada pesimista porque, de esta forma, jamás va a encontrarles las salidas a todas esas situaciones que lo afectan.

Todo eso se da porque se distrae y, peor aún, porque prefiere vivir en la oscuridad. De esta forma se ‘alcahuetea’ y no asume los acontecimientos que el ‘día a día’ le trae.

¡Debe serenarse y encontrar esa luz al final del túnel!

Esa claridad para actuar, que de manera desafortunada escasea en nuestro medio, es la mejor estrategia para desenredar su existencia y llenarse de la energía suficiente para actuar de manera correcta y sobre todo para emprender los retos que le corresponde lidiar.

¡Le llegó la hora de declararse responsable y ‘protagonista’ de su propia vida!

Esta es una clara invitación a ser maduro y a hacerse cargo de usted mismo; lo que implica no dejar en manos ajenas su vida.

Recuerde que ser responsable supone decidir cómo distribuye su tiempo, a qué cosas les dará prioridad y qué tanto tendrá que hacer para que atraviese por el camino de la victoria.

Lo anterior no implica que se deprima por todo ni que sea tan estricto. Usted y todos en general nos vemos inmersos en circunstancias externas sobre las que a veces no tenemos ni la más remota posibilidad de solucionar.

No obstante, en esos casos nuestros pensamientos o actitudes pueden hacer que finalmente nada nos afecten.

De igual forma, debe cerciorarse de no deambular ‘sin ton ni son’ y ponerle el debido orden a su agenda.

También debe saber que al ‘timonear’ su vida puede equivocarse, sin que por ello tenga que frenar en seco. Tanto sus equivocaciones como sus aciertos hacen parte de este bello arte de vivir.

No se enrede la pita y encuéntrele la salida a eso que tanto lo agobia. ¡Dios lo bendiga!

Publicidad

Publicada por: EUCLIDES KILÔ ARDILA
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.